COMER PARA VIVIR

Película revisada por Linda DeStefano
Traducido a Español por Rob English

El grupo Syracuse Vegans Meetup organizó una muestra de la película EATING YOU ALIVE, así que fui a ver de qué se trataba. Esta excelente película me llamó la atención porque incluía muchas historias personales. Varias personas contaron que ellos o un ser querido padecían una enfermedad crónica, algunos incluso hasta el punto de que se les dijera que morirían pronto. La mayoría no recibió consejos útiles de sus médicos, por lo que tuvieron que descubrir por sí mismos que una dieta de alimentos enteros basada en vegetales podría literalmente salvarlos. Esta película fue muy optimista porque tuvo muchos finales felices. Por ejemplo, el médico de un anciano le dijo que moriría en un mes más o menos de cáncer y que el médico no podría ayudarlo. Después de un año con una dieta de alimentos integrales a base de plantas el hombre se recuperó y entró en la oficina del atónito doctor.

Además de estas historias de recuperación, se entrevistó a varios médicos, chefs veganos, un farmacéutico, un actor y otros. Hablaron sobre la falta de educación nutricional en la escuela de medicina, el poder seductor de los anuncios comerciales a favor de alimentos, la escasez de medicina preventiva en los EE. UU. y el poder restaurador de la comida sana. Los chefs proporcionaron algunas recetas.

Un segmento muy breve mostró el horrible abuso de los animales criados para la alimentación. Otro breve segmento contó sobre el daño ambiental causado por la agricultura animal, tal como las emisiones de metano de las vacas.

Para obtener más información, lea HOW NOT TO DIE por Michael Greger, M.D. También es útil probar una nueva forma de comer (o seguir con ella una vez que haya probado) al comer con otros.

Considere unirse al Grupo de Syracuse Vegan Meetup. Póngase en contacto con Marybeth Fishman, mfishman4282@gmail.com o llame al (315) 729-7338. Puede encontrar el grupo en Facebook, Instagram y en el sitio web de Meetup.com.

También comuníquese con Linda DeStefano en People for Animal Rights, P.O. Box 15358, Syracuse 13215-0358, (315) 488-PURR (7877) entre las 8 a.m. y las 10 p.m. o people4animalrightscny@gmail.com o visite nuestro sitio web en peopleforanimalrightgsofcny.org Solicite una muestra de nuestro boletín informativo, nuestro folleto de membresía y / o recetas. También puedo hacer una copia para usted del informe de 16 páginas de Kaiser-Permanente (una gran organización de mantenimiento de la salud) llamado “The Plant-based Diet: A Healthier Way to Eat”. La organización puede ahorrar dinero al prevenir problemas de salud en sus pacientes, así que esto me dice que piensan que una dieta basada en plantas realmente es una buena medicina preventiva.

Alma Gemela e Inteligencia Emocional

Encontrar a Nuestra Alma Gemela Requiere Usar Nuestra Inteligencia Emocional
por Tyrone Dixon
Copyright © Julio 2018
Todos los derechos reservados
Traducido al Español por Nina Vergara

En cuanto a amoríos se refiere a muchos de nosotros se nos dificulta encontrar a nuestra alma gemela. Existen varios puntos para tomar en cuenta cuando se refiere a relaciones románticas o las razones por las cuales dos personas pueden ser o no compatibles. O simplemente el porque no podemos dar con la pareja ideal.

Primeramente, los invito a que piensen en las relaciones románticas como si fuese una ciencia y no un cuento de hadas, ese concepto con la cual muchos crecimos. El cuento infantil donde el “Príncipe azul rescata a su princesa y viven felices para siempre.” No es así?

El amor verdadero consiste en establecer una conexión profunda con tu pareja a través de la estabilidad del día a día, lo cual requiere la plena confianza de ambos y el saber que se pueden expresar libres de venganzas o prejuicios.

Haz comenzado a ver la razón por la cual deberías ver las relaciones como una ciencia y no como un cuento de hadas? Si todavía no estás convencido, te ofrezco este dato; el cincuenta por ciento de las veces que pensamos que estamos listos para recibir a nuestra alma gemela en nuestras vidas, no nos encontramos en las mejores condiciones para dedicarnos a otra persona plenamente (así sea por estar sin trabajo, pasando por dificultades económicas, deprimidos, despechados, etc.).

