Los poderosos efectos de la musica en los humanos

Una herramienta para promover la recuperación física y mental
por Raquel Torres

“Si quieres ejercitar tu cuerpo, ve al gimnasio. Si quieres ejercitar tu cerebro, escucha música.” Tal vez puedas hacer ambas cosas.

Los efectos psicológicos de la música pueden ser poderosos y de gran alcance. La musicoterapia es una intervención que a veces se utiliza para promover la salud emocional, ayudar a los pacientes a sobrellevar el estrés y mejorar el bienestar psicológico. Algunas investigaciones incluso sugieren que tu gusto por la música puede darte una idea de diferentes aspectos de tu personalidad.

La música se ha utilizado como una herramienta para promover la recuperación física y mental durante siglos, y los antiguos griegos describieron inicialmente la música como una estrategia de tratamiento racional. La música es una herramienta poderosa para el control del dolor porque es adquirible, fácil de administrar, libre de efectos secundarios, no invasiva y no interactúa negativamente con otros medicamentos. Existe una abrumadora evidencia conductual que demuestra que escuchar música pasivamente puede reducir el dolor percibido, con cientos de estudios publicados que describen este fenómeno de “analgesia inducida por la música”.

Este es un resumen de diversos estudios científicos; 11 poderosos beneficios de escuchar música apropiada:

Es saludable para el corazón. Las investigaciones han demostrado que la sangre fluye más fácilmente cuando se toca música. También puede reducir la frecuencia cardíaca, disminuir la presión arterial, disminuir los niveles de cortisol (hormona del estrés) y aumentar los niveles de serotonina (regula las emociones, hormona neurotransmisora) y endorfinas (hormona analgesica natural) en la sangre.
Cambia el cerebro. Investigadores neurológicos han descubierto que escuchar música desencadena la liberación de varios neuroquímicos y hormonas que desempeñan un papel en la función cerebral y la salud mental: dopamina asociada con el placer y los centros de “recompensa”, la serotonina y otras hormonas relacionadas con la inmunidad y la oxitocina que fomenta la capacidad de conectarse con los demás.
Mejora la memoria. En un estudio científico dieron a las personas tareas que requerían que leyeran y luego recordarán listas de palabras. Los que escuchaban música clásica superaron a los que trabajaban en silencio o con ruido blanco.
Eleva el estado de ánimo. La música puede estimular la producción cerebral de la hormona dopamina, lo cual ayuda a aliviar los sentimientos de ansiedad y depresión. La música es procesada directamente por la amígdala, que es la parte del cerebro involucrada en el estado de ánimo y las emociones.
Alivia el dolor. La música puede reducir significativamente la intensidad percibida del dolor, especialmente en cuidados geriátricos, cuidados intensivos o medicina paliativa.
Maneja el dolor. Al reducir los niveles de estrés y brindar un fuerte estímulo competitivo a las señales de dolor que ingresan al cerebro, la musicoterapia puede ayudar poderosamente en el manejo del dolor.
Reduce el estrés. La investigación ha encontrado que escuchar música puede aliviar el estrés al activar reductores de estrés bioquímicos.
Alivia los síntomas de la depresión. Cuando te sientes deprimido, la música puede ayudarte a levantarte, al igual que el ejercicio.
Motiva a aprender. Los investigadores ahora saben que solo la promesa de escuchar música puede hacer que quieras aprender más. En un estudio del 2019, las personas estaban más motivadas para aprender cuando esperaban escuchar una canción como recompensa.
Ayuda a comer menos. Escuchar música suave de fondo (y atenuar las luces) durante una comida puede ayudar a las personas a reducir la velocidad mientras comen y, en última instancia, a consumir menos alimentos de una sola vez.
 Aumenta la resistencia. Múltiples estudios científicos muestran que escuchar música puede mejorar el rendimiento físico y aumentar la resistencia durante una dura sesión de ejercicio.

En conclusión, la música puede mejorar el estado de ánimo, disminuir el dolor y la ansiedad. Presta atención a cómo reaccionas a las diferentes formas de música y elige el tipo que funcione para ti. Lo que ayuda a una persona a concentrarse puede distraer a otra, y lo que ayuda a una persona a relajarse puede poner nerviosa a otra.

La música es el lenguaje universal de la humanidad” – Henry Wadsworth L.

Raquel Torres es una USAT Certified Coach, una Entrenadora de Triatlón y Triatleta Profesional. Raquel también escribe blogs para varias revistas y su equipo Athletic Mentors. Desde el mes de Mayo del 2021 contribuye como columnista con el periódico CNY Latino. Ella comparte consejos y tácticas para ayudar a otros a encontrar su mejor versión. Para leer acerca de ella, diríjase a cnylatinonewspaper.com y búsquela por su nombre. También puede enviarle preguntas ó comentarios sobre su columna al siguiente correo: raquel@athleticmentors.com y visitar su página web al www.raqueltorres.org

Leave a Reply

Your email address will not be published.