La ‘Latina en Mi’

A diferencia de los que traen su confianza por su apariencia física o la afirmación de los demás, mi fuente de confianza aumenta cuando bailo. El estilo de baile que realza esta confianza es uno que se remonta a las raíces africanas y con el tiempo se ha convertido en lo que hoy se conoce como el baile Latino.

Mi amor por el baile latino va más allá de la música y el movimiento, que se remonta a aquellos de origen latino en mi vida que han tomado el papel de los amigos cercanos y han llegado a ser como una segunda familia. Nacida y criada en la Florida, los sistemas escolares que asistí fueron predominantemente hispanos. Los estudiantes iban de América Latina a la diáspora latina. Específicamente, mis amigos cercanos fueron colombianos, ecuatorianos, Puertorriqueños, de la República Dominicana, Cubanos y Mexicanos. Cada vez que fui invitada a las reuniones familiares, yo no podía dejar de sentirse como en casa. No sé si era la comida, la música o el ambiente familiar, pero nunca me sentí incómoda. Fue en la Escuela Intermedia, cuando una amiga mía Colombiana, Gina, me invito a asistir a la barbacoa a su familia que llegué por primera vez en contacto con la ‘Latina en Mi” (como mis amigos lo llaman). Antes de esta barbacoa había ido a muchos barbacoas familiares de Gina y cada vez que la música Bachata tocaba, me encontraba un lugar cerca de la sala donde todos estaban bailando y miraba. Varias veces uno de los tíos o primos se me acercaban y extendían la mano para bailar conmigo y yo movía mi cabeza y rehusaba. No había manera de que yo iba a hacer el ridículo enfrente de su familia. Nunca me invitarían a una barbacoa otra vez. Usualmente después de la tercera vez que me rehusaba a bailar, me dejaban tranquila, pero en ese día en particular, no aceptaban un “no” como respuesta.

Si lo recuerdo bien, me negué a bailar con el primo de Gina Juan al menos cinco veces antes de que él se acercó a la madre de Gina (a quien cariñosamente llamaba ‘Mami’) y le susurró algo al oído en español. No sé español pero me imaginé diciéndole que no le permitiera a Gina mas que me invitara ya que nunca quería participar en el baile. Ahora sé que esas palabras nunca salieron de su boca, pero en ese momento era todo lo que pasaba por mi mente. No mucho tiempo después de conversar con Mami, mami se acerca a Gina, que por supuesto estaba bailando, susurra algo a ella y las dos se acercaron a mí. “Ven Kiki”, fueron las palabras que salieron de la boca de Gina. Con ligera vacilación, ando con ella a la pista de baile y el cuento largo Gina me enseña los movimientos básicos de Bachata, que con el tiempo se convertiría en mi primer amor. La lección tomó aproximadamente 2 minutos y llegó bastante natural para mí, sobre todo el movimiento de la cadera.

En el momento en que Gina me estaba enseñando Bachata, todo el mundo había dejado de bailar y estaba viendo. Lo creas o no, sus miradas no me intimidaron o me hicieron sentir avergonzada de ninguna manera. Sus expresiones parecían ser de sorpresa y muchos de ellos parecían bastante impresionado. No mucho tiempo después de bailar con Gina a una mezcla de Prince Royce, me acerqué a Juan y lo invite a bailar. No paso mucho tiempo antes de que el estilo de la música cambió a la salsa que uno de los tíos de Gina me agarra y empieza a enseñarme salsa básica. En esa noche solamente aprendí Bachata, Salsa,  y Merengue. A partir de ese momento, no me podía mantener fuera de la pista de baile cuando la música hispana estaba tocando.