Después de trabajar con varios clientes y sus experiencias de parejas, puedo ofrecerles una lista de cosas que debemos buscar en nuestra pareja ideal:

1. La Pareja Ideal – Es alguien que haya desarrollado la habilidad de estar con otra persona y mejorarse al mismo tiempo. Una vez sientas que hayas encontrado a la persona ideal, el resto de características en la lista te dejará saber si la relación su puede convertir en una unión mas profunda (tu alma gemela).
2. Madurez – ¿Tiene esa persona la capacidad de responsabilizarse de sus acciones? O ¿siempre está buscando culpar a otras personas o circunstancias?
3. Franco y Honesto – ¿Podemos hablar con esa persona acerca de temas complicados? ¿Nos sentimos cómodos compartiendo nuestros mas profundos secretos con esa persona?
4. Integridad – ¿Tiene sentido lo que hace y dice esa persona?
5. ¿Esa persona nos desafía a tomar ciertos riesgos?
6. Respeta Nuestras Metas – Las metas o sueños del uno no compite con la de su pareja.
7. ¿Esta esa persona dedicada a entendernos? ¿Tiene entendido que tenemos en común? Nos respeta aquellas cualidades que nos hacen diferentes?
8 Aceptación Incondicional – Nos acepta tal y como somos y esta dispuesta a seguir trabajando para crecer tanto individualmente como colectivamente, en pareja.

Los invito a que usen esta lista en su búsqueda de establecer una relación romántica. Les puede servir a los dos a no perder el tiempo, prevenir situaciones estresantes y sobretodo les podría ayudar a evitar una desilusión.

Amor y Paz,

Tyrone Dixon
actualmente trabaja como Profesional Coach Certificado en la Comunidad de Syracuse a través de mi empresa ArozeThrough Concrete Coaching. El nació y se crío en el sur oeste de Syracuse. El completó su Licenciatura en Administración de Empresas en SUNY Buffalo. Es un placer para él trabajar como un “contribuyente de artículos” para CNY Latino, y escribir sobre el tema de Inteligencia Emocional (EI por sus siglas en Inglés). El ama a la Ciudad de Syracuse y cree que la exposición a la Inteligencia Emocional puede ayudar a cambiar la dirección de las personas que viven en algunas de nuestras áreas de “alta pobreza”. ¿Pueden imaginarse cuánto mejor sería nuestra ciudad si a las personas se les enseñará cómo manejar sus sentimientos sin lastimar a alguien? ¿O si pudiéramos enseñar a las personas a ser pro-activas en la identificación de situaciones en las que no se sienten cómodos?

Ciclos de Estigma

Ciclos de Estigma: Como la prohibición pone el uso de drogas y la prostitución aún más peligroso
por Maximilian Eyle

Junio fue el mes de orgullo para la comunidad LGBTQ en los EE.UU, y el tema este año fue “Desafiantemente Diferente”. Representa una oportunidad para luchar contra el estigma sobre las identidades LGBTQ y sus estilos de vida, mientras celebrando la diversidad de expresión personal que existe adentro de la comunidad LGBTQ. Cuando hablamos del estigma en este contexto, normalmente se refiere a una falta de respeto a la sexualidad e identidad del individuo por parte de la familia o la sociedad. Lo que no consideramos tanto es que la manifestación de este estigma causa una reacción en cadena según el individuo lucha en superar el trauma de que su identidad sexual sea ridiculizada o discriminada.

Cuando pensamos de los sitios más representantes de la cultura LGBTQ, las ciudades grandes vienen a la mente. Lugares metropolitanos como La Ciudad de Nueva York sirven como imanes para miembros de la comunidad LGBTQ nacional por la mentalidad más progresiva sobre la sexualidad y la disponibilidad de recursos sociales. El estigma relacionado con estilos de vida LGTBQ en muchas partes de los EE.UU, especialmente en los lugares rurales y en pueblos pequeños, lo hace más difícil a estar cómodo allí.

Cuando esta gente estigmatizada busca una vida nueva en un sitio más tolerante, muchas veces lleva cargas pesadas. Algunos son materiales, como las dificultades de sobrevivir financieramente en una ciudad cara y extraña como Nueva York. Otras cargas son emocional, como las memorias del prejuicio de amigos y familia sobre su identidad. Aunque sea menos discriminación contra gente LGBTQ en un lugar metropolitano como Nueva York, muchos que vienen a una ciudad grande les cuesta sobrevivir financieramente.

