La emisión de tarjetas municipales para inmigrantes

El 8 de Diciembre la alcaldesa de Syracuse Stephanie Miner, junto con otros 14 alcaldes y alcaldesas en el cargo, asistió a una “cumbre sobre inmigración”, hospedada por su par de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, en su residencia oficial, la Mansión Gracie. La alcaldesa Miner fue la única representante de Nueva York Central en la cumbre. Los otros alcaldes del estado de Nueva York en la reunión fueron los de Buffalo y Schenectady.

La alcaldesa Miner endosó el Desafío de Cinco Puntos, propuesto por De Blasio en el evento, para presionar por la reforma migratoria. Uno de los puntos de este desafío es “establecer coaliciones locales de Ciudades Unidas para la Acción en Inmigración”. La alcaldesa Miner estuvo de acuerdo en ayudar a formar un frente unido en Syracuse compuesto de organizaciones en los sectores empresariales, laborales, educativos, religiosos y otros para ejecutar la agenda intermunicipal en inmigración.

El 12 de Enero de Blasio tomó un paso más práctico para asistir a los inmigrantes cuando la ciudad de Nueva York comenzó a otorgar tarjetas de identificación seguras a cualquier persona en necesidad de una identificación gubernamental. Dado que la alcaldesa Miner es una fuerte aliada de de Blasio, no sería sorprendente si ella fuere a apoyar una medida similar a ser implementada en Syracuse.

La introducción de identificaciones municipales en Syracuse y en Nueva York Central, en general, en lugares como Cortland, Oneida y Oswego, tiene el potencial de beneficiar a la comunidad más amplia. Por ejemplo, mediante la mejora de las relaciones entre los inmigrantes y las agencias locales del orden público para hacer más segura la comunidad. Cuando fueren víctimas de un crimen, los inmigrantes podrían probar cabalmente su identidad a la policía, y tener acceso a la oficinas de la policía y del fiscal del distrito. Aparte de esto, los inmigrantes podrían ser capaces de abrir cuentas corrientes y de ahorros en instituciones financieras en lugar de tener que cargar dinero en efectivo con ellos o esconderlo debajo del colchón, así haciéndolos menos propensos de ser objeto de robo o hurto. Por su parte, los bancos y las cooperativas de crédito tendrían más dinero para prestar a sus clientes.

Otras ventaja de las tarjetas municipales es que capacitarían a los inmigrantes que actualmente carecen de documentación fotográfica el alquilar apartamentos. Además, las tarjetas permitirían a los inmigrantes el tener acceso a centros de salud, como el Hospital de la Universidad, el Hospital Crouse y el Hospital de St. Joseph en Syracuse, los cuales piden identificación en sus escritorios delanteros cuando miembros del público quieren visitar a familiares o amigos que están siendo tratados como pacientes hospitalizados.

No sólo los inmigrantes encontrarían las identificaciones municipales útiles sino también las personas sin hogar, quienes enfrentan similares problemas a los de los primeros. El costo de una licencia de conducir regular en Nueva York Central varía entre $64.25 y $92.50; el costo de una tarjeta de identificación de no conductor fluctúa entre $6.50 y $14.00, y; el costo de una identificación del alguacil del condado de Onondaga es $13.00. Muchas de las personas sin hogar no pueden darse el lujo de pagar estas costos. Por lo tanto, confrontan retrasos en ser reubicados de las calles o albergues a apartamentos por agencias de beneficencia social como Caridades Católicas y Servicios de Administración de Casos Onondaga.

El 17 de Julio la alcaldesa Miner redactó una carta al presidente Barack Obama apoyando a Syracuse como un santuario para niños refugiados huyendo la violencia en América Central. Ahora ella podía seguir mostrando su liderazgo en la región de Nueva York Central promoviendo la emisión de tarjetas municipales.

Me valgo de esta oportunidad para añadir mis felicitaciones al periódico CNY Latino por la celebración de su 11.o Aniversario. Por favor, guárdenme una tajada de torta!

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

Leave a Reply

Your email address will not be published.