Ella Habla más Allá de los Obstáculos

LatinaHerstory

por Talia Rodríguez

Hay algunas personas que te hacen más valiente. Los líderes hacen eso, sus habilidades no se basan realmente en lo que hacen, sino en lo que los líderes inspiran a otros a hacer. Esa es la parte más importante. Tayrin Tapia es uno de esos líderes Puertorriqueños.

Los primeros líderes de Puerto Rico fueron llamados Cacique o cacica, si el gobernante era una mujer. En la época de los Taínos (Una traducción directa de la palabra “Taíno” significaba “hombres de buenos y nobles”), los jefes eran elegidos entre los nitaínos y generalmente obtenían su poder de la línea materna. Nuestros antepasados maternos, literalmente nuestras antiguas madres, fueron veneradas. Sin embargo, cuando llegaron los españoles, fueron víctimas de violencia sexual, violación, esclavitud y se enfermaron. Las reinas indígenas a la enfermedad por eso. ¿Los supervivientes del genocidio? Borrado en papel – El censo de 1787 en Puerto Rico enumera 2,300 “Indios” puros en la población, pero en el próximo censo, en el 1802, no figura ni un solo “Indio”, señalarán los defensores.

Los antepasados de Tayrin Tapia eran Taínos y sobrevivieron. Y pasaron a tener un descendiente que hablaría con la verdad, sobre el legado de violencia sexual en nuestra comunidad. Madre, empresaria, organizadora y defensora. Y lo más importante es que es la primera mujer Puertorriqueña que he visto en toda mi vida que se dirige a una multitud sobre su experiencia vivida de agresión sexual.

Sinvergüenza: sin vergüenza, a menudo se usa un término negativo en nuestro dialecto, pero aquí es el término apropiado en el buen sentido. Tayrin rompe barreras. Habla más allá de los obstáculos que nuestra cultura dominada por los hombres pone frente a nosotros. Habla sin la vergüenza de los demás que se quedan callados. Habla con la fuerza que proviene de no tener miedo. Y por eso cambia el mundo.

Sé que ella cambió mi vida, en una de las formas más profundas, simplemente por no tener miedo. Ella comenzó la primera, y que yo sepa, la única organización, creada por una sobreviviente de agresión sexual que esta comunidad Latina haya visto, Querida Tayrin, puso su nombre en ella. Literalmente.

Por esa razón, ella me inspiró a abogar por los sobrevivientes del tráfico de personas. Y justo antes de ponerme de pie, cada vez, ya sea en la oficina o en la comunidad para hablar sobre el tráfico de seres humanos, Tayrin se pone de pie en mi pensamiento, todo el tiempo.

Lea su entrevista y aprenda sobre una mujer que le dice la verdad al poder.

#Latina herstory

¿Qué valores te enseñaron en tu casa?

Me enseñaron que la fe, la familia y la comunidad están a la cabeza de nuestra lista de valores. Me enseñaron que ser una mujer independiente está bien y que significa que tienes fuerza. Me enseñaron que ser independiente no significa que no necesites una pareja, sino que significa que puedes pararte por tus propios medios. PERO si una persona especial llega a tu vida para ayudarte a pararte, lograr metas y sueños, entonces eso es una ventaja.

¿Dónde naciste?

Nací en Santurce, PR, me mudé al Bronx, NY a la edad de 5 años y luego a Buffalo, NY a la edad de 13. Aunque me he mudado de Buffalo un par de veces desde entonces, llamo a Buffalo mi hogar.

¿Qué te motivó a convertirte en una defensora?

Mi propia historia de ser una sobreviviente de abuso sexual infantil es lo que me motivó a convertirme en defensora de las sobrevivientes de abuso sexual. Quería ser una voz para aquellos que se sentían sin voz. También soy una defensora de la concienciación sobre el VIH/SIDA. Me apasionó ser defensora en este campo debido a mi trabajo en Evergreen Health Services. Realmente me ayudó a abrir los ojos sobre el estigma que rodea a este tema tabú y quería ser también un medio de apoyo. Y por último, pero no menos importante, soy una defensora de nuestra juventud, centrado en el desarrollo de la juventud y la promoción de mentalidades positivas.

¿Qué de tu juventud te hizo querer hablar?

Durante el séptimo grado, tuve una conversación con una amiga que había sufrido abuso sexual. Cuando salí de la escuela ese día, se lo conté a mi entonces madrastra y finalmente dije “oye, yo también”. Para mi sorpresa, ella no tenía ni idea lo que me hizo creer, o mi papá nunca se lo dijo porque no quería o no se lo dijo porque no lo sabía. Esa noche fue cuando le dije a mi papá por primera vez lo que me había sucedido a la edad de 5 años. Fue cuando realmente dije mi fea verdad por primera vez.

¿Recibiste asesoramiento después de que tus padres se enteraran?

No. No creo que mis padres supieran cómo manejar la situación en ese momento. Sobre todo, porque habían pasado años antes de que se enteraran de todo lo que había sucedido. Creo que vieron a esta chica brillante, siempre llena de energía, siempre sonriendo, con buenas notas y no pensaron que me afectara. Sin embargo, internamente lo había hecho. Y la consejería podría haber sido una excelente manera de liberar las luchas internas con las que estaba lidiando en ese momento. No culpo a mis padres de ninguna manera y no creo que fueran malos padres. Hicieron lo mejor que pudieron.

