SALUD – Junio 2014

¿Qué es el VIH?

El VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) es un virus que ataca a un tipo de glóbulo blanco (“células T”) en su cuerpo. El principal trabajo de las células T es proteger al cuerpo contra las infecciones por diversos agentes patógenos. Si una infección por VIH no se trata, el virus gradualmente agota el número de células T en el cuerpo, haciendo que una persona se vuelva más vulnerable a infecciones por bacterias, parásitos u hongos. Según el CDC, los Hispanos están desproporcionadamente afectados por el VIH en relación con otras razas y etnias. En el 2011, los Hispanos representaron 1 de cada 5 nuevos casos de infección por el VIH en los EE.UU.

¿Cuál es la diferencia entre el VIH y el SIDA?

Aunque el VIH eventualmente puede conducir al SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), no todas las personas que tienen el VIH tienen SIDA. Este síndrome se caracteriza por un conjunto de síntomas que surge debido a la falta de protección que las células T dan. De hecho, la forma en que el VIH se distingue del SIDA tiene que ver con el número de células T en el cuerpo de una persona VIH positiva que son capaces de luchar contra las infecciones.

¿Cómo se propaga?

El VIH puede transmitirse de persona a persona a través del contacto directo con fluidos corporales infectados como la sangre, el semen, las secreciones vaginales o la leche materna. Las conductas de riesgo para la infección por VIH incluyen compartir agujas o tener sexo anal, vaginal u oral con una persona infectada. Aunque es poco frecuente, es posible la transmisión de una madre infectada a su bebé durante la lactancia. Usted no puede contraer el VIH por dar la mano, besarse, abrazarse o compartir bebidas con una persona infectada.

¿Cómo protegerse?

Siempre use un condón si usted lleva a cabo sexo vaginal, anal u oral con personas que puedan haber estado expuestas al VIH. Nunca comparta agujas. Si usted participa en conductas de alto riesgo con regularidad, hable con su médico acerca de PrEP (profilaxis preexposición), una píldora aprobada recientemente que se toma a diario para prevenir la infección.

A pesar de que el VIH no tiene cura, el tratamiento ha mejorado desde la década de 1990 y la mayoría de las personas con infección por el VIH pueden esperar vivir casi tanto como alguien que no esta infectado, siempre y cuando reciban el tratamiento adecuado. No obstante, la detección temprana es crítica, así que si usted cree que puede haber estado expuesto, pida una prueba de VIH en su próxima visita médica. Aunque las pruebas convencionales del VIH requieren un poco de tiempo para obtener resultados, existe una prueba rápida disponible en la que los resultados estarán listos el mismo día. Para más información sobre la prueba, llame al 800-CDC-INFO o envíe un mensaje de texto con su código postal a KNOWIT (566.948) y recibirá un mensaje con la dirección de la clínica de prueba más cercana. Para mas información sobre el VIH y el SIDA, visite al www.cdc.gov/hiv/spanish.

Marisa Zuluaga es una estudiante Mexicana-Colombiana nacida en el Sur de California. Estudió neurociencias el la Universidad de California, Santa Cruz, y luego asistió la Universidad Tufts en Boston para completar sus estudios post-bachillerato. Marisa es una estudiante de medicina en su primer año y co-presidente de la Asociación Medical de Estudiantes Latinos (LMSA) en la Universidad de Rochester, una organización nacional cuya misión es el educar y abogar por las necesidades de la salud de la comunidad Latina. Los miembros del LMSA incluyéndola a ella, están deseosos de continuar contribuyendo al periódico CNY Latino y de levantar consciencia acerca de problemas que afectan a la salud de los Latinos del Central NY y mas allá.

Leave a Reply

Your email address will not be published.