Luciérnagas y Nuestro Futuro

por Rob English

Las luciérnagas han salido por millones este mes. ¿Las ha visto, parpadeando en una noche cálida y oscura, cada macho parpadeando su patrón de destello de vuelo personal, cada hembra sentada en la parte superior de un tramo de hierba alta, esperando la señal masculina correcta a la que responder? Si ve lo que le gusta, llamará al macho imitando su parpadeo y luego depositará sus huevos fertilizados en el suelo. Días después, nuevas larvas eclosionarán y se arrastrarán bajo la tierra donde crecerán y se alimentarán y esperarán otro año y otro período de clima cálido y húmedo para que brillen.

En la antigüedad, la vigilancia de las luciérnagas hembras era más fácil. No había satélites parpadeantes para distraerla, ni coches, ni farolas, ni cámaras policiales con destellos azules montadas en las farolas de la calle, ni luces navideñas colgadas en los porches, ni niños fascinados que intentaran atraparlas en frascos.

Si cambiamos nuestros ojos hacia arriba desde la hierba del patio trasero por la noche, vemos las estrellas titilantes y los satélites parpadeantes, pero incluso cuando miramos con los instrumentos más fuertes e inteligentes para mirar que tiene la humanidad, no podemos ver ninguna vida allí.

Los científicos están desconcertados. Saben que el Universo es increíblemente vasto y está lleno de estrellas que tienen planetas, y que millones, tal vez miles de millones, de esos planetas son susceptibles de hospedar vida como la conocemos; sin embargo, nunca encontramos ningún signo de vida por ahí. Esa paradoja, la Paradoja de Fermi, insiste en que millones de civilizaciones deben haberse formado en esos planetas, pero ¿dónde están?

Una posible respuesta surge de la “otra” inmensidad del Universo: su vasta vida. Puede ser que las civilizaciones se levanten, desarrollen inteligencia, prosperen durante un millón de años, envíen señales al espacio, y luego, finalmente, se descompongan y se oscurezcan, sin que nadie vuelva a saber de ellas. Puede suceder bastante a menudo. Pero “con bastante frecuencia” en el reloj del Universo no es más que una luciérnaga parpadeante para cualquier criatura divina que pueda sentarse durante miles de millones de años y mirar el cielo nocturno. Según la teoría, tal vez millones de civilizaciones han estado parpadeando en todo el Universo durante quince mil millones de años. Tal vez no los vemos porque todas las “luciérnagas” cercas están en un breve momento de pausa.

En la Tierra hemos desarrollado una civilización que envía señales. ¿Prosperaremos durante un millón de años o más? ¿O nos apagaremos relativamente pronto debido a alguna de las razones por las que una especie inteligente se apaga a sí misma? En mi opinión, nuestro futuro realmente no se trata de si las personas usan pajitas de plástico o de papel, o bolsas de plástico, aunque esas preguntas son importantes. En cambio, se trata de las decisiones que toman nuestros líderes gubernamentales. Solo las demandas de base harán que hagan lo correcto y lo que mantendrá viva nuestra civilización. Eso, y que la harán saludable para nuestros nietos y la flora y fauna que ahora dependen de nosotros.

Escribir a los líderes, telefonear, marchar por las calles, usar pajitas de papel y todo. No dejemos que otros lo hagan.

Y si sus hijos atrapan luciérnagas en frascos, por favor haga agujeros en la tapa para que los insectos puedan respirar, y tenga la bondad de dejar los animalitos ir después de uno o dos días.

Este artículo fue escrito y traducido al Español por Rob English. Rob es miembro de People for Animal Rights, organización de base en Central New York.

Comuníquese con People for Animal Rights
P.O. Box 3333
Syracuse, NY 13220
(315) 708-4520
email: peopleforanimalrightsofcny@gmail.com
site: https://parcny.org/

 

Fotos de Flash Dantz y Alexander Grigorian de Pexels

Leave a Reply

Your email address will not be published.