Uso del automóvil para fines de negocio


Si utiliza su automóvil para el trabajo o negocio y sólo lo utiliza para ese fin, puede deducir el costo total de su operación (sujeto a límites explicados más adelante). Sin embargo, si utiliza el automóvil para ambos fines, negocio y personal, puede deducir sólo el costo de su uso de negocio. Generalmente, puede calcular la cantidad de los gastos deducibles de su automóvil utilizando uno de los siguientes dos métodos: el método de la tasa estándar por milla o el método de gastos reales. Si reúne los requisitos para utilizar ambos métodos; antes de escoger uno, le sería beneficioso calcular la deducción usando ambos métodos para determinar cuál le provee una deducción mayor.

Consulte la Publicación 463 (en inglés), Travel, Entertainment, Gift, and Car Expenses (Gastos de viaje, entretenimiento, regalos y automóviles), en inglés, para obtener la tasa estándar por milla actual.

Si utiliza la tasa estándar por milla, puede añadir a su deducción todo gasto por estacionamiento y peajes incurridos para propósitos de negocio. Para utilizar la tasa estándar por milla:

·         Tiene que ser el dueño del automóvil o arrendarlo;

·         No puede utilizar el automóvil para transportar personas o propiedad para recibir compensación o por contrato, por ejemplo, como un taxi; No puede operar cinco o más automóviles a la misma vez, como sería el caso de operar una flota de automóviles;

·         No puede haber reclamado una deducción en un año anterior por depreciación del automóvil utilizando el Sistema Modificado de Recuperación Acelerada de Costos (MACRS, por sus siglas en inglés)

Para utilizar el método de gastos reales, tiene que determinar el costo real general de operar el automóvil para fines del negocio. Incluya gasolina, aceite, reparaciones, llantas, seguro, derechos de matrícula, licencias y depreciación (o pagos de arrendamiento) atribuibles a la porción de las millas conducidas para fines del negocio.

Otros gastos de automóvil por estacionamiento y peajes atribuibles al uso comercial se deducen por separado, independientemente de si usa la tasa estándar por milla o los gastos reales.

Por lo general, el Sistema Modificado de Recuperación Acelerada de Costos (MACRS, por sus siglas en inglés) es el único método de depreciación que pueden utilizar los dueños de automóviles para depreciar todo automóvil puesto en servicio después de 1986.

Para más información sobre los límites de depreciación, consulte el Tema 704 (en inglés.)

Leave a Reply

Your email address will not be published.