Solo America

Para ayudarles a pasar sus pruebas acerca de eventos de actualidad, he recopilado algunas de las principales noticias sobre los tejemanejes de Donald Trump (El Donaldo), Jeb Bush (El Jebo) y Jorge Ramos (El Jorge).

El verano de 2015 fue el Verano de Trump, de acuerdo a un artículo del 17 de Septiembre en USA Today por la analista Susan Page, y a un artículo del 21 de Septiembre en la revista New York por Frank Rich. Fue el verano más memorable en los Estados Unidos desde el verano de 1967, ampliamente conocido como el Verano del Amor. Pero los críticos de Donald como Ramos parecen conceptualizar el Verano de Trump en cambio como el Verano del Odio, alegando que el magnate inmobiliario convertido en estrella de TV de realidad está dirigiendo odio contra las mujeres y los inmigrantes.

Aparte de Ramos, hay ejemplos en abundancia: en una pieza del 9 de Agosto en la revista Fortune, Nina Easton llama “misógino” al multimillonario hombre de negocios; en una narración del 16 de Septiembre en la revista The New Republic, Rebecca Leber lo llama “machista”; en una opinión editorial del 23 de Septiembre en The New York Times, Thomas Edsall lo llama “xenófobo”; en una columna del 23 de Septiembre en Bloomberg News, Francis Wilkinson lo llama “nativista”; en el arriba mencionado artículo en New York, Rich lo llama cuasi “criptofascista”.

Sin embargo, incluso críticos como Edsall escriben acerca del Huracán Trump, una fuerza más devastadora que el Huracán Katrina. Hasta el momento, el poderoso sistema giratorio de tormentas ha cobrado dos bajas en el original campo repleto de 17 candidatos compitiendo para ser el abanderado republicano en las elecciones presidenciales del próximo año: el ex gobernador de Texas Rick Perry y el gobernador de Wisconsin Scott Walker, quienes abandonaron la carrera el 11 y el 21 de Septiembre, respectivamente. Ambos gobernadores fueron arrastrados como polvo por el inédito huracán de categoría 6, sin un quejido por parte de Bush, Marco Rubio, Ted Cruz y el resto del cercenado pizarrón de candidaturas, ocupado asfixiándose mientras el magnate inmobiliario está chupando todo el oxígeno del ambiente de los medios de comunicación y del público. No todas las potenciales víctimas del potentado han rodado pues ha habido significativa resistencia tanto por parte de organizaciones de base como por parte de personalidades de TV.

La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, un grupo de derechos civiles, ha estado a la vanguardia de esta lucha, primero cantando “Trump no! Raza sí!” el 23 de Julio en una protesta contra el titán inmobiliario después que su avión a chorro Boeing 757-200, evaluado en $100 millones, aterrizó en el aeropuerto de Laredo en Texas, y, en segundo lugar, el 14 de Septiembre, encabezando a cientos de protestantes en la contra-manifestación Botar a Trump, antagónica a la manifestación de la campaña del

inversionista inmobiliario. Estos dos eventos en conflicto, en Dallas, culminaron en una gresca entre partidarios y opositores del empresario.

Entre ambas protestas, el 26 de agosto, toda la nación sufrió un choque eléctrico generado por la colisión de dos celebridades de 800 megavatios. En una esquina del cuadrilátero estuvo el contendedor presidencial El Donald, de 69 años, y, en la otra esquina estuvo el conductor noticioso de Univisión El Jorge, de 57 años. Ramos es un periodista nacido en México que ha adornado la portada de la edición de Personas Más Influyentes del Mundo de la revista Time y también ha recibido ocho Premios Emmy. En la lid, el corredor al frente de los aspirantes republicanos no le dijo al abogado de reforma migratoria progresiva Ramos: “Regresa a México”, pero él sí le dijo: “Regresa a Univisión”, y lo tuvo arrojado por la fuerza de la conferencia de prensa celebrada en Dubuque, Iowa.

A continuación, El Donald abordó a El Jebo, de 62 años. En una entrevista con Breitbart News el 2 de s

Septiembre, el empresario condenó al ex gobernador de Florida Bush por hablar español. “Me gusta Jeb”, dijo Trump. “El es un hombre simpático. Pero él realmente debería dar el ejemplo hablando Español mientras esté en los Estados Unidos”. En este punto, es incierto si El Donald está insinuando la aprobación de una enmienda constitucional estableciendo unos Estados Unidos de América con Solo Inglés. Se podría plantear la hipótesis que si una extrema versión de esta enmienda fuere a pasar, los estados tendrían que cambiar su nombre: California (contracción de Cálido Forno) se convertiría en Warm Owen; Nevada se convertiría en Snow Covered; Arizona (contracción de Arida Zona) se convertiría en Arid Zone; Colorado se convertiría en Colored; Montana se convertiría en Mountain; Florida se convertiría en Flowery. Las ciudades podrían tener que hacer lo mismo: en California, San Francisco sería Saint Francis; Palo Alto sería Tall Stick; en Texas, San Antonio sería Saint Anthony; El Paso sería The Pass. Por cierto, el coloso inmobiliario es dueño del exclusivo Mar-a-Lago Club en Palm Beach, Florida, que sería convertido en el Sea-to-Lake Club, y del Trump Hotel Las Vegas, Nevada, que sería convertido en el Trump Hotel The Meadows.

Las personas de ancestro latino también podrían ser objetos de tiro al blanco: el senador Ted Cruz sería rebautizado Ted Cross; el senador Marco Rubio sería rebautizado Mark Blond; el hombre de noticias Jorge Ramos sería rebautizado George Bouquets.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

Leave a Reply

Your email address will not be published.