SALUD – Abril 2013

Latinas y el Cáncer de Seno

A pesar del gran progreso en la salud general de los Estadounidenses, siguen persistiendo disparidades en la carga de enfermedad y muerte que afecta la comunidad Latina. El cáncer de seno sigue siendo el cáncer más comúnmente diagnosticado en las Latinas. A pesar de que las latinas tienen menores tasas de cáncer de mama que las mujeres Anglosajonas, la disminución de la incidencia que se a visto nacionalmente es menos pronunciada entre Latinas en comparación con otras poblaciones de pacientes. Latinas se han visto más propensas a morir de cáncer de mama por ser diagnosticadas más tarde. Por ejemplo, de 2002 a 2006, el 55% de los cánceres de mama diagnosticados en Latinas eran local, en comparación con el 63% de los cánceres de mama en las mujeres Blancas. Estas diferencias están relacionadas con factores culturales y socioeconómicos, los que resultan en el retraso en la detección y el seguimiento. Latinas tienen tumores que son más grandes y más difíciles de tratar que las mujeres Blancas. Debido a estas disparidades, las latinas siguen siendo aproximadamente un 20% menos probables de sobrevivir al cáncer de mama que las que no son Latinas. Esto es importante ya que los Hispanos son actualmente la minoría más grande de EE.UU. y, en 2030, serán aproximadamente un tercio de la población del país.

Dentro de Healthy People 2020, que consta de varios objetivos de salud nacional por los siguientes 10 años, uno de los objetivos es aumentar la detección del cáncer de mama por un 10% del actual 73.7% de las mujeres. Sin embargo, entre las Latinas es sólo el 68.3%, lo que sugiere que un mayor énfasis en las iniciativas es necesitada ya que históricamente las mujeres latinas tienen menos probabilidades de utilizar los servicios de mamografía. Además, con el cáncer siendo la causa principal de la muerte entre los Latinos, una investigación  más agresiva es esencial para tratar de eliminar las disparidades. Principalmente, esfuerzos para disminuir el tiempo entre mamografía anormal y el diagnóstico definitivo son necesarios, ya que puede ser tan grande como tres meses en algunas Latinas.

Varios estudios han tratado de investigar razones por las cuales las Latinas tienen un retraso en el diagnóstico. Sin lugar a dudas, varias Latinas se enfrentan al reto de la comprensión y la dificultad de navegar el sistema de salud, y también sufren con los aspectos emocionales y físicos de sus necesidades de salud. En algunos casos, las creencias de salud culturalmente específicas puede conducir a la desconfianza en el sistema de salud. Las mujeres pueden perderse a seguimiento debido a la competencia que viene con las responsabilidades asociadas con la familia y el trabajo. También es importante considerar el acceso reducido al trato medico. Dificultades con respecto al idioma, que puede resultar en mala comunicación entre médico-paciente, presentan un reto importante para poder educar al paciente.

Aunque existen muchos problemas dentro del sistema de salud, es importante que las Latinas se mantengan informadas acerca de los cambios asociados con el cáncer de mama. Es muy importante que informen a su médico si encuentran algún cambio en su seno, como un bulto o engrosamiento, secreción del pezón o cambios en la piel del seno. Como no somos todavía conscientes de las formas de prevenir el cáncer de mama, hay que centrarse en lo que se puede hacer para reducir el riesgo, tales como limitar la cantidad de alcohol consumido y mantenerse físicamente activa. Hay cosas que se pueden hacer para  encontrar el cáncer de mama temprano, que lleva mejores resultados porque el tratamiento es más eficaz y más opciones de tratamiento existen en ese momento. La mamografía busca signos de cáncer antes de que una mujer tenga síntomas. La detección puede ayudar a detectar el cáncer de mama temprano, cuando es más tratable. Los exámenes clínicos del seno y mamografías, qué deben ser hechos cada 1-2 años a partir de los 40 años, se utilizan para detectar el cáncer de mama. Dependiendo de factores como los antecedentes familiares y su salud general, su médico le puede recomendar una mamografía antes de los 40 años.

Acerca de la autora: Daniella Palermo, originaria del Bronx, NY, es actualmente una estudiante de medicina en el tercer año en SUNY Upstate Medical University. Ella es la cofundadora y presidente de SUNY Upstate’s Latino Medical Student Association (Asociación  de Estudiantes de Medicina de SUNY Upstate en Español), una organización nacional cuya misión es el educar y abogar por las necesidades de la salud de la comunidad Latina. Los miembros del LMSA incluyéndola a ella, están deseosos de continuar contribuyendo al periódico CNY Latino y de levantar consciencia acerca de problemas que afectan a la salud de los Latinos del Central NY y mas allá.

Leave a Reply

Your email address will not be published.