Impactando tu vida positivamente con las Verdades de Dios- junio 2016

Atrapados por la autocompasión

Saludos y bendiciones para ti y tu familia. Hay sentimientos que nos pueden afectar negativamente. La autocompasión es uno de ellos. La autocompasión es el sentimiento de pena hacía uno mismo en situaciones percibidas como adversas, y para las cuales la persona se siente incapaz de resolver o lidiar con ellas. Kristin Neff ha definido auto-compasión como compuesta por tres componentes principales – la auto-bondad, la humanidad común, y la atención. Auto-compasión nos mantiene atrapados, sin que nos demos cuenta de ello y nos impide movernos a través de la vida y disfrutar. 

La autocompasión nos hace enfocarnos en nosotros, en nuestra tristeza y en la causa de la tristeza, de una forma que empezamos a ver todo negativo y a sufrir sin razón. Sin embargo, si tienes a Jesús en tu corazón debes saber que todo tiene solución en Sus manos. Lo que para nosotros es imposible, para Dios es posible. Dios nos dice que si le pedimos sabiduría El nos la va a dar. Santiago 1:5 dice; “Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie”. También Dios nos da paciencia a través de Su Espíritu Santo mientras esperamos la respuesta a nuestro problema o situación. Otra promesa de Dios es que si confiamos en El, sentiremos Su paz. Filipenses 4:6-7 dice; “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. 

Evita que el sufrimiento y los problemas te lleven a la autocompasión y a sentirte víctima de las circunstancias o de los demás. La autoestima baja es uno de los mayores obstáculos en nuestra vida. Nos hace sufrir y nos impide lograr aquello que deseamos. Cuando nuestra autoestima es baja y no logramos el éxito deseado, buscamos un culpable. Ya sea que nos culpemos a nosotros mismos o que busquemos otro culpable, nos sentimos indefensos e incapaces de cambiar la situación y podemos acabar auto compadeciéndonos. La autocompasión en sumamente limitante pero difícil de reconocer y aceptar. 

Todos hemos sufrido y todos hemos fracasado. Pero es impactante y positivo saber que si dependemos de Dios para todo, no tendremos que auto compadecernos. Apreciado lector. En este mundo tenemos 2 opciones. O vivimos la vida a nuestra manera o rendimos nuestra vida a Dios y lo aceptamos como nuestro Señor. Pasamos a ser hijos del Rey de reyes y  Señor de señores. Así no tendremos necesidad de auto compadecernos. Podremos vivir agradecidos de Dios por la vida eterna y buscando Su dirección en todo lo que hagamos. Espero que reconozcas a Jesús como el Señor de tu vida y no seas preso de ningún sentimiento negativo. Recibe la paz de Dios apreciado lector y hasta la próxima…

Leave a Reply

Your email address will not be published.