Palabra Viva – Septiembre 2012

Le doy gracias a Dios por permitirme el privilegio de llevar la palabra mes tras mes por este medio a ti lector. En los pasados meses estuvimos compartiendo una reflexión sobre este texto bíblico; Juan 14:6  Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Comenzamos esta columna, Palabra Viva, con el objetivo que conocieras las verdades bíblicas y que estas te llevan a aceptar, conocer y  amar a Jesús. No a que tengas una vida religiosa, llena de rituales sino que tengas una relación intima con el Salvador de las almas. El propósito de comenzar con este versículo bíblico era presentar a Jesús, pero no era tan solo eso, sino que también era presentarlo como lo que es, como el camino, la verdad y la vida, solo a través de Él, recibimos la salvación para nuestras almas. Con este escrito le pido a Dios Padre que por el nombre de Jesús, que  tu corazón y tu mente sean abiertos al mayor regalo que se le ha querido dar a la raza humana, La Salvación.

El diccionario define salvación como la liberación de un riesgo o peligro, poner seguro. De igual forma lo definen cuando se declara o se prueba mediante juicio la inocencia de la persona. La palabra de Dios nos dice:

Juan 3:16  Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 3:17  Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

El propósito principal de que Jesús viniera a este mundo era, es y será que tú y yo seamos salvos.  Como podemos ser salvo?. Para ser salvo hay que creer en el sacrificio de Jesús en la cruz (Isaías 53:5  Pero él fue herido por nuestras rebeliones, fue golpeado por nuestras maldades; él sufrió en nuestro lugar, y gracias a sus heridas recibimos la paz y fuimos sanados.), hay que creer en que su sangre nos limpio de pecado (Colosenses 1:20  y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz), hay que creer que él es el único camino hacia el Padre (Juan 14:6  Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí ).

Isaías 53.11 dice que el fiel servidor siendo inocente, fue considerado criminal porque cargo con los pecados de mucho para que estos fueran perdonados. La salvación de nuestras almas viene a través de Jesús. Por medio de Jesús, fuimos reconciliados con Dios Padre, por medio de él nuestros pecados son perdonados, por medio de él somos libres y no esclavos del pecado. Amado lector la decisión más importante de tu vida es esta, aceptar a Jesús como tu único Salvador, rendir tu vida a él, tus pensamientos, tus talentos, todo tu ser.

Leave a Reply

Your email address will not be published.