Para miembros de la comunidad transgénero, es más difícil ocultar su identidad sexual que para personas gay o lesbianas. Cuando se enfrentan a esta barrera adicional al entrar en la fuerza laboral tradicional alguna gente acude al sexo como medio para sobrevivir. La Encuesta Nacional de la Discriminación Transgénero investigó este tema y otros entre 6,400 adultos transgéneros en los EE.UU entre 2008 y 2009. La investigación descubrió que, “Una mayoría (69.3%) de prostitutos transgéneros reportaron discriminación en el mercado laboral por su identidad sexual.”

Porque la prostitución es ilegal en la mayoría de los EE.UU, hay repercusiones legales y sociales para los que eligen este tipo de trabajo. Para ser un prostituto, tienes que entrar el mercado negro, arriesgar detención, y no tiene el mismo acceso a contracepción, pruebas de ETS, ni otros recursos importantes de salud. También existe estigma para prostitutos heterosexuales, pero es más fuerte para los prostitutos de la comunidad LGBTQ.

Si la persona tiene un antecedente penal de drogas, será casi imposible conseguir trabajo tradicional. Otra vez vemos la influencia dañina de la estigma – esta vez en el contexto del uso de drogas. La Guerra Contra Drogas ha condicionado nuestra sociedad para considerar el uso de drogas como un fallecimiento moral, como los grupos anti-gay dicen que ser LGBTQ es un fallecimiento moral. Nuestro sistema de justicia avanza esta perspectiva al detener y castigar estos individuos – dándoles el estigma inescapable e institucionalizado por un antecedente penal.

Como la prohibición de prostitución se pone más peligroso aún, los aspectos más disfuncionales y destructivos del uso de drogas normalmente son productos de prohibición más que resultados de la droga. Considere el problema de sobredosis – que casi siempre resultan de la inhabilidad de saber el contenido, pureza, o fuerza de lo que está tomando la persona. En los EE.UU, donde casi 65,000 personas se murieron por sobredosis en el 2016, los consumidores de drogas compran sus drogas en el mercado negro. No pueden saber lo que están tomando, y además sus compras apoyan un mercado negro que vale más que $100 billón cada año. En Suiza, donde el gobierno empezó a dar a los adictos de opiáceos acceso a heroína farmacéutica y otros substitutos en un ambiente clínico, su tasa de sobredosis se bajó por 50% y la tasa de infección de VIH se bajó por 65%. También, la tasa de consumidores nuevos se ha bajado. Esta práctica de la reducción de daño pone a los consumidores de drogas en contacto con profesionales médicos sin la presión a cambiar su estilo de vida.

La historia larga de estigmatizar miembros de la comunidad LGBTQ sube la tasa de trauma y abuso. (77% de prostitutos transgéneros sufrió de discriminación durante su juventud después de expresar su identidad transgénero.) La discriminación continuada que acompaña gente transgénera cuando buscan trabajo les esfuerza a buscar alternativas ilegales. También crea problemas i estigma nuevo. Las consecuencias son funestos. La tasa de suicidio intentado de prostitutos transgéneros es más que 60%.

Nuestro sistema legal está legislando moralidad por la criminalización de drogas y prostitución. Eso sirve a exacerbar los peligros potenciales de estos comportamientos por limitar los recursos disponibilidades y aumentar el estigma que sienten los prostitutos y consumidores de drogas. Compasión, no castigación, debe ser la filosofía básica de nuestra política pública. El estigma social y legislado que sienten los consumidores de drogas, prostitutos, miembros de la comunidad LGBTQ, o una combinación de estos grupos, es una carga cruel que tenemos que quitar antes de que podamos esperar ayudar a las personas más en riesgo de nuestras comunidades.

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en Español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió Español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de Inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com

La Olimpiada de los Genios en SUNY Oswego

por Miguel Balbuena

El 13 de Junio serví como juez en la Olimpiada de los Genios, celebrada en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego. La Olimpiada de los Genios es una competencia anual que este año atrajo a más de mil participantes, de más de 70 países pertenecientes a seis continentes, la mayor parte de quienes presentaron proyectos en seis categorías amplias: negocios, robótica, ciencia, artes visuales, música y escritura creativa.