¿Qué de tu juventud te hizo querer hablar?

Durante el séptimo grado, tuve una conversación con un amigo que había sufrido abuso sexual. Cuando salí de la escuela ese día, se lo conté a mi entonces madrastra y finalmente dije “oye, yo también”. Para mi sorpresa, ella no tenía ni idea que me hiciera creer, o mi papá nunca se lo dijo porque no quería o no se lo dijo porque no lo sabía. Esa noche fue cuando le dije a mi papá por primera vez lo que me había sucedido a la edad de 5 años. Fue cuando realmente dije mi fea verdad por primera vez.

¿Recibiste asesoramiento después de que tus padres se enteraran?

No. No creo que mis padres supieran cómo manejar la situación en ese momento. Sobre todo porque habían pasado años antes de que se enteraran de todo lo que había sucedido. Creo que vieron a este chico brillante, siempre lleno de energía, siempre sonriendo, con buenas notas y no pensaron que me afectara. Sin embargo, internamente lo había hecho. Y la consejería podría haber sido una excelente manera de liberar las luchas internas con las que estaba lidiando en ese momento. No culpo a mis padres de ninguna manera y no creo que fueran malos padres. Hicieron lo mejor que pudieron.

Si pudieras hablar con tu yo más joven hoy, ¿qué dirías?

Le diría a mi yo de 5 años que está bien que tu yo mayor te proteja. Le diría a mi yo de séptimo grado que estoy orgullosa de ella por hablar y decir su verdad y que puede que tenga que ser su propia heroína. Y le diría a mi yo de 16 años que con el trauma llega la curación y está llegando.

¿Cuándo empezaste a trabajar?

Empecé a trabajar a la edad de 11 años cuidando niños para mi propia niñera. Luego, a los 12 años, obtuve mi primer trabajo como empacadora de comestibles en el supermercado Mets en el Bronx NY el sábado y me pagaban lo que los clientes pagaban en propinas. Ganaría alrededor de $15 por un turno de 5 horas. Conseguí ese trabajo simplemente apareciendo un sábado (después de ver a otros niños hacerlo) y dije que estoy aquí y lista para empacar, Jajaja. A los 13, me mudé a Buffalo, y a los 14 conseguí mi primer trabajo allí, repartiendo periódicos puerta a puerta para Buffalo News. Me enteré de ese trabajo a través de un reclutador de Buffalo News que vino a la escuela y habló sobre las oportunidades para los jóvenes y cómo presentar la solicitud. Recuerdo que cuando era niña, cada vez que mi mamá iba al banco, yo tomaba muchos de los recibos de depósito y retiro. Eventualmente tuve suficiente para hacer mi propia pequeña caja de “efectivo” en casa. Fingía ser cajera o representante de banco y tendría conversaciones con clientes imaginarios sobre sus transacciones. Supongo que siempre tuve la intención de estar en el negocio, Jajaja.

¿Qué consejo les darías a otras Latinas que quieren que se escuche su voz en su comunidad?

Siempre sigue tu corazón, siempre cuestiona cualquier cosa que no parezca correcta o que no tenga sentido, y no tengas miedo de ser la persona que se rebela para ir contra la corriente. Necesitamos gente como tú para allanar caminos.

¿Cuál fue el momento en que se inspiró para tomar el control de su futuro?

Supongo que esta pregunta la puedo aplicar tanto a mi vida personal como a la profesional. Cuando se trata de mi vida personal, siento que finalmente tomé el control total en el momento en que le conté mi historia de abuso sexual infantil a mi padre. Ese se convirtió en el punto de inflexión en el que decidí que mi voz importaba. Fue entonces cuando me di cuenta de que a pesar de que mi fea verdad dolería de escuchar, era una de las cosas que necesitaba ser contada para que comenzara la curación.

En lo que respecta a mi carrera profesional, siempre he sido una Jane de todos los oficios. He tenido éxito en las industrias de la salud, las finanzas y las organizaciones sin fines de lucro. En cada industria ascendí a algún tipo de puesto de dirección. Sin embargo, no fue hasta el final de mis 20 que el juego cambió. En mayo de 2012, fundé mi propia organización sin fines de lucro llamada Dear Tayrin, para crear conciencia sobre el abuso sexual y empoderar a las víctimas. Fue algo que vino de mi interior el deseo de ayudar al menos a una persona. Y a partir de ahí fui anfitrión del primer evento de sensibilización; y luego la primera recaudación de fondos anual; y luego procedió a crear otros eventos a lo largo del año que ayudaron a traer sanación para aquellos que luchan por lidiar con las secuelas. Sigo trabajando en el negocio financiero como Directora de Operaciones, pero mi pasión radica en ayudar a mi comunidad y ser una voz para aquellos que se sienten sin voz y para aquellos que no lo lograron.

¿Cuál es su teoría sobre el potencial humano?

