Vamos a hablar acerca de los Mohos


¿Qué es el moho?

Los hongos (moho) son organismos microscópicos que viven en la materia animal o vegetal. Ayudan en la descomposición de la materia muerta y a reciclar los nutrientes en el medio ambiente. Se encuentran presente prácticamente en todas partes y se les puede encontrar creciendo en materia orgánica como el suelo, los alimentos y la materia vegetal. Para poder reproducirse, el moho produce esporas, las cuales se propagan a través del aire, el agua o a través de insectos. Estas esporas actúan como semillas y pueden propiciar un nuevo crecimiento de moho si las condiciones son apropiadas.

¿Porqué los hongos crecen?

El moho crece y se multiplica en las condiciones adecuadas, necesitando apenas de la suficiente humedad para hacerlo (por ejemplo en forma de humedad muy alta, condensación, o agua proveniente de una tubería, etc.) y de la materia orgánica (por ejemplo paneles de techo, paneles de yeso, empapelados, o alfombras de fibra natural). Departamento de Salud del Estado de Nueva York

¿Puede el moho convertirse en un problema en mi casa?

El crecimiento del moho puede tener lugar dentro de su hogar si existe la suficiente humedad, ya que las esporas de moho están por todas partes. Esté atento a las fuentes comunes de humedad:

  • Inundación
  • Goteras en el techo
  • Fugas en las tuberías y problemas de drenaje
  • Sótanos húmedos y espacios angostos
  • El vapor del baño o la cocina
  • La condensación resultante de un aislamiento deficiente o una ventilación inadecuada
  • Humidificadores
  • Ropa húmeda secándose dentro de la casa o una secadora de ropa funcionando dentro de la casa
  • Una pobre o inadecuada ventilación de aparatos de combustión

Las señales de que existen problemas de humedad pueden incluir decoloración del techo o las paredes, pisos deformados, o condensación en las paredes o ventanas. La clave para prevenir el crecimiento del moho es controlar todos los problemas de humedad.

¿Debo preocuparme por la presencia del moho en mi hogar?

El moho puede ser un problema en el hogar y no se debe permitir que crezca. La contaminación generalizada producto del moho puede ocasionar problemas en la salud así como daños dentro de la casa.

¿Puede el moho afectar la salud de mi familia?

La exposición al moho puede causar efectos sobre la salud en algunas personas. Los efectos más comunes son las reacciones alérgicas por la inhalación de esporas de moho. Estas respuestas alérgicas incluyen la fiebre de heno o asma, irritación de los ojos, nariz, garganta o pulmones. Es muy difícil poder decir que cantidad de moho es demasiado puesto que nuestras reacciones a los alérgenos pueden variar mucho dependiendo de la sensibilidad. Las reacciones alérgicas pueden provenir tanto de la exposición a esporas de moho vivas como a esporas muertas. De allí que el eliminar el moho con cloro y otros desinfectantes quizás no sean suficientes para prevenir las reacciones alérgicas.

Los efectos menos comunes de la exposición al moho incluyen las infecciones y los efectos tóxicos. Las infecciones más graves que pueden ocasionar los hongos vivos son relativamente raras y ocurren principalmente en personas con sistemas inmunológicos severamente debilitados. Muchos tipos de hongos pueden producir toxinas pero únicamente bajo ciertas condiciones de crecimiento. Se han reportado efectos tóxicos por comer granos con hongos, pero no existe una evidencia fuerte que indique que las esporas de moho vivas presentes en las edificaciones pueden tener efectos tóxicos.

¿Cuáles son los síntomas comunes de la exposición al moho?

Las alergias y las irritaciones son los síntomas más comunes de la exposición al moho. Aunque los síntomas pueden variar, los síntomas más comunes que se observan entre las personas expuestas al moho en recintos cerrados son:

  • Congestión nasal y sinusitis
  • Irritación en los ojos que se traduce en ardor y ojos rojos y llorosos
  • Problemas respiratorios como el resuello y dificultades para respirar
  • Tos
  • Irritación en la garganta
  • Irritación en la piel que puede generar en sarpullido
  • Dolor de cabeza

¿Quiénes se encuentran en mayor riesgo de sufrir problemas de salud por la exposición al moho?

