Disco, Cavernícolas y Carne

por Rob English

¿Es cierto que nada desaparece por completo?

La furia de los clubes nocturnos Disco ha concluido su curso, pero algunas personas aún tocan los álbumes de Donna Summer y bailan al ritmo de la música Disco. Algunas personas modernas prefieren vivir en cuevas o chozas de barro, y aunque Chevrolet dejó de producir automóviles Corvair en 1969, algunos aficionados todavía los conducen en las calles de la ciudad. Incluso se siguen comprando, vendiendo y utilizando látigos de carruaje para motivar a los caballos de tiro. Probablemente pueda pensar en otros ejemplos de cosas que no desaparecen por completo.

Y, ¿qué es lo próximo que va a desaparecer casi por completo? ¡Carne! Quiero decir, carne de animales.

Hay una nueva industria que fabrica carne hoy en día sin sacrificar ningún animal. El producto es carne real, cultivada a partir de células extraídas de un animal ileso y convertida en “carne cultivada”, “carne limpia”, “carne pura”; hay muchos nombres para ello. Todos los días las diversas empresas que fabrican esta carne hacen que el producto sepa a carne sacrificada, que se mastique como carne sacrificada y que se sienta en la boca como carne sacrificada.

Todos esos criterios hacen que la carne cultivada sea tan deseable como la carne sacrificada, pero la razón principal por la que la nueva carne eliminará la carne sacrificada es económica.

Piénselo. Las vacas, los pollos, los corderos y las langostas son muy ineficientes para convertirse en carne industrial. Requieren grandes cantidades de alimentos y agua, y antibióticos, y millones de trabajadores humanos para atenderlos, administrarlos y sacrificarlos. La carne cultivada no requiere casi nada de eso.

Y si una hamburguesa o un muslo de pollo sabe y se siente tan bien en la boca como una hamburguesa o un muslo de vaca o pollo sacrificado, y el precio del producto cultivado es la mitad del precio del producto sacrificado, no hace falta un ingenio económico para saber que la mayoría de las familias optará por comprar el producto cultivado. Esto sucederá pronto y a gran escala.

Mientras se le va saliendo el aire al proverbial globo de los ganaderos y mataderos, los gobiernos subsidiarán el producto sacrificado para aliviar el dolor económico de los productores, pero la masa de ciudadanos hambrientos hablará, como siempre, con sus chequeras; y la carne sacrificada seguirá el camino de Disco, el Corvair y el látigo de carruaje. Veremos el cambio en nuestras vidas.

Rob English es miembro de People for Animal Rights, organización de base en Central New York.

Comuníquese con People for Animal Rights
P.O. Box 3333
Syracuse, NY 13220
(315) 708-4520
email: peopleforanimalrightsofcny@gmail.com
site: https://parcny.org/

Fotos de Jeremy Bishop y Eduardo Romero de pexels

Leave a Reply

Your email address will not be published.