Venas que siguen abierta

En el 13 de Abril 2015 América Latina y el mundo ha perdido a un gran escritor y periodista. El presidente de Bolivia, ha comentado que “el mundo y América Latina han perdido a un maestro de la liberación del pueblo, sus mensajes y las obras se han orientado siempre a defender la soberanía y la dignidad de nuestros pueblos” (the guardian.uk). El autor de Las venas abiertas de América Latina, el gran Eduardo Galeano. Las venas abiertas de América Latina nos muestran la verdad que a lo largo de los siglos América Latina ha estado a venas abiertas que han tenido diferentes tipos de jeringas, por sus recursos; que ha servido como alimento para las entidades extranjeras que ha tenido una mano en la incorporación de la jeringa y extraer la sangre. Como la mayoría de los que han leído el libro, sabemos que se ha explicado pormenorizadamente la explotación de América Latina desde la época de Cristóbal Colón a los 70.

Este libro con su magnífica explicación de la historia de América Latina con entidades extranjeras es tan grande que se ha convertido en un tesoro para cualquier persona que ha llegado a través de ella. El libro incluso llegó a los titulares cuando el difunto Hugo Chávez dio al nuevo presidente electo de los Estados Unidos, Barack Obama, como un regalo en la Cumbre de las Américas 2009 en Trinidad y Tobago. Es una brillante idea para darle a Obama, debido a que representa la esperanza de que el tratamiento de los países de América Latina cambiara, que aún un pequeño cambio es cambio. Por desgracia, las venas que se han visto obligadas a abrir desde la llegada de Cristóbal Colón en el año 1492 permanecerán abierto hasta ahora en el año 2015.

Que son muchos los ejemplos, por nombrar sólo unos pocos tenemos el de WTK empresa maderera de Malasia que ha sido un factor clave en el rápido aumento de la deforestación de la Amazonia. No sólo hay destrucción de nuestro planeta, sino también fuerzan a las tribus de la Amazonia como los Tapiraje, Kaiapo y Kapirape a cambiar de residencia; les obliga a adaptarse a la repentina destrucción de su hogar, pero también interrumpe su vida sólo por las ganancias. No sólo es la tierra que se está dañado, pero el pueblo también está siendo afectado negativamente. Del mismo modo que ocurre en Brasil, vamos a Ecuador, que en la actualidad todavía está luchando con la ex petrolera conocida como Texaco (que fue adquirida por Chevron en 2001). Uno de los más antiguos casos de justicia ambiental de todos los tiempos. Texaco, ahora Chevron, había vertido millones de galones de petróleo en las aguas subterráneas, los ríos y arroyos. No sólo dañando los cultivos y contaminando el agua que los ciudadanos utilizan para ganarse la vida, pero también arriesgando la vida de los animales y el ganado de la zona.

En el año 2011 un tribunal ecuatoriano ha dictaminado que Chevron debe pagar $9.5 millones de dólares en daños. Ahora, ya que Chevron no tiene activos en el Ecuador, los demandantes que reiniciar el proceso en los Estados Unidos, y Chevron ha declarado que lucharán contra este caso hasta que “el infierno se congele y continuar sobre el hielo”. Hasta que podamos concluir en nuestras cabezas en torno al hecho de que todavía hay jeringas chupando la sangre de América Latina, entonces podemos comenzar a curar nuestras heridas y cerrar las venas abiertas. Estos son sólo dos de los muchos ejemplos de los tipos de explotación que América Latina ha sufrido y sigue sufriendo ahora, ya que los españoles invadieron el Nuevo Mundo, y tenemos que dar las gracias a Eduardo Galeano pues nos da claridad en América Latina, a continuación, e incluso en la actualidad, y al igual que el título, Las venas abiertas de América Latina aún no han cerrado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.