La exposición a grandes cantidades de moho no es saludable para nadie, por lo que resulta obvio que el crecimiento del moho dentro del hogar debe ser controlado. Sin embargo, algunas personas pueden ser más susceptibles a sufrir de problemas en su salud como resultado de la exposición al moho. En este grupo se incluye a:

  • Personas que actualmente tienen debilidades en el sistema respiratorio (por ejemplo que sufren de alergias, asma o de enfisema)
  • Personas con el sistema inmunológico debilitado (por ejemplo que sufren de VIH/SIDA, pacientes con trasplante de órganos o pacientes de quimioterapia)

¿Son algunos hongos más dañinos que otros?

Cualquier crecimiento generalizado de moho al interior de una edificación debe ser tratado como un riesgo potencial para la salud y debe ser eliminado tan pronto como sea posible sin importar qué tipo de hongo está presente. Identifique y haga las correcciones necesarias en la fuente de humedad de tal manera que el moho no pueda volver a crecer.

¿Cómo puedo saber si tengo un problema con el moho?

La presencia de hongos usualmente se puede detectar de forma visual o a través del olfato. El crecimiento de moho a menudo puede aparecer como un parche un poco peludo, descolorido o viscoso que aumenta de tamaño a medida que crece. Los hongos también generan un olor a humedad que puede ser la primera señal de que existe un problema. La mejor forma de encontrar hongos es la de examinar las diferentes áreas en busca de señales visibles de crecimiento de moho, manchas de agua o seguir con su nariz el olor hasta identificar la fuente de éste. Si usted puede ver u oler el moho debe asumir que tiene problemas con el moho. Otras pistas incluyen el exceso de humedad o daños en el sistema de agua. Pueda que sea necesario mirar detrás y debajo de superficies tales como alfombras, papel de colgadura, muebles y paredes. Existen algunas áreas de la casa que siempre son susceptibles al crecimiento de moho y deben hacer parte de la rutina de aseo para mantenerlas bajo control. Rara vez son la causa de efectos graves en la salud. En esta lista se incluyen:

  • El sello en la puerta del refrigerador
  • Las cortinas de la ducha
  • Las molduras en las ventanas
  • La cabina de la ducha y los azulejos del baño
  • Las superficies sobre y alrededor del aire acondicionado

¿Debo tener mi casa inspeccionada para detectar el moho?

Un muestreo puede ser costoso. Los resultados también pueden ser difíciles de interpretar en parte porque tenemos poca información con respecto a qué niveles de exposición al moho están asociados con los efectos sobre la salud. En algunos casos, el saber qué tipo de hongo está presente puede ser de utilidad, pero en la mayoría de los casos el muestreo es innecesario. En términos generales, lo mejor que puede hacer independientemente de la cantidad o la clase de hongos es limpiar rápidamente cualquier crecimiento de moho en su hogar y corregir el problema en el sistema de agua que lo ocasionó.

La limpieza el moho: cómo deshacerse de este

  1. El primer paso para la limpieza del moho es controlar el problema de humedad. La fuente de humedad debe ser identificada y reparada.
  2. Los materiales porosos que presentan crecimiento generalizado de moho deben ser eliminados (por ejemplo los paneles de yeso, las alfombras, el papel de colgadura y los mosaicos de techo).
  3. Todos los materiales húmedos deben ser rigurosamente secados. Si esto no es posible deben ser eliminados.
  4. El moho que crece sobre superficies duras (por ejemplo la madera o el concreto) se puede limpiar. Las áreas pequeñas pueden ser restregadas con un paño humedecido con detergente líquido. Se recomienda utilizar guantes de goma y una mascarilla contra el polvo para labores que no sean las de la limpieza rutinaria. En caso de que el problema del moho sea generalizado o si usted es muy sensible al moho, debe acudir a la ayuda de un profesional en el tema.
  5. En las áreas donde no es práctico eliminar la fuente de humedad, se puede usar una solución con un 10% de cloro que permite mantener controlado el crecimiento de moho. No es necesario el uso de cloro en las áreas que pueden mantenerse secas, ya que el moho no puede crecer en ausencia de humedad. Cuando utilice cloro, asegúrese de que haya suficiente aire fresco disponible porque que el cloro puede causar irritación en los ojos, en la nariz o en la garganta.
  6. Continúe monitoreando el área para ver si el moho crece nuevamente y si hay señales de humedad. Esto puede indicar la necesidad de más reparaciones o remoción de material.

Material informativo adicional sobre la limpieza se encuentra disponible en:

Referencias:

Otras preguntas pueden ser dirigidas a:

New York State Department of Health
Bureau of Toxic Substance Assessment
547 River Street, Flanigan Square Troy, NY 12180
(518) 402-7800 or 1-800-458-1158

Leave a Reply

Your email address will not be published.