Cuando tu carro es un Limón

 

¡Cuando Tu “Nuevo” Carro (o Usado) Es Un LIMÓN!

Desde que Alex vino a los Estados Unidos en el 1992, el siempre ha comprado carros usados. Recientemente, sin embargo, el decidió comprar un carro NUEVO. Alex y su familia estaban muy emocionados. Pero desafortunadamente la emoción duro muy poco. El motor del carro dejo de trabajar solo una semana después de haber comprado el carro. Cuando Alex llevo el carro al vendedor (dealer), el dijo que lo repararía. Sin embargo, dos semanas después, el motor dejo de funcionar de nuevo. Cuando Alex llevo el carro de nuevo al vendedor (dealer), el le cobro por las reparaciones que tuvo que hacer supuestamente adicionales. De hecho, el carro nunca estuvo bien, a pesar de que Alex y su familia habían gastado bastante dinero (dinero que por supuesto no tenían) tratando de repararlo como debía ser. Como podrán imaginar, el nuevo carro fue un gran paso y una gran inversión para Alex y su familia, y los problemas con el carro causaron muchos problemas económicos y financieros en la familia. El carro simplemente fue una basura, o como muchos dicen ahora, el carro era un “limón.”

A pesar de que antes no había leyes que protegieran específicamente a aquellas personas que compraban carros que eran “limones” en el pasado, ahora tenemos en el Estado de Nueva York una ley comúnmente llamada la Ley Limón (Lemmon Law por su nombre en Ingles). La Ley Limón, que es oficialmente encontrada en la Sección 198-a de la Ley de Negocios General provee a aquellas personas que comprar un carro un remedio legal cuando ellos comprar un carro nuevo o usado que después se dan cuenta es un limón o simplemente no sirve para nada. La Ley Limón provee que cuando un carro falla o no se conforma con los términos de la garantía escrita dentro de los primeras 18,000 millas o los dos primeros años, lo que suceda primera de los dos, y el vendedor o fabricante no puede reparar el carro a pesar de varios intentos, el comprador puede obtener un reembolso completo del dinero que pago o otro carro que reemplace el limón.

La Ley Limón cubre la compra de carros nuevos y usados que cumplan con las siguientes condiciones: (1) el carro vino con una garantía del fabricante; (2) el carro fue comprado, alquilado, o transferido dentro de las primeras 18,000 millas o dos años desde la fecha original de entrega; (3) el carro fue comprado en el Estado de Nueva York o esta registrado actualmente en Nueva York; y (4) el carro es usado por la persona en su capacidad individual y no de negocio. Casas rodantes (o motor homes por su nombre en Ingles) están también cubiertas por la Ley Limón, pero motocicletas no están cubiertas.

Si tu crees que te han vendido un carro que es un “limón”, tu deberías inmediatamente reportar el problema al vendedor (dealer) o fabricante. La Ley Limón requiere que el vendedor repare cualquier defecto cubierto por la garantía sin costo alguno al comprador. Si tu has pagado algo por este tipo de reparaciones, tu deberías contactar a la Oficina del Procurador General (Attorney General’s Office por su nombre en Ingles). Si el vendedor (dealer) se niega a hacer las reparaciones necesarias, tu deberías escribirle y mandarle una carta por correo al fabricante. La Ley Limón requiere que el vendedor (dealer) comience a realizar las reparaciones necesarias dentro de los 20 días siguientes después de que el fabricante recibió la carta

Tu tienes el derecho de ser representado por un abogado cuando hagas un reclamo de acuerdo a la Ley Limón en contra de un vendedor (dealer) o fabricante. Sin embargo, la Ley Limón incluye un proceso de arbitraje comercial que es bastante sencillo. El proceso de arbitraje es una audiencia informal que es mucho menos costosa que contratar a un abogado e ir a juicio. Si tu decides solicitar arbitraje, tu podrías obtener una decisión dentro de los 10 días siguientes a la audiencia. Para mayor información acerca del proceso de arbitraje, tu puedes visitar

http://www.ag.ny.gov/bureaus/consumer_frauds/lemon_law.html. o llamar al teléfono 1-800-771-7755.

Debes recordar que mis artículos, y en particular la intención de este artículo no es darte consejo legal; al contrario, fue redactado con la intención de guiarte acerca de la Ley Limón. Además, este artículo no identifica o explica todos los posibles problemas que se puedan presentar en un caso de la Ley Limón. Cada caso tiene hechos particulares y específicos que por lo tanto podrían determinar o arrojar diferentes resultados.

Si tienes alguna pregunta acerca de cualquier problema legal no dudes en llamarme al teléfono (315) 422-5673, me puedes enviar un fax al (315) 466-5673, o puedes enviarme un correo electrónico a joseperez@josepereztuabogado.com. Mi oficina esta localizada en 120 East Washington Street, Suite 925, Syracuse, New York 13202. Recuerda buscar mi articulo en la próxima edición del mes de Agosto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.