A fin de precisar su área de solicitud a esta olimpiada, los estudiantes que sometieron propuestas debieron ser conscientes que la mayoría de estas categorías tenían subdivisiones. Por ejemplo, la categoría de negocios se dividía en empresariado y responsabilidad social; categoría de ciencia en calidad ambiental, ecología y biodiversidad, recursos y energía, ecología humana, e innovación; la categoría de arte visual en fotografía, cortometraje, diseño de afiches, e ilustración satírica, y; la categoría de música en actuación en solo, actuación en grupo, y cantante, y; la categoría escritura creativa en cuentos cortos, ensayos y poesía.

Debido a mi sólida experiencia como hombre del Renacimiento, es decir, un polímata u omnívoro, cumplía con los criterios de elegibilidad para ser juez en cualesquiera de los campos referidos anteriormente, a excepción de la robótica, sobre la cual no sé nada. Elegí evaluar cortometraje porque fue el campo que sobresalió primero cuando leí la aplicación de juzgado. Pensé que sería divertido ver cómo los actuales estudiantes lograron expresar sus ideas en el formato de video.

Las reglas del concurso decían que estos juegos intelectuales estaban “abiertos a todos los estudiantes internacionales y de EE.UU. que estuvieran estudiando desde el octavo hasta el duodécimo grado (o el equivalente)”, desde los 12 años de edad en adelante. Adicionalmente, estas reglas requerían un supervisor adulto por alumno menor de edad. Finalmente, permitían que los estudiantes trajeren a otros invitados.

Antes de asistir a este programa, nunca había estado en SUNY Oswego. Tengo tres amigos que se graduaron de esta institución de educación superior, pero nunca entraron en detalles sobre sus vidas mientras estudiaban allí. Uno de ellos, mi excoinquilino Joe Niles, me confió que se sentía aislado allí. Ese fue el alcance de mi conocimiento previo sobre SUNY Oswego. De alguna manera, una noción
se había infiltrado en mi cerebro. Fue que esta universidad era una pequeña en un lugar azotado por el viento en la orilla sur del Lago Ontario. Pero, en la fecha de pivote de Junio antes mencionada, tan pronto como puse un pie en su campus, la realidad me golpeó en la cara. A pesar que tenía razón en que estaba junto al lago, resultó que estaba situado en un extenso campus de 690 acres.

Los Juegos Olímpicos se llevaron a cabo en el Centro Marano del Campus, la versión de una instalación de unión estudiantil de la escuela. Este centro es el más grande de los 46 edificios en el campus. Por sí mismo, este edificio en particular era más grande en pies cuadrados que enteras universidades como la Escuela del Hospital Crouse School en Syracuse, por ejemplo.

Las sesiones de evaluación corrieron de las nueve y media de la mañana a las tres y media de la tarde, con sólo una hora de intermedio para pasar de largo prolongadas filas de personas hambrientas para almorzar en el Pabellón de Comidas Cooper. Por lo tanto, el tiempo era muy escaso, lo que significaba que no pude visitar otros edificios, aparte del Centro Marano y el Pabellón Cooper Hall. Además, comenzó a llover fuerte. Tanto el centro como el pabellón me impresionaron por haber sido construidos teniendo en mente practicidad en vez de estética.

Al llegar a mi destino final, encontré puro pandemonio en el Centro Marano. Estaba arremolinado con estudiantes, chaperones, invitados, jueces, personal administrativo y visitantes del público en general, al punto que incluso era difícil caminar por los pasillos. Afortunadamente, llegué indemne a la arena deportiva en el centro, donde tuve que registrarme y recoger los formularios de juzgado y las pautas, así como mi credencial como juez, la que me permitirá meterme al frente de la fila para el almuerzo de cortesía en virtud que tenía que apresurarme a volver para participar en la sesión de exhibición de la película de la tarde. Pero hubo una confusión. La empleada encargada me había dado los formularios de ciencia en lugar de los de cortometraje. Finalmente, el miembro del personal me dijo que fuera al auditorio arriba para recuperar los formularios correctos.

