Los Malos aspectos culturales

Los Malos aspectos culturales que yo (finalmente)

he notado en estos once ańos …

Aquí estoy … una vez más, escribiendo un editorial acerca de un nuevo aniversario de nuestra publicación… por 11ª vez … aquí estoy … una vez más, haciéndolo durante el invierno muy frío, en medio de muchos problemas de principios de año con el negocio, y bajo la presión de… decir algo significativo e importante, algo modesto e humilde, algo importante y delicado… pero luego me di cuenta… espera… simplemente relájate, prepárate una copa de vino, y escribe lo que sientes ahora …

Hace once años tomé el gran paso de iniciar este proyecto, y ver cómo el nuevo rumbo de mi vida va. En aquel entonces, después de recuperarme recientemente de un divorcio que me trajo una ruptura de mi familia dolorosa, y que también me trajo un cambio difícil de estilo de vida, me embarqué en (lo que se convirtió) un interesante recorrido personal y profesional. La publicación de un periódico es realmente un proceso extraordinario (especialmente con una publicación étnica), y aunque esta industria podría ser (o empezando a ser) un comercio del pasado, todavía esta trayendo situaciones interesantes a mi vida, especialmente en nuestra cultura hispana. Conocí a gente interesante durante esta aventura, y he experimentado muchos eventos como consecuencia directa o indirecta de ser un publicador. Descubrí cosas dentro de mi pueblo y de mi cultura que yo no estaba consciente de ellas, y (en alguna manera) volví a aprender mi cultura (y, de una manera … todavía estoy)

Por supuesto, he experimentado muchos acontecimientos positivos y momentos agradables, como parte de la ejecución de esta organización de los medios de comunicación, pero también experimente incidentes decepcionantes y tuve momentos difíciles. Debido a la falta de tiempo (y de espacio en esta edición), y corriendo el riesgo de ser mal interpretado, voy a utilizar esos aspectos negativos como base de este mi editorial, pero voy a utilizarlos como “identificadores” de esos aspectos individuales, sin explicar mucho ninguno de ellos.

No es un secreto que una de las cuestiones más predominantes de nuestra cultura (o, debería decir de “la gente de nuestra cultura”), es las fuertes situaciones discriminatorias frecuentes que ocurren en América. Bueno, basado en mi experiencia trabajando con mi publicación, y teniendo que lidiar con mayormente, con los clientes no hispanos y los consumidores, este tema es una realidad. SIN EMBARGO, contrariamente a lo que muchos en “MI cultura” hacen, no estoy usando esto como una excusa para mis errores y / o fallos, por el contrario … Yo uso esto (las pocas veces que me ha pasado) como una “palanca” para intentarlo de nuevo, para tratar mejor, o para mejorar, y dependiendo de la situación, para limpiar y mejorar la imagen y la reputación de “MI cultura”.

Al igual que en el asunto presentado anteriormente, la frecuente discriminación que vivimos en Estados Unidos no debe ser una palanca para muchos de nosotros, para obtener o exigir lo que queremos, lo que necesitamos, y (especialmente) lo que nos merecemos … estoy muy convencido que si tenemos un plan, trabajamos duro e inteligentemente, seguimos las reglas (las reglas que se suponen son para “todos”), y respetamos el resto de la comunidad, podríamos obtener y tener lo que queremos, lo que necesitamos, y (especialmente) lo que nos merecemos … Me di cuenta que esto se utiliza muy a menudo por algunos miembros de “MI cultura”, no sólo como una “razón para tenerlo”, sino también como una “razón por la cual no lo tenemos”

Dentro de la cultura Latina, hay un refrán interno que no apoyamos lo nuestro (hay un dicho coloquial popular de “alcanzar el éxito es como los cangrejos que escala a la cima pisando a todos los otros”). Al principio de mi proyecto, yo no vi el significado real de este refrán -cultural- particularmente negativo, hasta que puse algunos años en el y mi proyecto empego a crecer y demostrar ser exitoso… Es entonces cuando algunos miembros de “MI cultura” (especialmente los “miembros clave”) comenzaron a mostrar resentimiento, celos, sintiéndose amenazados o intimados e incluso desplazados. Profesionalmente, cuando me encuentro con esa situación, no sólo es muy difícil para mí tratar con esa persona, sino también tratar con el negocio que estoy tratando de hacer con esa persona… Personalmente, cuando me encuentro con esa situación, no sólo es muy difícil para mí tratar con esa persona, sino también para hacerle frente a la relación que estoy tratando de tener con esa persona.

Me doy cuenta de que podría haber sido un poco rudo u ofensivo (con respecto a la cultura Latina) en algunos de los aspectos mencionados aquí, pero también sé que tengo razón en todos ellos, y sé que hay otros miembros “por ahí “que están de acuerdo conmigo. Para aquellos que, o bien no están de acuerdo conmigo, o no creen que estoy en lo cierto, o se siente ofendido por esto, por favor, traten de ver a mi punto de vista, y no el tuyo. Puede que no sea lo que se llama en nuestra cultura “Puro Latino” (incluso escuchó un “Latino Auténtico”), y yo reconozco que yo podría tener diferente comportamiento o costumbres a las que muchos latinos tradicionales tienen como parte de nuestro pueblo, pero mi punto (o puntos) aquí no es notar esas diferencias, pero sino darnos cuenta de lo que nosotros (los latinos) estamos haciendo que reduce la velocidad en ser… mejor.

Como yo podría haber dicho en el pasado, creando el periódico CNY Latino no sólo fue una consecuencia indirecta de hacer una de mis pasiones ocultas realidad, sino que también era una especie de reacción forzada de necesidad y “rebotar” acción de vida. Pero, en cualquier caso, fue una fuerte adaptación de mi vida, que me trajo alegría en muchos aspectos (incluyendo reconectarme con mis raíces culturales), y los desafíos en muchos otros aspectos de mi vida. Como ya he dicho aquí antes (y como todo en la vida), este proyecto muy a menudo me trae buenos momentos agradables y jovial, y a veces también tiene sus malos difíciles fases no tan agradables. No es una carrera que es muy atractiva para la nueva generación, y tal vez no es un “pasatiempo” para personas de mediana edad (como yo), pero, haciendo esto para vivir me ha ayudado a “financieramente” estabilizar mi vida, y haciendo esto como mi pasión me ha ayudado a “espiritualmente” estabilizar mi vida.

Por último, como espero que he hecho en los últimos 10 otros editoriales, tengo que agradecer a muchos de las diferentes acciones que directa o indirectamente me ayudaron con este periódico, incluyendo muchos en la comunidad Latina de Nueva York Central. Tengo que agradecer también a los escritores y columnistas regulares, que traen cada mes interesante material de contenido para nuestros diversos lectores y a cada representante de las regionales que me ayudan a distribuir el periodito en cada pueblo y ciudad del Centro de Nueva York. No puedo olvidar a mis asociados ???, Marilu López y Regina Vélez-Carter, que todos ellos han ayudado a CNY Latino, y tengo que reconocer  la paciencia y la comprensión que han tenido durante todos estos años, mis hijas Alex & Rachael . Por último, también debo reconocer la asistencia profesional de mis socias de negocios Eddy Domínguez y Marisol Hernández.

A menos que algo pase, voy a estar de vuelta con mis editoriales (y posiblemente con más temas cultural – negativo o positivo) … en un año.

Hugo

Leave a Reply

Your email address will not be published.