El otro lado de la Moneda

“Mi abuelo, mientras que beber su taza de café me habló sobre Juárez y Porfirio, los Zouaves, y la plata pista y el mantel olía a pólvora. Mi padre, si bien el consumo de cristal en su disparo, me habló sobre Zapata y Villa Soto y Gama y los Flores Magón y el mantel olía a pólvora. Yo me mantuve mi silencio, acerca de quién podría hablar?” – Canción Mexicana, Octavio Paz.

Cada generación tiene sus héroes, villanos, artista, poetas, y los mártires. Estos días parece que tenemos demasiados mártires, pero no se convierten en mártires porque están abogando por algo, se convierten en mártires porque de lo que representan a través de su color de piel. Los jóvenes como Michael Brown y Tamir Rice, Eric Gardner, y por supuesto Trayvon Martin, estos hombres y de muchos otros hombres y mujeres han sufrido a causa de la brutalidad policial. También tenemos que entender que la comunidad afro-americana no es la única que ha perdido su gente debido a la brutalidad policial. Por otra parte, tampoco podemos olvidar los innumerables latinos que hemos perdido a causa de la brutalidad policial.

Recito como Octavio Paz, Cancion Mexicana, yo también me lo pregunto, a cerca de quien podría hablar?  Yo Hablaré de Andy Lopez, 13, California, que así como, Tamir Rice, fue asesinado a causa de una falsa arma que portaba. Reynaldo Cuevas, de 20 años de edad, del Bronx, Nueva York, fue asesinado porque él se había estrellado contra un oficial de policía que estaba huyendo de un intento de robo en una bodega en la que trabajó, Osman Hernández, de 26 años, Salinas, California, fue baleado diez veces sólo porque él esgrimiendo un cuchillo lechuga. Noe Niño de Rivera, de 17 años, Bastrop, Texas, fue tasered por la policía después de romper una pelea en la escuela, porque él lo tasered, cuando calló al suelo de cara, y a causa de los efectos sufrió una grave hemorragia cerebral, él todavía está en un coma inducido médicamente debido a ella. Israel Hernández, 18 Miami Beach, Florida, fue tasered a muerte a causa de un arte de grafiti que había hecho en un edificio abandonado de McDonald. Raúl Rosas Jr., Fresno, California, fue golpeado, amarrado, y ahogado en frente de sus hijos y una multitud, mientras etaba rodeado de 15 policías.

Estos seis hombres y un sinnúmero de otros hombres y mujeres será de quien voy a hablarle a la próxima generación. Me refiero a ellos de la misma manera que hablan de Michael Brown, Tamir Rice, Eric Gardner, y Trayvon Martin, hablando de los que hemos perdido, nos uniremos a la comunidad afro-americana en la solidaridad, porque la brutalidad policial no es sólo un problema afro-americano, es también un problema latino, y también es un problema mundial. Debemos entender que siempre hay al menos una persona que se puede relacionar con nuestras luchas, y en la medida en que sigamos en nuestra mente que nosotros vamos a perseverar y prosperar en una sociedad en la que el sistema nos sigue oprimiendo.

Por lo tanto, mientras estas protestas se espera que se mantengan, no nos olvidemos de aquellos que hemos perdido porque en la medida que una persona la comunidad duelo, y esto es algo que es compartido por todas las culturas, tenemos que marchar hombro a hombro y hablar de ellos, de modo que es posible que nunca mueren un segundo, vamos a inmortalizar con nuestros cantos, con nuestra protesta pacífica y con nuestros diálogos, esos nombres será grabados para siempre en nuestra memoria, de modo que la próxima generación se siguen en marcha y lucha contra las injusticias en el mundo. Según les decimos a nuestros hijos y nietos sobre nuestros héroes, villanos, artistas, poetas, y de mártires, la mesa no debe oler a pólvora, ahora el olor es de gases lacrimógenos como lo hace en el resto del mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.