SALUD – Diciembre 2014

La importancia del sueño- el cerebro mientras dormimos

Todos hemos sentido el cansancio que nos viene encima después de pasar una noche en vela, pero rara vez le prestamos atención a lo que, a primera vista, aparenta ser una actividad de poco valor biológico. Una serie de avances en el campo de la neurobiología complementa lo que desde hace siglos, ha cautivado a filósofos y poetas- el propósito del sueño. Un estudio llevado a cabo en el Centro de Neuromedicina de la Universidad de Rochester dio a conocer el año pasado unos resultados muy relevantes. De la misma manera en la cual una cocina o una habitación se va ensuciando poco a poco con el uso, cada célula de nuestro cuerpo, como parte de su metabolismo natural, produce sustancias indeseables, algunas de las cuales se vuelven tóxicas al acumularse. Nuestro sistema linfático se encarga de recoger y deshacerse de las mismas. Según uno de los investigadores, el Dr. Jeffrey Iliff, es muy curioso que el cerebro, el órgano más activo del cuerpo, no posea un sistema linfático. La investigación, liderada por la Dra. Maiken Nedergaard, propone un mecanismo alterno en el cual el cerebro lleva a cabo su “limpieza”. Más curioso aún, es el hecho de que solo ocurre mientras dormimos.

Con poco espacio para expandirse, miles de vasos sanguíneos y millones de neuronas y otras células, parece no haber cupo para un sistema de vasos linfáticos en el cerebro. Entonces, cual es la solución? El órgano utiliza uno de sus recursos intrínsecos- el fluido cerebroespinal. Hasta hace poco se pensaba que la función de este fluido era a penas mantener el órgano a flote y protegerlo de impactos con el cráneo. Históricamente, ha resultado muy difícil estudiar el cerebro debido a la carencia de técnicas de imagen que permitan observarlo en vivo y a “tiempo real”. Gracias a la microscopía de dos fotones, entre otros avances recientes, los investigadores pudieron observar en el cerebro de ratas- bastante similar al de los seres humanos- lo que aparenta ser un sistema complejo para el manejo de desperdicios, similar al del sistema linfático.

Viajando desde la superficie del cerebro, el fluido cerebroespinal utiliza el espacio intersticial- el espacio entre las células y las arterias, donde se acumulan desperdicios celular es para llegar hasta lo más profundo del cerebro. Al transcurrir por dicho espacio de manera para vascular, este líquido sirve de “enjuagador” y lleva consigo los desperdicios fuera del órgano. Esto es de suma importancia para el cerebro, ya que las células que ahí residen son muy sensitivas a cambios en la composición química de su entorno. Este proceso juega además un papel esencial en cuanto a las enfermedades neurodegenerativas, debido a que la acumulación de toxinas está muy vinculada al desarrollo de dichas enfermedades, como lo es la proteína beta-amiloide en el Alzheimer’s. “El cerebro tiene una cantidad limitada de energía a su disposición y aparenta ser que el mismo debe tomar la decisión entre dos estados- estar consciente y despierto, o dormir y auto limpiarse”, dijo Nedergaard. “Se puede comparar [este fenómeno], a una fiesta en su casa. Uno puede ó compartir con sus amistades ó limpiar la casa, pero no puede hacer ambas a cosas a la vez”.

Este estudio provee una razón, quizás bastante convincente, para intentar hacer ajustes a la rutina y a los hábitos nocturnos. No cabe duda que toda nueva investigación genera más preguntas pero, por el momento, cada vez que vez que vaya a acostarse, agradezca a su cerebro. Es muy probable que esté llevando a cabo esa limpieza necesaria que, no solo la logra calladamente, sino que la acompaña con un viaje de sueños y fantasías.

Bibliografía
Iliff, J. J., M. Wang, Y. Liao, B. A. Plogg, W. Peng, G. A. Gundersen, H. Benveniste, G. E. Vates, R.
Deane, S. A. Goldman, E. A. Nagelhus, and M. Nedergaard. “A Paravascular Pathway Facilitates
CSF Flow Through the Brain Parenchyma and the Clearance of Interstitial Solutes, Including Amyloid .” Science Translational Medicine 4.147 (2012): 147ra111. Web.
“To Sleep, Perchance to Clean.” – News Room. University of Rochester, 17 Oct. 2013. Web. 23 Nov. 2014.

André Renaldo Fernández nació y se crió en San Juan, Puerto Rico. Actualmente cursa sus estudios de medicina en la Universidad de Rochester, en donde además es miembro de la Asociación Latina de Estudiantes de Medicina (LMSA, por sus siglas en inglés). Recibió su bachillerato en biología del Colegio de William & Mary en Williamsburg, Virginia, donde también estaba involucrado con la comunidad latina. Le gustaría continuar ese interés participando en LMSA y creando conciencia sobre aquellos asuntos relacionados a la salud que afectan de manera particular a la población latina en los EE.UU. Durante su tiempo libre, le gusta tocar el piano, practicar la natación y pasear a pie.

Leave a Reply

Your email address will not be published.