Sin duda fue un alto honor para mí haber podido ver y valorar películas de países tan diversos como Albania, Kenia, Kirguistán y Vietnam. Pero, al mismo tiempo, fue una experiencia agitada ya que los aproximadamente 50 videos de ocho minutos de duración cada uno funcionaron a un ritmo vertiginoso con sólo unos segundos de pausa entre ellos.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

Mi Niño

UN MOMENTO DE REFLEXIÓN
por Lilia M. Fiallo

¿Cuántas veces le ha dicho que lo quiere? Nunca, ¡no me nace decirle!; pensaba decírselo; alguna vez.

¿Aún lo piensa? Este es el momento para abrir su corazón, dígale: “Te quiero mucho”. Y frases como: “eres un ser maravilloso; vas a ser una gran persona; todo lo que haces tiene un gran significado para mí, para tu padre y para todos, porque cada día lo haces mejor; sigue siempre por el camino correcto; aquí estoy cuando me necesites; ¿qué te pasa, por qué estás triste?, confía en mí que soy tu madre; cualquier duda o pregunta, dímela; no permitas que alguien ajeno a mí, te tome siquiera de la mano; no aceptes que alguien te acaricie; no atiendas a nadie en la calle; no recibas nada de nadie; no cuentes tu vida privada a nadie; no tomes nada que no sea tuyo; cuando vayamos de compras o de paseo, mira pero deja las cosas en su lugar; camina con energía; si alguien en la calle, te llama por tu nombre, ignóralo, y recuerda siempre que te quiero”. Como un jarabe, por cucharaditas, enséñele poco a poco las precauciones, riesgos y cuidados que hay que tener fuera de casa.

¡Ah!, enséñele los números: uno, dos, tres, cuatro…, hasta llegar a diez. Los números van avanzando en orden, ¿verdad? Así como se suben las escaleras para llegar al último piso, partiendo desde el primer escalón, luego el segundo, sigue el tercero y así sucesivamente hasta llegar arriba, así mismo la vida, con el correr del tiempo y de la forma más natural y sin necesidad de recurrir a desconocidos para resolver incógnitas, le dará a su hijo todas las respuestas a las preguntas que tenga él almacenadas en su cabeza.

En menor grado, los animales irracionales se comunican y tienen una organización propia, es verdad. Un perro por ejemplo, no nació viejo para retroceder a cachorro. Es cachorro, crecerá, y como todo a su momento, llegará a ser un perro adulto y tendrá cachorros. El ordenamiento en la vida de los seres vivientes, por lógica, tiene una secuencia. Que los humanos hemos trastornado la creación a otro caso.

¿Dónde quedaron las muñecas, los carros y los peluches para sus hijos, cuando va con ellos al restaurante, de paseo, de compras o al supermercado? ¿Necesita que el niño este callado y distraído? Con estupor he podido ver, criaturas que tienen en sus pequeñas manos un celular.

La tecnología es maravillosa si se toman las respectivas precauciones, pero si nos dejamos llevar por tanto adelanto, nos olvidamos de las graves consecuencias y la realidad. Hay criaturas que dependen de nosotros, y es responsabilidad corregir manías, como por ejemplo, ponerle en las manos un celular a un ser de tan corta edad. Los riesgos a la salud son inmensos y bien lo sabemos. Para que un niño no llore y pueda estar tranquilo en su coche, se le coloca en sus manos un celular. ¿Si los celulares emiten radiaciones de alta peligrosidad para adultos, cómo no será para bebés?

¿Por qué, las mujeres embarazadas no deben usar o estar cerca a los hornos microondas; y deben utilizar los teléfonos celulares, solo para llamadas importantes y cortas, según los profesionales de la salud? La razón salta a la vista y es bien conocida pero también bien ignorada.

La consideración y el respeto hacia un niño por su corta edad o por algún impedimento físico es una cosa, y otra es, consentir situaciones que no le ayudan para nada en el buen desarrollo de su personalidad, y sí propician episodios negativos que repercutirán en su vida. En el caso de Andrés, el tierno niño, noble, fácil de moldear, que a sus tres años fue víctima de una terrible quemadura con agua hirviendo que comprometió parte de su cabeza, cara y cuello, creó en la madre un notable sentimiento de culpa por siempre.

La extrema protección de su madre, la partida temprana de su padre cuando el niño tenía 9 años, y el poco apoyo de sus hermanos mayores, hicieron de él un ser frágil con un futuro débil. Nadie se preocupó porque continuara sus estudios y lo único que hacía a su corta edad, era ayudar aquí y allí en algún oficio. Al llegar a la adultez sin ningún arte ni profesión, trabaja como ayudante de construcción, mientras el vicio por la cerveza lo consume. Es un hombre que creció en un ambiente humilde y sano y a la muerte de su madre, entró en una situación emocional que lo envuelve, su autoestima toca fondo y no hay poder humano que lo saque de ese estado.

