315,619,200 segundos

Esta es la 10ª vez que estoy haciendo esto (aunque creo que me salté 1 o 2 Febreros en el pasado) … esta es la 10ª vez que escribo algo para hablar y para conmemorar un logro para nuestro periódico mensual “bilingüe” … y esta es la 10ª vez que estoy tratando de decir algo no repetido, que destacará esta ocasión … pero es difícil decir algo que es no es repetido, y es algo que me encantaría realzar sin sonar egocéntrico y/o egoísta, no sólo porque me siento orgulloso de mis esfuerzos, sino también porque estoy contento de alcanzar este logro que representa a mi pueblo de la comunidad latina local.

Cada proyecto siempre trae experiencias de aprendizaje para quien lo crea y lo ejecuta, y la creación del periódico CNY Latino en el año 2004 con la llegada a sus 10 años, no es una excepción. Hemos aprendido mucho de los diferentes lectores que servimos, y de los clientes y los consumidores (anunciantes y patrocinadores) que nos apoyan. Hemos reconocido en tantas maneras diferentes, lo que ser Latino (aquí en los EEUU) significa a nuestra propia cultura, y para otras culturas, y hemos estado tratando de cambiar (mejorar) la imagen y la impresión de muchas cosas relacionadas con este proyecto (y su cultura) a través del proceso de la creación y ejecución de la presente publicación.

También hemos aprendido muchos otros aspectos entre nosotros, los creadores y los responsables del periódico CNY Latino. Este proyecto, por ejemplo, fue el pináculo para que yo conociera mejor a mi novia (redactora en  jefe del periódico) Marisol Hernández, y entender sus pasiones e intereses de la vida (por no hablar de que la creación de este proyecto podría haber sido también un enlace directo para conocerla – y a muchos en la comunidad Latina de Central New York). Del mismo modo, he tenido la oportunidad de conocer y tratar con otras grandes personas que trabajan con nosotros en el desarrollo y realización de este proyecto, como a mi directora en línea Eddy Domínguez, que terminó por ser una fantástica profesional dentro de una dulce mujer Mexicana. Además, muchos de nuestros asociados en las ciudades que se ha ido mas allá de su esfuerzo para ayudarnos a distribuir y darle popularidad a nuestra publicación en sus lugares como Rochester, Ithaca, Rome-Utica, Watertown y Oswego.

E incluso conmigo mismo, este proyecto ha sido un reto que en muchos casos me ha sacado algunos aspectos de mí, que yo no creo que hubiera visto o expresado, si estuviera trabajando en otra situación … como trabajar para alguien más, en una de esos trabajos regulares de 9-5… Yo reconozco y admito que la creación y el desarrollo de CNY Latino ha planteado algunas fases de mi carácter y forma-de-ser, que probablemente moldearon mi personalidad, de quien soy ahora mismo. Lo bueno y lo malo de este (o cualquier) proyectos fuerza a cualquiera que lo creó o lo dirige, a desarrollar este tipo de fases … en el caso de CNY Latino, creo que estos “buenos” y “malos” me ayudaron a ser, en gran parte quien soy.

Sí, 10 años … 3,653 días … 87,672 horas … 5,260,320 minutos … 315,619,200 segundos … No importa cómo usted ponga esta década, es un largo período de tiempo para muchas cosas en la vida, y un largo período de tiempo para muchos proyectos. Por supuesto que voy a decir que ha sido fácil, y por supuesto, yo también voy a decir que ha sido agradable, y creo que (al igual que muchas otras cosas en la vida), ha sido un placer con satisfacción de trabajo, y un desafío con algunas luchas. Ha habido en esto 10 años (y siguen existiendo) muchos problemas que tuve que enfrentar y manejar, y un montón de “altibajos”. Entre obtener anuncios (la principal fuente de ingresos para el periódico) y conseguir contenido, y coordinar el desarrollo y la distribución, y el manejo del negocio con todos sus aspectos, y la organización de otros eventos, y la planificación para el futuro del periódico (y la empresa) , y – oh sí – que también tengo una familia con una niña adolescente y una casa que necesita reparaciones y vehículos con problemas mecánicos.

Lo sé, lo sé … Yo podría haber sonado más arriba como si estuviera “lloriqueando” de una manera egoísta, pero esa no era mi intención. Mi intención es pintar de alguna manera un escenario de éxito, por la cual no sólo pudiera motivar y guiar algunos de nuestros lectores, sino también para mostrarle a aquellos que dudaban de este proyecto, la perseverancia y la determinación que en CNY Latino teníamos durante estos … 10 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published.