Si, si podemos

Yessica es una de las muchas personas que se beneficiarán con el cambio en la ley de inmigración aprobada por la Administración Obama. Cuando la mayoría de la gente piensa en la población por la cual el cambio fue hecho, no se imaginan que son personas como Yessica, que se sienten que sus sueños empiezan a hacerse realidad.

Ella, como los que califican para este permiso de trabajo vino aquí todavía siendo una niña. Yessica era de 8 años y ella vino con sus padres y hermanos y no por culpa suya. Esta elección se hizo por ella. Ella ha pasado su vida haciendo el máximo provecho de ella. Estudiando, trabajando y manteniendo la esperanza de que algún día su situación legal podría ser ajustada. Al igual que otros niños de su edad, ella tiene el sueño de ir a la universidad y de viajar y de tener la formación de una carrera y vivir la vida aquí en los EE.UU.. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, para los jóvenes en su misma situación. Es decir, hasta ahora, la esperanza de las posibilidades la tienen a ella con todas las sonrisas

Ella es como cualquier otra joven  americana es criada, ahora de 21 años. La única diferencia es que ella se ha enfrentado a barreras mucho más allá de las que otros jóvenes adultos tienen que enfrentar en la corriente principal EE.UU.. La elección hecha por sus padres para que ella y sus hermanos vinieran aquí en busca de una vida mejor. Una elección hecha por tantos y la razón es bastante simple. Como la mayoría de los inmigrantes con la promesa de la Vida, la Libertad y la búsqueda de la felicidad. Muchos de nosotros nacidos aquí, no podrían imaginar lo que puede sentirse como estar en los zapatos de Yessica.

Una breve entrevista con esta inteligente e ingeniosa joven, podría hacerle replantearse su postura sobre la inmigración o al menos abrir su mente a la posibilidad de una mejor solución a este tema controversial.

Yessica comparte su historia en esta edición de CNY Latino, en la esperanza de crear conciencia y para descartar ciertos mitos con respecto a las personas a las que este cambio a la inmigración beneficiará.

Yessica me contó que ella nació en la Ciudad de México y su padre tuvo que dejar a su madre y hermanas para venir a América, decidido a encontrar un trabajo con la esperanza de darles algo más que lo estrictamente necesario. Su padre quería más para su familia. Quería un hogar estable y la educación, y para darles un futuro seguro. Él quería el sueño americano. En ese momento Yessica hubiera preferido tener a su papá en casa para las vacaciones y las actividades escolares. Ella le enseñaron que la familia es primero y permanecer juntos es la clave para la unidad familiar. Un año más tarde su padre les dijo que iban a hacer un viaje para reunirse con él en la tierra de las oportunidades. Poco después, ella se encontró tratando de encajar, de adaptarse a un nuevo estilo de vida entera. Desde ese día ella y sus hermanas comenzaron la vida aquí y con el conocimiento de que algún día se les pediría que se vayan, aun así estudiaron y trabajaron y soñaban que algún día esto cambiara y que podrían quedarse aquí legalmente.

Esta joven tiene la intención de sacar el máximo partido de este reciente cambio en la política del presidente Obama. Hoy en día es estudiante de la universidad trabajando en conseguir un titulo en Negocio Internacional y Contabilidad. Ella va a entrar en el mundo y utilizar su título. Esta es la parte que la mayoría no se dan cuenta de que sin esta nueva política Yessica no podría usar su título. En su forma actual no se le permitiría trabajar en su profesión sin un número de seguro social ni un permiso de trabajo, independientemente de que buen estudiante haya sido o lo fuerte que haya trabajado para lograrlo. Pregúntate a ti mismo, ¿Cuántos jóvenes adultos usted conoce que aún irían a la universidad con el conocimiento que no puede ser capaz de utilizar el titulo en el que están estudiando. Ella apenas puede creer que esto está sucediendo, incluso expresó lo contenta que ella y su familia están con la noticia. Con la ayuda de las oficinas Legales de Krishna Akhilesh recibió ayuda en reunir todos los documentos a presentar para el permiso de trabajo y mostrar sus calificaciones para obtener este permiso de trabajo, y en última instancia, obtener el permiso de trabajo y número de seguro social que se requiere para convertirse en una parte de la obra laborar legalmente en los EE.UU.. Con la orientación de esta firma de abogados ella está en camino de alcanzar sus metas a largo plazo y aspiraciones.

Yo misma revise los requisitos con Yessica por teléfono y una pregunta a la vez ella respondió, Sí. Ella lloró de alegría y corrió a decírselo a sus padres y todos los demás que ella sabía que podría ser capaz de aplicar. Recuerdo haberle preguntado a ella ,como a muchos otros, desde la primera llamada con Yessica las siguientes preguntas: ¿Has venido aquí como un niño menor de 15 años de edad? Ella respondió que sí. ¿Ha estado estudiando o terminado tus estudios y, o tener un GED? Ella respondió: Actualmente estoy en la universidad, ¿Ha estado aquí 5 años o más?. Una vez ella dijo que sí y por último pero no menos importante, ¿está usted bajo la edad de treinta años?. Ella dijo que sí, yo soy 21. Le contesté: “Bueno, se desprende de su respuesta que usted es exactamente la persona para la cual este cambio en la política de inmigración se hizo”. Le dije: “Felicidades”, y ella estaba tan feliz que podía oír que estaba llorando. Le pregunté si quería la ayuda de los abogados de Akhilesh Krishna y ella dijo que sí. Yessica estaba en camino a lo que ella se refiere como el mejor día que ella había tenido en su vida.

