Celebridades Americanas en Cuba

Cuba puede estar convirtiéndose en un destino turístico de moda para celebridades de los Estados Unidos para pasar el rato, para ver y para ser vistos. Visitas recientes de celebridades estadounidenses a la isla han sido sólo un goteo pero podrían convertirse en un diluvio si las compuertas fueren a ser abiertas por el levantamiento del embargo de los Estados Unidos contra el país caribeño. 

El 17 de Diciembre miles de fieles católicos cubanos, algunos inficionados con ron, concluyeron una peregrinación de veinticinco millas de La Habana a El Rincón para conmemorar la resurrección de San Lázaro de Betania, una parábola narrada en la Biblia (Juan 11: 1-46 ). Esta fecha estaba llena de simbolismo cuando el presidente cubano Raúl Castro la eligió para anunciar la resurrección de las relaciones con los Estados Unidos mientras el presidente estadounidense Barack Obama hizo una declaración análoga en la Casa Blanca.

El primer estadounidense en la lista A de celebridades aprovechando el deshielo entre los dos países vecinos fue la estrella de la Asociación Nacional de Baloncesto Carmelo Anthony, quien, entre el 31 de Mayo y el 3 de Junio visitó La Habana, junto con el club de fútbol Cosmos de Nueva York, cuyos jugadores terminaron bailando encima de las mesas de un club nocturno en una fiesta salvaje empapada en alcohol, según la revista Rolling Stone.

En este punto, no está claro si el club nocturno al que asistieron los miembros del equipo Cosmos era el mismo donde la poderosa pareja de celebridades Beyoncé y Jay Z bailaron hasta el amanecer durante su estancia en Cuba entre el 3 y el 5 de Abril de 2013 para celebrar su quinto aniversario de bodas. Pero no todo fue fiesta para el señor y la señora Carter, sus nombres oficiales. También pasaron por la Universidad de las Artes en Cubanacán.

Los temas de los clubes nocturnos y de la Universidad de las Artes se juntaron en Nueva York Central cuando Bárbara Balbuena, una de las decanas de este instituto de educación superior, dio una charla el 6 de Febrero de 2014 en el Auditorio Shemin de la Universidad de Syracuse. Ella le dijo a la audiencia que el 13 de Octubre de 1960 el gobierno cubano aprobó la Ley 890, la cual nacionalizó los clubes de baile y salones de baile, y los entregó a los círculos sociales de trabajadores. “Estos se volvieron en los principales centros de recreación para la juventud a través del país, poniendo bailes de matinée, o bailes a la hora del té, no sirviendo bebidas alcohólicas, sólo refrescos o agua”, escribió en un libro editado por Sydney Hutchinson. “Los sábados y domingos, la gente bailaba desde las dos de la tarde hasta tarde en la noche”. 

Balbuena dijo que algunos bailes cubanos de origen africano son actividades rituales asociadas con la religión de la santería, a saber, babalú ayé, yemaya, oñi oñi y olokun. Añadió que, en general, bailes en Cuba, Puerto Rico y Santo Domingo son parecidos porque tienen las mismas raíces, las cuales son una mezcla de fuentes africanas y españolas.

Ella continuó diciendo que, aunque Cuba era un relativo recién llegado a la explosión internacional de la salsa, ha más que compensado por el retraso al lograr una dominancia en el mundo, en términos de popularidad, de su estilo único de salsa. “Los estilos de otras naciones son sólo pasos, trabajo de pies, mientras que la salsa cubana, llamada casino, es más compleja. Debido a su influencia africana, envuelve el uso de la parte superior del cuerpo, el torso, la caja torácica”, ella dijo. “Además, en ella las parejas se mueven alrededor de un amplio espacio. Estos rasgos, entre otros, le dan a la salsa cubana un brillo y elegancia que son más atractivas para bailarines a lo ancho del mundo que otros estilos”.

Hutchinson estuvo de acuerdo con Balbuena. “Este estilo de salsa es popular incluso en lugares que tu no esperarías, como la India y el África, especialmente en su costa oeste, en países como Nigeria”, ella dijo. 

Balbuena explicó que el baile de casino comenzó en Cuba a fines de la década de los años 50, al menos una década antes de la incoación formal de la música de salsa. Ella dijo, “Casino históricamente ha sido adaptado para ser bailado con diferentes tipos de música, incluyendo la salsa”.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

Leave a Reply

Your email address will not be published.