LA CASITA HONRA A NUESTROS VETERANOS HISPANO AMERICANOS

Un silencio lleno de respeto sobrecogió el espacio de la galería mientras la Directora del Centro Cultural La Casita, Tere Paniagua, iniciaba la apertura del Balcón Criollo, la exhibición insigne de La Casita cada otoño. Este año, la muestra rinde tributo a nuestros hombres y mujeres de familias Hispanas que han dedicado su vida al servicio militar en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Más importante aún, la exhibición es un recordatorio de que muchos de estos veteranos viven aquí mismo, en nuestros vecindarios de Syracuse. Los residentes de nuestras comunidades hispanas de Syracuse, junto a estudiantes Hispanos de Syracuse University, miembros de la facultad y ex alumnos, compartieron con orgullo los relatos y testimonios de la vida real que le dan la vida al Balcón Criollo. Esta gran colectiva de objetos llenos de significado tiene un valor sentimental enorme, que incorpora las memorias y el orgullo patrio que habita en el corazón de nuestras comunidades veteranas. Para muchas de estas familias, esos pequeños objetos son lo único que queda de un ser amado que dedicó su vida al servicio de esta nación.

La ceremonia solemne comenzó con la presentación de los Colores, primero los colores de los Estados Unidos y de los POW MIA, seguido por los colores de Puerto Rico. Mas de 100 invitados, muchos de ellos estudiantes de Syracuse University afiliados a La Casita, acompañados por grupos de residentes del Westside y otros vecindarios de la ciudad, se reunieron para honrar a sus veteranos. Por un breve instante, cada uno de los presentes compartió el dolor, el sacrificio y la valentía de nuestros valerosos patriotas y de nuestra larga historia en el servicio militar de los Estados Unidos.

Varios invitados a presentar en la ceremonia conmovieron a la audiencia con sus palabras. Entre ellos, el Padre Jim Matthews de la Iglesia St. Lucy; Ed Cuello, quien dirigió el Comité de Planificación del Mes de la Herencia Hispana en el Condado de Onondaga; Boris Gresely y Daniela López, Presidente y Vice Presidenta de la Asociación de Estudiantes de Syracuse University, y Juanita Pérez Williams del Departamento del Trabajo de NY, quien compartió un mensaje afectivo de parte del Gobernador Andrew Cuomo para nuestra comunidad. El orador principal y homenajeado en esta ocasión, fue el Veterano de Corea y celebrado Borinqueneer del legendario regimiento puertorriqueño de la 65 de Infantería, Eugenio Quevedo. Nacido y criado en Puerto Rico, Quevedo se trasladó a Nueva York en 1946 cuando tenía apenas 20 años. En 1950 fue enlistado y sirvió en Corea hasta el 1956.

El regimiento 65 de Infantería ha sido el único batallón segregado integrado solamente por Hispanos en la historia del Ejército de los Estados Unidos. Al igual que Quevedo, mas de 20,000 puertorriqueños sirvieron en esa unidad. El Balcón Criollo exhibe docenas de fotos históricas de los Borinqueneers como parte de la muestra. Parte de este programa que continua en La Casita, incluyó la presentación del documental premiado titulado Los Borinqueneers, el cual se presentó y luego de la película hubo una conversación con el veterano Eugenio Quevedo y con la cineasta puertorriqueña que investigó el tema por mas de una década, luego produjo y dirigió la película, Noemí Figueroa Soullet.

En el Balcón Criollo reina un espíritu admiración, agradecimiento y vida de comunidad. Los que asisten a ver la exhibición permanecen en silencio, en reconocimiento de las luchas por causa de prejuicios, guerras y destrucción que Eugenio Quevedo y cada Borinqueneer tuvo que superar. El momento más conmovedor es al ver, ya pasada la ceremonia de apertura, la reacción de los visitantes de la galería mientras caminan por la exhibición, observando los rostros y aprendiendo sobre las historias de honor, comunidad y fe que condecoran cada pared de La Casita.

Aunque algunas de esas historias no se conocerán nunca, sabemos que hubo veteranos como Quevedo, que compartieron generosamente sus historias. El Balcón Criollo invita a la comunidad a honrar a sus veteranos y a seguir compartiendo sus historias durante el mes de noviembre. El Archivo de Herencia Cultural, preservado por la Biblioteca de La Casita, se dedica a documentar estas narrativas en formato digital, testimonios de la vida y la historia de nuestras comunidades hispanas de Syracuse y de Nueva York Central.

Tara Elizabeth Schoenborn es estudiante de cuarto año en Syracuse University, con estudios concentrados en Relaciones Publicas y Comunicaciones. Miss Tara dedica trabajo voluntario regularmente al Centro Cultural La Casita, un programa del Colegio de Artes y Ciencias en Syracuse University.

Leave a Reply

Your email address will not be published.