Durante mi conversación con ella, compartió que ella proviene de una familia numerosa. Las familias grandes o pequeñas son siempre una bendición y por lo tanto está más bendecida de ser parte de una familia de seis personas, tres hermanas, ella misma, y además sus padres. Ella me preguntó si su hermana menor si califica y pues revisaron las preguntas y otra vez le dije que sí a ella. Yo no podía dejar de sentirse emocionada y feliz por esta joven que nunca había conocido antes. Ella es tan amable, se expresa tan bien y me dio las gracias por todo varias veces.

Sus padres se quedaron sorprendidos cuando recibieron la noticia y manifestaron que había más alegría y con lágrimas en los ojos al recibir la noticia de que su hermana y ella tendrán la oportunidad de conseguir el sueño americano. Que ella y su hermana podrían algún día tener una casa, abrir un negocio, obtener y utilizar sus títulos, y que todo el sacrificio en los últimos años ha valido la pena. Un sueño hecho realidad y un paso más hacia el Dream Act.

Yessica espera que algún día todos sean tratados por igual. “Este país no pertenece a un grupo de personas, sino que todos somos inmigrantes a menos que seamos los indios americanos que por lo tanto deben ser tratados con dignidad y respeto y no como delincuentes.” Con la convicción en sus palabras ella declara que, “Los que huyen de su tierra natal no quieren nada mas que tener una vida mejor para realizar el sueño americano y que todos deberían tener la oportunidad de hacer esto.

Le pregunté a Yessica sobre los desafíos que enfrentó como una inmigrante indocumentada en los EE.UU. y ella estaba feliz de decir que cuando era un niña no fue tan malo. Una vez que ella se convirtió de edad escolar empezó a darse cuenta de lo diferente que era su realidad y en la escuela secundaria se sentía desanimada, pero ni una sola vez perdió la esperanza. Fue difícil para ella pensar en la universidad pensando en la inutilidad que todo sería si ella no podía trabajar en su carrera elegida. Aún así, ella agradece a sus padres para traerla aquí. Si no fuera por sus padres no sería la mujer que es hoy en día. Ellos le han enseñado a apreciar lo que tiene y lo que no tiene también. Sus padres son la razón por la cual nunca jamás renunció a sus sueños.

En un tema a menudo evitado por la mayoría, le pregunté a Yessica cómo se sentiría si de repente tuviera que salir de los EE.UU.. No podía ni siquiera imaginar esa posibilidad. La mayor parte de su vida está aquí. La vida en México es alarmante para ella, porque este es su hogar y ella está acostumbrada a este estilo de vida. Mudarse a un país nuevo, con caras nuevas, con  comportamientos aceptados nuevos, no sería sólo un cambio sería una desgracia para ella. Esta es su casa, ella en su corazón es una  Latina americana.

Ahora le pido al lector, que imagine si su familia y usted de repente les mandaran a Italia, Polonia, Portugal, Japón, India, Grecia, Jamaica, Francia, España, México, Guatemala, África o China. ¿Qué pasaría si todos se nos echaran a nuestras tierras de origen?. ¿Cómo sería eso para usted?.  Eso es lo que está pasando con la gente como Yessica y es simplemente una injusticia.

Una jovencita como Yessica que se graduó con honores en el 2009, fue presidente de la Academia de Finanzas y vicepresidente de los futuros líderes empresariales de América. Ella sería una ventaja para nuestro país. Ella no es de ninguna manera una carga para nuestra sociedad o esta aquí para quitarles los trabajos a los verdaderos americanos como muchos creen firmemente. Ella cree que con trabajo duro y la esperanza en su corazón, ella hará una diferencia en su vida y en la vida de otras personas como ella. Veo en Yessica un futuro líder, su entusiasmo es contagioso y su energía eléctrica. Todos debemos sentirnos afortunados de tener gente tan apasionada en nuestro país. No me puedo imaginar una mejor manera de hacer que nuestra nación crezca más fuerte que mantener las puertas abiertas a tales individuos productivos como Yessica y los muchos otros como ella.

Le pregunte la última pregunta. Que le dirías a los lectores de este artículo en conclusión? Y me dijo: “Cuando alguien te dice no puedes hacer algo, dar la vuelta y dile pues ve me, porque sólo usted puede limitar su potencial. El trabajo duro y la perseverancia es la clave para tener éxito. Si vas a dudar de algo, duda de tus límites.”

Visión de gran alcance para una señorita tan joven. Cito a David La Chapelle; “Durante miles de años, los marineros han utilizado las estrellas para ayudar a establecer su posición en la tierra. Todos necesitamos una serie similar de puntos de referencia internos para ayudar a guiarnos a través de las olas de cambio que están apareciendo en el océano de nuestro tiempo.” Si eres como Jessica, móntate en la ola que te ayuda a establecer tu posición aquí en los Estados Unidos llamándome hoy a Las Oficinas de Abogados Akhilesh Krishna al 732-889-4399 y como muchos inmigrantes han hecho antes que tu para cambiar su estatus. Si usted nació con el privilegio de ser un ciudadano americano es una realidad saber que se les brindó la oportunidad de tomar su viaje sin los mismos desafíos, recuerde que si usted se pierde esta oportunidad y la permite pasar demasiado lejos se pierde lo que esta gran tierra tiene para ofrecer. Los inmigrantes no le pueden quitar este privilegio a usted. Sólo usted puede encontrar sus propias alegrías, carreras y trabajos.

Autor: Ada L. Heitman Migrante Abogado e Intérprete Jurídico de las Oficinas Legales de Akhilesh Krishna

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.