Cuidado de Salud para todo Neoyorquino

“La palabra gobierno simplemente se refiere a todo aquello que decidimos hacer juntos.” -Congresista Barney Frank 

Acabo de terminar mi primer año de escuela de medicina. He aprendido sobre las complejidades del cuerpo humano y los mecanismos de las enfermedades. Ya hemos empezado a ver pacientes en consultorios en el área de Rochester, y me considero afortunado de tener esta oportunidad tan temprano en la carrera. Pero, aún más importante, es que me he dado cuenta como nuestro sistema de salud actual afecta a muchos pacientes.

Las estadísticas son abominables. 47 millones de americanos no tienen seguro médico. Cada 30 segundos, alguien se va a quiebra en este país por que no puede pagar su deuda médica. 101,000 personas mueren al año por no tener acceso a medicinas y tratamientos. La lista continúa. Se suponía que el Affordable Care Act iba a corregir todos estos problemas pero, en realidad, solo provee pequeñas alteraciones. Como país, gastamos muchísimo en cuidado de salud (aunque gran parte de ello es papeleo, mercadeo y ganancias), y aún así no conseguimos estar saludables ya que entre los países desarrollados somos el número 37. De hecho, somos el único país industrializado que no provee salud pública a sus ciudadanos.

Todos sabemos que la salud es primero, no las ganancias de las compañías aseguradoras. Hay un movimiento creciente en el estado de Nueva York pacientes, médicos, enfermeras, estudiantes de medicina que han decidido luchar por una salud universal y apoyar el proyecto de ley New York Health, el cual establecería una organización estatal para toda transacción. Los neoyorquinos podrán acceder a cuidado médico sin deducibles, co-pagos o primas de seguro y podrán elegir libremente su hospital y proveedor de salud. Ya se ofrecen estos servicios a personas mayores a través de Medicare, entonces la pregunta es: ¿Por qué no lo hacemos para todo el mundo sin importar su edad, estado de salud, estado laboral o fondos para pagar? Bajo este nuevo sistema, la idea es que la gente visite a su médico con frecuencia y a modo de prevención, sin esperar hasta el último momento cuando su salud está en juego. Sin compañías aseguradoras y con gastos administrativos mucho más bajos, los médicos no tendrán que pelear por reembolsos y se podrán enfocar en sus pacientes.

En la escuela de medicina, nos enseñan a ser el defensor del paciente y a dar lo mejor por ellos. En mi opinión, esto va más allá de tener un dominio de conocimientos clínicos y estar al tanto de los mejores tratamientos. Es también el estar a tono con lo que sufren nuestros pacientes al manejar un sistema fracasado, y luchar por uno mejor.

Actualmente, el proyecto de ley New York Health ha sido aprobado en la asamblea legislativa y luego irá al Senado. Pero está en las manos de todos los que vivimos aquí en Nueva York de que este sueño se haga realidad. A fin de cuentas, es una pregunta de carácter moral ¿La sanidad es un derecho para todos o un lujo para unos pocos?. 

Reflexione en ello. Ya es tiempo de tomar acción. Busque más información (por ejemplo en www.singlepayernewyork.org ), vaya a protestas, piense en sus experiencias con el sistema actual, pregúntele a sus familiares y amistades, y comparta su testimonio, si es posible.

Biografía

André Renaldo Fernández nació y se crió en San Juan, Puerto Rico. Actualmente cursa sus estudios de medicina en la Universidad de Rochester, en donde además es miembro de la Asociación Latina de Estudiantes de Medicina (LMSA, por sus siglas en inglés). Recibió su bachillerato en biología del Colegio de William & Mary en Williamsburg, Virginia, donde también estaba involucrado con la comunidad latina. Le gustaría continuar ese interés participando en LMSA y creando conciencia sobre aquellos asuntos relacionados a la salud que afectan de manera particular a la población latina en los EE.UU. Durante su tiempo libre, le gusta tocar el piano, practicar la natación y pasear a pie.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.