Acelere unos años en mi primer año de la escuela secundaria, Gina me dice de las audiciones de salsa que tenían lugar para el equipo de la salsa en el campo. Recuerdo que corrí directamente desde mi última clase a donde estaban conduciendo las audiciones porque tenía práctica de la pista justo después. Cuando entré en el estudio de baile, me entregaron una tarjeta para llenar. Momentos después de llenar la tarjeta los instructores le pidieron a todos que se reunieran en la pista de baile para aprender la coreografía. Era una pieza bastante sencilla de aprender, pero tenía una gran atracción sensual y requería una fuerte conexión con su pareja. Mi pareja era conociada por el nombre de ‘Chupi’. Él ya estaba en el equipo y era el capitán cabeza. Después de realizar la pieza de coreografía con él, me da una ligera inclinación de cabeza, una sonrisa, camina hacia la mesa de los jueces, donde tres de los instructores estaban sentados, escribe algo en un pedazo de papel y luego lo entrega a ellos. Cuando me iba, pase por la mesa de los jueces para darles las gracias por su tiempo y vi escrito en el papel ‘Esa Dominicana si puede bailar!’ Sólo para dejar las cosas claras, no soy de origen Latino y de hecho soy Afro Americana. Con eso dicho, vi. el comentario como un cumplido y llegué a darme cuenta de que realmente había encontrado la ‘Latina en Mi”. Más tarde esa noche, aprendí que no sólo yo era el única estudiante de primer año que hizo el equipo, sino también de que tenía las puntuaciones más altas de esas audiciones. La única otra persona que haya recibido las puntuaciones  tan altas fue hace tres años cuando Chupi intentó entrar en el equipo. Me quedé en el equipo durante unos 3 meses antes de que el Atletismo tomara la mayoría de mi tiempo. Renunciar a la salsa fue una de las decisiones más difíciles que he hecho en la escuela secundaria, pero en el momento el Atletismo era mi vida y fue un sacrificio que estaba dispuesta a hacer.

No fue hasta que entré en el semestre de otoño de mi primer año en la Universidad de Cornell que se me dio la oportunidad de realizar bailes latinos de nuevo. En medio de ese momento, yo había bailado bachata, salsa y merengue en las fiestas, pero simplemente no era lo mismo que actuar frente a una gran audiencia. Fue en Clubfest, un día dedicado a la difusión y promoción de todos los clubes y la organización que Cornell tiene para ofrecer, que vi. un gran cartel que decía ‘Palante Salsa en Rueda Danza Tropa’ y escuche la música salsa tocando en el fondo.

Fue allí donde conocí a Michael y Rosa. Michael era el instructor de Palante y Rosa era una de las bailarines. No fue hasta mi primera práctica en Palante que me enteré de que tenía un problema enorme de devolución de líder. Me tomó cerca de un semestre antes de que rompí ese hábito. Tres años más tarde, me siento orgullosa de decir que todavía estoy bailando para Palante, así como para Sabor Latino Dance Ensemble donde voy a servir como una de las capitanes de cabeza para la próximo semestre de Primavera 2015.

Mientras el baile latino parece ser casi inherente a estas alturas de mi vida, nunca me di cuenta de lo extraordinario que mi amor por ella era hasta que me realicé con Palante en un evento organizado por la Asociación Cívica Latina en el hotel Ramada. Fue justo después de que yo estaba bailando con un amigo mío cuando Hugo Acosta me detiene y me dice que estaba impresionado con mi baile y se sorprendió al saber que yo no era de ascendencia latina. Supuso que era Cubana o Dominicana y al oír que yo era estadounidense me pidió que escribiera un artículo sobre mi ‘historia de América’ y los orígenes detrás de mi pasión por el baile latino. Puede que no sea una latina, pero nunca tengo la intención de dejar a un lado mi amor por el baile latino. Muchos de mis amigos no hispanos realmente no entienden por qué me encanta el baile latino tanto, pero la verdad del asunto es que es uno de los pocos estilos de baile que es a la vez sensual y respetuosa en la naturaleza. Nunca me siento violada y me siento tan segura cuando estoy bailando. Puede que no me convierta en la bailarina profesional que yo aspiraba a ser hace mucho tiempo, pero ahora es una parte de mi vida que mi pareja significativa tiene que respetar y entender. Puedo no ser hispana, pero me encanta y respeto las diferentes culturas que la componen, sobre todo en el baile. Supongo que es la “Latina en Mi”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.