¿Por qué, por décadas incontables, ha habido y actualmente hay, tantos jóvenes que aún no tienen 14 años de edad y están internos en reformatorios por cargos criminales?

Los adultos tenemos mucha culpa, porque ignoramos muchas responsabilidades, no les dedicamos tiempo, les damos gusto en todo y consentimos situaciones malsanas. No necesitamos tecnología, ni inteligencia artificial –AI-, para ayudar a construir un mundo espiritual y moralmente mejor.¡Los jóvenes nos necesitan y lo he comprobado!.

Confieso que me da gusto conversar con los niños y jóvenes sobre temas elementales, como una satisfacción personal que me fascina compartir. Me lleno de alegría cuando recuerdo que no ha habido algún pequeño que haya rechazado mi charla y lo que resulta mejor, es que los padres me abordan para que les hable a sus hijos, como si me conocieran, situación ésta que me ha sucedido varias veces.

Un ejemplo de ello fue el Domingo pasado cuando hacía fila en un restaurante y adelante de mí se encontraba un padre de familia con su hijo de aproximadamente 9 años. El señor volteó a mirar para atrás como queriendo encontrar a alguien que lo escuchara ya que se encontraba en una encrucijada, sin saber qué decirle a su niño. La fila era larga por lo que la esposa y su hija estaban mirando las vitrinas de la tienda siguiente. Él se dirigió a mí sonriente y delante del niño me dijo: “imagínese que he llevado a mi niño a ver una película y no vi bien la cartelera y me equivoqué. Nos quedamos hasta el final y mi hijo salió contrariado porque esa no era la película que él quería. Ante ese comentario, pensé por unos segundos y tranquilamente le dije a los dos: “Bueno, en la vida todos nos equivocamos alguna vez”, y dirigiendo mi mirada al niño le dije: “Pero sabe una cosa, usted no se ha dado cuenta el gran tesoro que tiene…, -el chico me miraba expectante-, usted es tan afortunado que ni siquiera lo ha pensado… Sí, mire a su papá, usted tiene la dicha de tener a su padre, la columna de acero a donde usted puede apoyarse, ¿cuántos niños no tienen papá? Mi sobrino perdió a su padre cuando era niño y ni para qué le cuento…, fue terrible. (No tenía sentido contarle más).

Lo grandioso fue que el niño cambió al instante la actitud hacia su padre y me imagino, que tuvo que quedarse pensando.

Antes de dejar a sus hijos tesoros y herencias materiales, dóneles riqueza espiritual, virtudes y valores morales que como un legado, ellos conservarán por siempre.

Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon.

¿Cuál es tu puntaje de ACE?

por Tyrone Dixon
Copyright © Mayo de 2018 Todos los derechos reservados.

Hace unos años asistí a una conferencia con un colega y el tema del fin de semana fue algo llamado “El estudio ACE“. El acrónimo ACE es la abreviatura de Adverse Childhood Experiences (Experiencias adversas en la infancia en Español), y el primer estudio fue realizado en los años 90 por Vincent Felitti y Robert Anda.

Estos dos caballeros diseñaron un cuestionario que consta de 10 categorías de experiencias infantiles adversas, que incluyeron exposición a abuso físico, abuso sexual, negligencia emocional, madre tratada violentamente en el hogar, abuso de sustancias y muchas otras medidas de disfunción en el hogar.

Su idea era crear una correlación entre estar expuesto al trauma / estrés crónico a una edad temprana, y crecer para convertirse en un adulto que tiene inestabilidad mental, es adicto a las drogas, ha intentado suicidarse, es un padre abusivo, etc.

Un ejemplo de una de las preguntas del estudio de ACE sería: “coloque un 1 en esta casilla si vivió en un hogar donde hubo violencia doméstica”. En el primer estudio, el 75% de las personas que completaron el cuestionario eran blancos Ciudadanos de clase media a alta, cuya edad promedio fue de 57 años.

