Carta Al Editor

Las Escuelas de la ciudad de Syracuse; al igual que muchos distritos escolares en todo el país han experimentado un rápido crecimiento en el número diverso, cultural y lingüísticamente diversos de alumnos y estudiantes de familias de bajos ingresos. Por experiencia personal trabajando en nuestra comunidad Sé que son lugares de oportunidad vibrante, de un trabajo significativo y emocionante. En las escuelas de la ciudad de Syracuse, cada día llegan a los salones de clase una comunidad multicultural y diversa, invitando a estudiantes, padres y maestros a crecer a medida que aprenden el uno del otro.

No todo está bien, sin embargo, en nuestra ciudad. Como madre, activista y voluntaria en varios comités de la escuela bajo los superintendentes actuales y anteriores he visto algunos maestros, personal, administradores, y a padres ver la diversidad de sus escuelas como un problema en lugar de una oportunidad. Y lamentablemente la realidad es que la comunicación esta rota y nuestras escuelas están fallando en la misión de educar a nuestros niños de la ciudad.

Ha habido un intenso debate últimamente en la composición de la junta directiva de la escuela, en mi experiencia la comunidad en general no sólo entiende sino que exige una junta diversa e inclusiva y está cansada del juego de la culpa y lista para el cambio cultural.

Es hora que los lideres promuevan una discusión sin prejuicios, de reflexión y estrategias incluyente que las escuelas puedan utilizar para establecer experiencias positivas de aprendizaje en sus aulas.

Una junta escolar diversa no es la solución para todos los problemas que nuestras escuelas se enfrentan, pero es un punto de partida.

El cambio tiene que comenzar con el liderazgo antes de que realmente puede comenzar a llevarse a cabo con los estudiantes. Es obligatorio que tengamos una junta directiva escolar con la competencia cultural con la capacidad para formar relaciones auténticas y eficaces a través de las diferencias.

por Maria Revelles -Michell

Bio de Maria Revelles

Maria Revelles nacio en Puerto Rico, y fue criada en Madrid, España. Es una organizadora para la Service Employees International Union (SEIU) 1199.

SEIU representa 1.5 millones de trabajadores de servicios, muchos de ellos trabajadores de la salud.

A través de los años, María Revelles ha llevado algunas de las campañas de organización del servicio de la unión de más éxito en los Estados Unidos y en Puerto Rico, a partir de la década de 1990. Primero con la Federación Central de Trabajadores una local de la UFCW (United Food and Commercial Workers) y después del año 2000 con el Sindicato UNITE y el USW desarrollo estrategias y organización de talleres sobre la diversidad; También fundando y dirigiendo proyectos de educación y de solidaridad con los sindicatos en la República Dominicana para Mujeres Líderes de la Unión sobre todo en las zonas de libre comercio y manufactura.

María es el Presidente de la Junta de Directores de la Liga de Acción Hispana, del condado de Onondaga en Syracuse, Nueva York, miembro de la Comisión de Mujeres del Alcalde, miembro ejecutivo del Comité del Partido Demócrata del Condado de Onondaga, forma parte del Comité Nacional del Partido Demócrata y es miembro del ACTS (Alianza de Comunidades Transformando a Syracuse). También es miembro del Consejo de la iniciativa del Near West Side.

Maria Revelles es la primera Latina en servir en la Junta Directiva de la Autoridad de Vivienda de la ciudad de Syracuse.

Una firme creyente en la justicia social y los derechos de los trabajadores. Tiene experiencia de cabildera y un exitoso récord como mediadora en Puerto Rico, Albany y D.C.

Ella aboga por y desarrolla líderes dentro de la comunidad y los anima a hablar sobre temas importantes para ellos, como la educación, derecho al voto, la salud y los derechos de los inmigrantes. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.