Mi día con Angelo Dundee

No puedo recordar la fecha exacta en la que tuve el placer de conocer a Ángelo Dundee, pero fue en el verano del 2001, en Miami. El Sr. Dundee solía pronunciarlo Mi-a-muh, como muchos de su generación a menudo hacen. En cualquier caso, los dos estábamos de camino a Jamaica (no juntos), cuando lo vi en una de las concesiones en el aeropuerto.

Aunque yo no me considero ni un solicitante de autógrafos, ni alguien que va gaga sobre las celebridades, lo hice sin embargo, lo considero una providencia estar junto a alguien que venero. Después de todo, el Sr. Dundee era el hombre en el boxeo. Se le considera un entrenador legendario, el hombre de corte, gerente, y el devoto fiel al boxeo, que ya ha sido incluido en el Salón de la Fama del Boxeo Internacional en 1992.

Agregando a mi suerte en el fatídico día el Sr. Dundee y yo nos conocimos, nuestro vuelo se retrasó por un par de horas. Yo estaba tan entusiasta como una niña de escuela, dispuestos a compartir palabras con el Sr. Dundee, y escuchar que me regale con las historias de boxeo. Él no decepcionó. Fue interesante, humilde, y alguien a quien que no me molestaría tener como un vecino.

Para las próximas horas, hemos hablado de algunas de nuestras peleas favoritas, luchadores favoritos, sus tácticas y estrategias de formación, y la vida en general. Era como estar con un amigo, pero sin la cerveza. Me lleve con él, y yo diría que él me tomó agradable a mí también. Si no hubiera, desde luego, no me habría dado su dirección en Weston, Florida, junto con su número personal. “Llámame cuando quieras para charlar, Joe. Tal vez tengas una oportunidad de conocer a mi nueva perspectiva”. Recuerdo que dijo. Yo nunca habría abusado del privilegio. Yo sabía que, incluso a los ochenta años de edad, que tenía que haber tenido una agenda muy apretada. Fue alrededor de ese tiempo que había terminado de servir como consultor para la película “Ali”.

La película se convirtió en un tema muy importante de nuestra conversación. Recuerdo que el Sr. Dundee estaba emocionado e impresionado de la capacidad atlética del actor, Will Smith. Me sorprendió oírle decir: “Si este chico (Will Smith) había decidido tomar el boxeo, él hubiera sido muy bueno en eso.” Esto me hizo querer ver representación del Sr. Smith de Muhammad Ali aún más , pero la película aún estaba a meses de ser estrenada en los cines. Todavía era bueno de enterarme de los detalles, sin embargo. Fiel a su palabra, el atletismo del señor Smith era claramente evidente en la pantalla, y la coreografía de la lucha estaba al punto, de tal manera, que yo era la yuxtaposición de las luchas reales a los de la película.

Con todo, tuve un momento memorable y fantástico de hablar con el Sr. Dundee, y por primera vez en mi vida, yo estaba encantado de que nuestro vuelo se retrasó.

Cuando Joe Frazier murió el año pasado, me dolió porque yo crecí viéndolo pelear, y creo que es común sentir un cierto parentesco con una persona, aun cuando nunca lo hubieras conocido. Sin embargo, cuando me enteré de la noticia de que Angelo Dundee había fallecido, me sentí más como si hubiera perdido a un querido amigo, a alguien cuyo número todavía tengo en mi teléfono. Dudo que alguna vez lo elimine. Una imagen de nosotros cuelga en la pared en mi casa, y en el gimnasio de boxeo que entreno a mis boxeadores.

Descansa en paz, Angie. Que vivió una vida larga y encantada.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.