Cuando los números regresaron de las personas que completaron la encuesta, la mayoría tuvieron puntajes de ACE más altos de lo esperado. Felitti y Anda decidieron llevar su estudio a las familias de clase baja para ver si la información que estaban recopilando era realmente correcta.

Lo que descubrieron fue que cuando comenzaron a comparar los puntajes de las personas que no tenían antecedentes de ACE, las personas con puntajes de 4 o más ACE tenían el doble de probabilidades de fumar, siete veces más probabilidades de ser alcohólicos, siete veces más probabilidades de participar en la actividad sexual antes de los 15 años, dos veces más probabilidades de ser diagnosticada con cáncer, tiene una enfermedad cardiaca o hepática. Las puntuaciones de ACE de 6 o más significaron que tenía 30 veces más probabilidades de haber intentado suicidarse más de una vez.

Me gusta hablar sobre las ACE por 2 razones muy específicas:

1. Sé que hay padres que no saben lo que es y el impacto que el trauma tiene en sus hijos durante largos períodos de tiempo.

2. He registrado puntajes de 7 o más cuando participé en los cuestionarios de ACE, lo que significa que debería caer en una o más de las siguientes categorías Alcoholismo y abuso de alcohol, intentos de suicidio, enfermedad hepática, depresión, trastorno mental.

Estoy agradecido de decir que no estoy en ninguna de esas categorías y eso se debe en parte al hecho de que asistí a la conferencia hace unos años y me di cuenta de que existe una correlación muy real entre la forma en que creciste y lo que experimentas hoy en día. Los invito a hacer su investigación independiente sobre el tema ACE, es algo que todos debemos ser pro-activos al tratar.

Paz y amor,

Tyrone Dixon actualmente trabaja como Profesional Coach Certificado en la Comunidad de Syracuse a través de mi empresa ArozeThrough Concrete Coaching. El nació y se crío en el sur oeste de Syracuse. El completó su Licenciatura en Administración de Empresas en SUNY Buffalo. Es un placer para él trabajar como un “contribuyente de artículos” para CNY Latino, y escribir sobre el tema de Inteligencia Emocional (EI por sus siglas en Ingles). El ama a la Ciudad de Syracuse y cree que la exposición a la Inteligencia Emocional puede ayudar a cambiar la dirección de las personas que viven en algunas de nuestras áreas de “alta pobreza”. ¿Pueden imaginarse cuánto mejor sería nuestra ciudad si a las personas se les enseñara cómo manejar sus sentimientos sin lastimar a alguien? ¿O si pudiéramos enseñar a las personas a ser pro-activas en la identificación de situaciones en las que no se sienten cómodos?

Mentiras falsas

UN MOMENTO DE REFLEXIÓN

por Lilia M. Fiallo

Con tantas protestas internacionales relacionadas con el mismo tema: las cuatro babies o felices los cuatro, tenía una tormenta en mi cabeza, y furiosa estaba, pero, ¿por qué, me preguntaba? Anoche decidí revisar mi apreciación y analizar lo que hay dentro de esa clara degradación, y pude ver la certera verdad que encierran esas letras, en una sociedad de doble moral que disimuladamente, ignora y voltea la cara para el otro lado, como queriendo decir con cinismo, ¡qué escándalo!, cuando la realidad está de frente.

Agazapadas las extravagancias, sin leyes que se cumplan, sin guía moral, ni mucho menos que interese a alguna autoridad, cabalga el cinismo con la venda en los ojos, los oídos tapados y la boca sellada.

Si estamos alerta cuidando por los cuatro costados a nuestros hijos, conscientes de que jamás acabamos de conocerlos, y suceden episodios desagradables, qué será, si no estamos atentos y no los enseñamos y dirigimos y no vemos la realidad? La respuesta es atroz.

Pero, qué hacer? Tomar en serio la responsabilidad ante la realidad que nos envuelve, para reclamar el lugar que nos corresponde en la sociedad, ya que por inmadurez, desconocimiento o insensatez, hay niñas, jovencitas y mujeres que corren detrás de personajes públicos, de la farándula, poseedores de riqueza o por gusto, abandonando a su suerte el futuro promisorio, sin medir consecuencias. Con ese agite, sin sentido, establecen relaciones absurdas con conocidos o desconocidos, donde se mezcla licor, drogas y sexo sin control, sin respeto propio, sin dignidad, pasando por encima de la vida, para resultar en un mar de lágrimas con la autoestima bajo cero y quizá, con embarazos no deseados. El despertar sacude el encanto ante la realidad, cuando nos encontramos con opiniones públicas representadas en canciones como: las cuatro babys y/o Felices los cuatro.

