En Cualquier Mes del año

En Febrero, ó en Septiembre ó en cualquier mes del aňo

Por muchos aňos septiembre ha sido el mes del amor y la amistad en Colombia. Que lindo sería si todos hiciéramos una celebración diaria del amor. Tarjetas, chocolates, muñecos de peluche y flores serían opcionales. Que tal si todos los días nos hiciéramos el propósito de demostrar  nuestro amor en acción: ayudando al anciano a colocar su mercado en el carro, llevándole café al señor que ayuda a los niños a pasar la calle en frente de la escuela o incluso barriendo o limpiando para nuestro vecino o para aquel ser querido que vive cerca de nosotros. Sin embargo, todas estas obras deben ser hechas con amor, no porque toque ganar puntos para ir al cielo; sino porque nace del corazón. El amor es el sentimiento más puro y el más mal interpretado en todos los tiempos. El amor es más que palabras escritas en una tarjeta o dinero que se gasta en un regalo; bien lo dice el apóstol San Pablo en su carta a los Corintios: “…puedes repartir todo tu dinero entre los pobres, pero si no tienes amor no te sirve de nada; puedes hablar todas las lenguas de los hombres e incluso de los ángeles, pero si no tienes amor eres como un platillo ruidoso… Tener amor es saber soportar, es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero; es no enojarse, ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo.

El amor jamás dejará de existir.” Y este último verso si que es cierto, pues Dios es amor y Él jamás dejará de existir. Pero es muy difícil amar de éste modo. Es en realidad posible el no enojarse? y como así que hay que creerlo todo? Acaso no hay muchos que buscan hacernos el mal y engañarnos? Es por eso que todos los días tenemos que hacer por lo menos dos altos en el camino: uno por la mañana, cuando nos levantamos para adorar a Dios primeramente y pedirle que nos ilumine y nos de discernimiento, paciencia, autocontrol, dicha, perseverancia, todas esas cosas que necesitamos para demostrar nuestro amor; y otro por la noche para reflexionar acerca del día, agradecerle por las bendiciones recibidas y cuestionar los sentimientos que motivan nuestras acciones y que albergamos en nuestros corazones. Es interesante que el corazón es más que un órgano, es esa parte de nuestro ser donde encontramos los más íntimos sentimientos tan opuestos como el amor y el odio: los dos en un mismo sitio, cómo puede ser esto posible?

La clave para celebrar el día del amor y tener un corazón que ama esta en Proverbios 4:23: “Por encima de todo cuida tu corazón por que afecta todo lo que tu haces.” (y yo diría también lo que decimos y lo que no hacemos). Dios se deleita en un corazón puro, ese es el corazón que no tiene egoísmos y que piensa en los demás, el corazón que obra con rectitud y sacrificio. Todos los días la hemos de embarrar pero si no estamos alerta a reconocer cuando lo hacemos no podremos entonces arrepentirnos y esa es la clave para cuidar de nuestro corazón y guardarlo del demonio quien como un león rugiente anda buscando toda clase de oportunidades para atraparnos y devorarnos. Yo sirvo a un Dios viviente, que supo y sabe de mis debilidades y ofreció su vida no solo por mí sino por cada uno de los seres creados por El, esto es toda la humanidad. Más aún, mi Dios no permaneció en la tumba sino que venció a la misma muerte, con un Dios así a nuestro lado nunca hemos de perecer, porque Él es quien nos da la victoria. Así pues espero que no nos cansemos de amar a los demás por difícil que sea, Él nos ha prometido darnos los deseos de nuestros corazones cuando lo buscamos a Él y a su reino. Todo lo que el mundo ofrece eventualmente desaparecerá pero el amor y la palabra de Dios perdurarán por siempre.

Mi deseo es que estas palabras llene a mis lectores de hambre y sed de Cristo, la canción dice que Él es el hambre y es la sed; también Él es el pan y el agua de la vida. Que sea este un mes en que afiancemos nuestra relación con Él, así cada día descubriremos nuevas y maravillosas cosas de Él y tendremos un mínimo entendimiento de cuan profundo y cuan grande es su amor por nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published.