Mi teoría es que todo el mundo tiene el potencial de ser su mejor yo. Sin embargo, todo el mundo tiene su propia idea o mentalidad de lo que significa estar en su mejor momento. Por lo tanto, uno no puede decir que no está haciendo su mejor esfuerzo porque tal vez esa persona realmente sienta que lo está haciendo. Todos tenemos nuestros propios caminos, nuestro propio plan, nuestro propio viaje para alcanzar nuestro máximo potencial. Algunos de nosotros lo demostramos a través de dones y talentos, mientras que otros pueden mostrarlo simplemente siendo padres comprometidos.

En lo que a mí respecta, creo que todavía me queda mucho camino por recorrer para alcanzar mi “mejor” potencial, pero también soy el tipo de persona que se esfuerza a diario por alcanzar nuevas metas tanto a nivel personal como profesional. Pero es importante que los demás sepan que, si no eres ese tipo de persona, también está bien.

¿Cómo fue tu experiencia como estudiante?

Comencé la escuela en Bronx, NY en la avenida 183 a la edad de 6 años y NO sabía Inglés. Me acababa de mudar a Nueva York con mi mamá de Puerto Rico. Aprendí Inglés en la escuela y hablando con mis primos en casa. Los niños absorben mucho a esa edad y yo estaba ansiosa no solo por aprender sino por entender lo que todos los demás decían, Jaja. Desde allí, nos mudamos a una mejor parte del Bronx en Bedford Park. Mi experiencia en la escuela primaria fue buena. Tenía maestros que estaban comprometidos para educarnos. La escuela en sí era muy diversa e inclusiva. Durante el séptimo grado, me fui a vivir con mi padre en PR durante la mitad del año y eso fue un desafío. Ya no sabía Español como antes y volver a una escuela de Español era difícil, pero estaba preparada para ello. Regresé a Nueva York 6 meses después, pero luego, en el noveno grado, volvimos a PR durante un año completo. Una vez más me enfrenté a los problemas de la barrera del idioma, pero los profesores fueron serviciales y considerados. También siempre he sido ingeniosa, así que cuando sentí que no me ayudaban, lo encontré. La escuela secundaria estaba de regreso en Nueva York, orgullosa graduada de Lafayette High School. El mayor obstáculo en HS fue navegar la vida en la adolescencia. Fui a la universidad por un año porque elegí trabajar antes que ir a la escuela. No bueno. Sin embargo, elegir el trabajo antes de la escuela me permitió adquirir experiencia práctica. No fue hasta el 2019 que decidí volver a la escuela a tiempo completo para obtener mi título de Asociado primero. Y efectivamente, después de la primavera, el verano, el otoño y el semestre de primavera de nuevo, consecutivamente, me gradué con mi título de Asociado en Ciencias en Negocios, Economía y Administración. La experiencia en línea fue un desafío para la automotivación, pero valió la pena.

¿Qué consejo le podría dar a otras madres solteras o familias monoparentales sobre cómo navegar la maternidad / paternidad sin dejar de aspirar a hacer realidad los sueños?

Bueno, en primer lugar, no es fácil y NUNCA nadie dijo que iba a ser fácil. Una vez que hayas aceptado eso, es un poco más fácil administrar las cosas. La organización, la administración del tiempo y asegurarse de que se está tomando el tiempo para usted y sus sueños es vital. Creo que, como madres o padres, nos pondremos en último lugar y haremos MUCHOS sacrificios para asegurarnos de que nuestros hijos tengan lo que necesitan y quieren. Por lo tanto, nuestros sueños, necesidades y deseos pasan a un segundo plano. Pero tener una mamá o un papá infelices no es bueno para el hogar. Es importante para todos que la mamá / el papá también tengan su propio tiempo e identidad individual. Es importante que ellos también se encuentren en un lugar feliz. Cuando sus hijos ven que usted alcanza sus metas o ven su ética de trabajo en la búsqueda de sus sueños, también los motiva e inspira a dar lo mejor de sí mismos. Te reflejarán de muchas maneras y ¿quién no quiere que sus hijos reflejen lo mejor de ellos? ¿¿Correcto?? Por lo tanto, asegurarse de que se tomen el tiempo para usted es importante, si no la parte más importante, Y comunicarse con sus hijos por qué.

Talia Rodríguez es una Latina bi-racial, bicultural y bilingüe de Buffalo. La misión de la Sra. Rodríguez es escribir sobre las Latinas, que han dado forma al rostro de nuestra ciudad y nuestra región. La Sra. Rodríguez cree que nuestra propia gente debe inspirarnos y, al contar nuestras historias colectivas, impulsamos a nuestra comunidad hacia adelante. La Sra. Rodríguez es defensora y organizadora de la comunidad. Es una West Sider de quinta generación, se graduó de la Facultad de Derecho de SUNY Buffalo y es una ávida fanática del béisbol. Vive en el West Side con su hijo pequeño A.J… La Sra. Rodríguez es miembro de la junta directiva de varias organizaciones, incluido el Belle Center, donde asistió a la guardería. A la Sra. Rodríguez le encanta el arte, la música, la comida y sus vecinos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.