Aunque pasen años, lustros o siglos, las leyes de la vida no se pueden alterar y nadie debería pasar por encima de la vida, ya que por lógica, el universo tiene un orden; por tradición, ¡el hombre corteja, pretende, enamora, conquista a una mujer! ¡La mujer siempre será una isla por conquistar!

La mujer es como una joya preciosa cuyo valor depende del lugar en el que ella se posicione. (Autor Jorge Arce)

Complementando lo anterior, en días pasados en la televisión, veía un programa retrogrado, en donde el presentador y su grupo de muchachos jóvenes, se divertían a cuerpo de rey y hacían gala de su dominio. Mientras avanzaba la jornada, apareció una joven sonriente y alegre, bajando las escaleras del escenario donde se llevaba a cabo el espectáculo; vestía un chaleco de color claro, quizá beige, bastante llamativo y una falda oscura, larga hasta los tobillos. Las frases tendenciosas entre bromas y sonrisas, gozaron el momento.

Pasaron los minutos y mientras todos disfrutaban, invitaron a la chica a una prueba, quien gustosa aceptó. Era un reto. Apoyada en su candidez, los jóvenes la tomaron de la mano y la ayudaron a entrar, dentro de una caja de madera, con tapa que tenía dos huecos, en forma de círculo, uno en la parte de arriba y otro abajo, de aproximadamente veinte centímetros de diámetro. En ese recipiente vi que entró la muchacha sonriente y expectante, ignorando lo que le esperaba.

Los minutos pasaban mientras se alargaba el episodio. ¿Cómo se encuentra?, le decían; ella respondía: ¡bien!, ¡bien!, -se notaba un poco nerviosa-. Minutos más adelante: ¿Qué siente?: y ella, un poco agitada:¡como cosquillas, algo que se mueve!; ¡sí, sí, son como animalitos!…De pronto entra en pánico y grita, ¡realmente son unos animalitos!; todos ríen mientras ella sigue gritando. Desesperada, se le escuchó decir: ¡sáquenme de aquí!, ¡sáquenme de aquí! Riendo, los chicos se toman su tiempo, gozan el rato y… Por fin se compadecen.

Levantan la tapa mientras el público a la expectativa, gozaba cada minuto, que quizá para ella, aquel rato resultó eterno, me imagino; ella quería gritar, quería llorar, no sabía qué hacer, mientras se incorporaba; pero para ellos, fue otra hazaña alcanzada contra el género opuesto.

Salió la muchacha de aquel cajón siniestro, transformada, sudorosa y con su cara enrojecida, pero, parece que cae en cuenta donde está; en televisión, que la están grabando, que quizá, mucha gente la está mirando y se controla.

Lo que a mí se me hizo raro, fue creer que habían hecho una magia con su falda, pues cuando se internó en el recipiente, la falda era oscura, y ahora, tenía unos pequeños ramos blancos que se movían como si fuera ella la del movimiento queriendo bailar y pensé, pero, ¿cómo?; parece ansiosa e inquieta, pero, ¿qué pasa?… No me había dado cuenta de la maldad.

No, no eran ramos, ni flores de ninguna especie, eran pequeños ratones blancos… En una jaula pequeña habían traído una cantidad aterradora de estos y los habían arrojado por los orificios de la tapa a la muchacha. Mientras los minutos avanzaban, los ratones recorrieron su cuerpo sin compasión hasta que ella se percata. Es tal el cinismo de uno de los jóvenes, que sonriendo y mirándola a la cara, toma uno de estos que estaba extraviado y se lo acomoda en el pecho, en la mitad del protuberante escote, sin el más mínimo sentido de respeto, ni consideración, mientras ella confundida, no sabía qué hacer.

Uno a uno fueron colocando los blancos animales dentro de la jaula, con una calma asombrosa y acto seguido la muchacha salió corriendo.

Por situaciones así, por miles de millones de criaturas así, incautas e ingenuas o quizá sin rumbo en sus vidas, hay sujetos que confunden y creen tomarse derechos contra todas.

¿Usted sabe, a dónde están sus hijos a ésta hora?...
(Frase de autor desconocido)

Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon.