Mi libro de-ir: “Siete Leyes Espirituales del Éxito”.

por Aixa G. López

¡Atrévete!

Me encanta leer. Siempre me ha encantado la habilidad de aprender sobre las ideas, experiencias, éxitos y desafíos que han pasado otras personas. Me encanta leer libros de no ficción porque me parecen más reales.

A lo largo de los años, he leído muchos libros, pero por alguna razón, hay un libro al que siempre vuelvo, especialmente cuando me siento desequilibrada en mi vida. No, no es la Biblia. Ojalá lo fuera, pero incluso cuando me gusta leer la Biblia, a veces es un poco complicada. Cuando me siento desequilibrada, me gustan las cosas simples y sencillas para aprender.

Compré este libro en 1997 justo antes de mudarme de Puerto Rico al norte del estado de Nueva York. Estaba en una farmacia y vi este libro delgado, pequeño y barato que me llamó la atención. Lo compré y comencé a leerlo. Me gustó la presentación y se lo conté a mi esposo. En ese momento él no era un ávido lector, así que le pregunté si le importaba escucharme leer el libro en voz alta para poder compartir la información con él. Parece extraño, pero estuvo de acuerdo. Noche tras noche nos sentábamos y lo leía en voz alta.

El nombre de este libro es “Las siete leyes espirituales del éxito” de Deepak Chopra. Lo que dice este libro desafió mi vida y mi personalidad de muchas maneras. Soy una persona muy motivada, y crecí creyendo que podía controlar mi presente y mi futuro. Quería que el mundo pensara como yo pensaba, y creía que, porque algo era “lo correcto”, era evidente para todos.

Estas siete leyes a veces no tienen sentido para nosotros (al menos no tenían sentido para mí) porque se basan en ideas y conceptos que no son populares en nuestra sociedad. Conceptos como “Menos esfuerzo”, “Dar”, “Desapego” y “Propósito”. Tengo que admitir que estas leyes fueron muy difíciles de entender y todavía lo son.

Comencemos con la Primera Ley: La Ley de la Potencialidad Pura.

La primera ley es sobre nuestra existencia. Dice que cada una de nuestras acciones se basa en nuestro ego y nuestro ego es nuestra propia imagen. Eso significa que, si pensamos que somos tímidos, nos comportaremos de esa manera. Si creemos que tenemos confianza, así es como actuaremos. Si sientes que eres mejor que los demás, tus acciones se basarán en eso. Eso es bastante obvio. Sin embargo, somos mucho más de lo que pensamos que somos.

Nuestro verdadero yo (no nuestra imagen) es nuestro espíritu, nuestra alma y está completamente libre de nuestro ego (como cuando somos niños). Es inmune a las críticas, no tiene miedo a ningún desafío y no se siente por debajo de nadie. Además, también es humilde y no se siente superior a nadie, porque reconoce que todos los demás son el mismo “Yo”, el mismo espíritu con diferentes disfraces.

Cuando nos sentimos mejor que otra persona porque somos más inteligentes o tenemos más poder o más dinero, ese sentimiento se basa en algo externo. El libro describe esto como poder “basado en objetos”.

Eso es muy interesante porque tan pronto como pierdes ese objeto, ¿quién eres? Si pierdes el dinero o conoces a alguien más inteligente, ¿cómo te sientes? Tremenda lección, ¿verdad?

El silencio es una de las mejores maneras de ponerse en contacto con tu verdadero yo. Estar en silencio y no reaccionar a todo me ha ayudado a meditar sobre lo que mi ego “quiere hacer” versus lo que mi verdadero yo “debería hacer”. Por supuesto, a veces me olvido de esto, especialmente cuando alguien hace algo que no me gusta.

Leí este libro cuando estaba en el proceso de mudarme por primera vez al norte del estado de Nueva York en 1997. En ese momento no estaba trabajando y pasaba mucho tiempo en casa; tiempo para pensar y meditar. Puedo decir que esos años fueron los más felices de mi vida. ¡No teníamos nada!

No éramos dueños de una casa, solo teníamos un automóvil, no teníamos dinero en el banco, vestía ropa y zapatos de tiendas de descuento, nuestras cenas románticas eran ir a comer pizza, y usaba cupones para comprar todo. Bueno, teníamos nuestra verdadera identidad y estábamos encantados. Tengo videos y videos de aquellos tiempos, y puedo ver la potencialidad pura en todos nosotros.

Te invito a leer este libro. ¡A celebrar tu “Verdadero Ser”! ¡Salud!

Aixa G. López, P. E. es Consultora, Desarrollo de Liderazgo, Marketing Digital, Mejora de Procesos Organizacionales residiendo en el área de Elmira, Nueva York. Es una ingeniera industrial analítica de mentalidad estratégica con más de 27 años de experiencia en gestión de operaciones, mejora de procesos organizativos, liderazgo y desarrollo de equipos y marketing digital. Ella ha sido reconocida por mejorar la efectividad y la eficiencia de la organización a través del liderazgo, alineando los procesos de negocios para lograr ahorros de costos y crecimiento de ingresos. Ella es una ingeniera industrial que entró al campo debido a su pasión por arreglar las cosas. Como columnista de CNY Latino, Aixa comparte con los lectores esta pasión y las lecciones que ha aprendido a lo largo del camino.

Deudas Impagables

Un Momento de Reflexión
por Lilia M. Fiallo

Cuando Juanita terminó su carrera, hizo lo que por años traía en su mente, obtener un importante trabajo. Fue así como ingresó al departamento de Análisis y Gestión de Planos y Proyectos del Departamento de Arquitectura, de la casa de gobierno. El buen sueldo que recibía, le permitió ahorrar para iniciar la compra del apartamento que soñaba. Solicitó al banco un préstamo y entregó en hipoteca su propiedad, pagando mensualmente las cuotas asignadas.

Pero como el ser humano, jamás está contento con lo que tiene, sino que siempre quiere más y más; tomó su tarjeta de crédito y compró el carro del año. Las deudas aumentaron, al igual que la responsabilidad. Ella tenía que cumplir con los compromisos que había adquirido, pero rápidamente lo olvidó y siguió copando sus tarjetas de crédito, sin poder dar cumplimiento con el pago oportuno.

El tiempo corría sin piedad, mientras ella se encontraba en una encrucijada sin resolver. Olvidó las enseñanzas aprendidas en casa y las recomendaciones de su mamá: “hija, recuerde siempre de obrar correctamente en la vida, para que el paso de los años le permita levantar la frente con orgullo y caminar con dignidad”.

Sencillamente, esas clases de moral y principios básicos pasaron a un segundo plano. La deuda ante los bancos se incrementó, hasta llegar al punto de negociar para pagar grandes intereses. Finalmente, puso los pies sobre la tierra y lentamente canceló hasta el último peso.

Felipe tenía un proyecto que quería cristalizar. Abrir un restaurante en un sitio privilegiado porque estaba seguro que allí crecería financieramente. Seguro del buen crédito que poseía y la larga trayectoria que traía, se dirigió al banco y le otorgaron un préstamo, que le permitió realizar su anhelo. En tres años, decidió abrir una sucursal cerca de allí y así lo hizo. Como no podía atender personalmente los dos negocios al mismo tiempo, el desempeño de los empleados, se vio reflejado en la calidad del servicio ofrecido a los clientes. ¡La ambición rompe el saco!, dice el refrán.

Tener que pagar el sueldo a los empleados, era su obligación. Cumplir con los diferentes pagos para que los dos restaurantes continuaran funcionando, también, pero no se veía progreso en las ventas y poco a poco todo fue decayendo. Tuvo que cerrar el segundo negocio. Pensó bien y se dedicó por completo a cancelar las obligaciones contraídas, sin tener que poner en riesgo su salud y su tranquilidad.

Contemplando lo expuesto anteriormente, podemos comprender que las deudas materiales se pueden pagar y tarde o temprano, con responsabilidad, todo el mundo queda bien.

Carlos es un piloto militar, retirado. Tiene una hija que representaba para el todo en su vida, era la luz de sus ojos. Todo era para ella. Ella terminó sus estudios universitarios en una de las más prestigiosas universidades del país, recibiendo su título como abogada. Cuando la vida laboral para Carlos terminó, se dedicó a descansar, disfrutando los días en su hermosa casa que compartía con su hija. Carlos fue sufriendo algunos quebrantos de salud, mientras su hija, miraba disimuladamente la situación, y preparando el arsenal que tenía guardado en su cabeza, tomó la pésima decisión de internarlo en un hogar para personas mayores.
Entre los amigos de Carlos, había dos que eran fieles y leales a él, -José y Jaime-, eran antiguos compañeros de trabajo. José llamó a Carlos varias veces, sin obtener respuesta. Jaime hizo lo mismo y se preguntaba, ¿Qué habría podido pasar? No lo pensó más y llamó a José. Él tampoco lograba comunicarse con su amigo Carlos. Se encontraron los dos y decidieron investigar el paradero de su amigo.

¡Lo ubicaron! No lo podían creer, se encontraba en un asilo para ancianos abandonado a su suerte. Estaba como siempre, consciente de sus actos, lúcido y con sus cinco sentidos, con algunos quebrantos de salud, que bien podía sobrellevarlos en casa. Ante eso, Jaime y José, conversaron con él, y lograron sacarlo de allí. Lo llevaron de regreso a su casa. Al llegar a su hogar, la sorpresa y desengaño no podía ser mayor para Carlos. Su vivienda estaba destruida, estaba desocupada y cambiada totalmente.

Entre los 3, iniciaron los trámites correspondientes ante las autoridades y Carlos recuperó su casa y continuó sus actividades. Sobrelleva su vida y asiste actualmente a sus citas médicas. La traición que sufrió, lo hizo reflexionar, y así, dejar de lado a la niña de sus ojos.

Rectifique y piense antes de contraer una deuda espiritual con alguna persona. Recuerde que no hay dinero en el mundo que pueda pagar ese tipo de deudas. Esas deudas del alma, llamadas también heridas incurables, jamás logran cicatrizar.

Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon y si quieres conectar con ella envíale un correo electrónico a lilianim2003@yahoo.com.

Detrás de un gran hombre (Parte 2)…

Un Momento de Reflexión

por Lilia M. Fiallo

Este artículo es una continuación de la pasada edición…

Es tan importante pensar, para decidir qué es lo que se ansía, antes de embarcarse en un cambio de vida, ya que si las cosas no se dan como se soñaron, imposible después, dar marcha atrás y devolver el tiempo. Y lo que es peor, no se pueden borrar las secuelas de una derrota.

Es cuestión de dignidad y de respeto por sí mismo.

El respeto, es un sentimiento de gran valor entre los seres humanos. De éste positivo sentimiento se desprende un cúmulo de factores como la comprensión, paz, armonía, fundamentales en la convivencia, que junto con la inteligencia son la constante en la vida diaria.

¡Prepárese para sobresalir y ser una esposa maravillosa!, dijo el papá a su hija Alein, cuando la sorprendió, conversando animadamente con un jovenzuelo. ¿Qué lejos estaba ella de la realidad, en esas palabras?

Quizá, lo que él quiso decirle, fue:

Estudie, avance y proyéctese hacia un futuro brillante. Quiérase para que pueda valorar lo que tiene actualmente. No arroje su juventud a la basura, pues a tan corta edad, ella no podía atender un hogar y tener una familia.

Con madurez, responsabilidad y aplomo, poniendo los pies sobre la tierra, cada cual, puede decidir proyectar su vida al lado de alguien que merezca su compañía.

Él anhela para su futuro, una mujer con principios morales y valores, inteligente y sobresaliente, que lo acompañe para siempre.

Ciertas normas de urbanidad, no sobran en los momentos actuales. La prudencia, ciertas reglas de etiqueta, glamur y protocolo, para aplicar en público, vale la pena conocerlas. ¿Qué tan Preparada está usted para desfilar al lado de su marido, ante miles de miradas? Uno nunca sabe el futuro, y las vueltas que da la vida, ¿qué tal que mañana, el tiempo la sorprende como esposa de un personaje público sobresaliente?

Nadie nace aprendido. Un asesor de imagen y tomar nota de las reglas que debe seguir para ciertos eventos, por ejemplo, si él no la toma de la mano, no pretenda tomarlo de gancho. Si él camina con los brazos abajo, tranquilo y sereno, y no busca su mano, no intente tomarlo del brazo. Camine tranquila, como si estuviera en su casa.

Es notorio el cambio negativo o positivo que sufre un hombre que compromete su vida. A los ojos de conocidos y desconocidos, no pasa indiferente, ese personaje desaliñado, sin visitar al peluquero, con los zapatos sucios, el dobladillo del pantalón desprendido, el traje sucio y su camisa curtida.

¿Y ella, cómo está? ¡Nada que ver!, parece que estuviera decepcionada de su nueva vida. Luce siempre en pantuflas, con el cabello desarreglado, la ropa que luce, deja mucho qué pensar, con una cara que produce compasión y muchas preguntas.

¿Qué tan importante es decidir, lo que ansiamos en la vida? No se necesita ser rico, ni pobre, con una niñez hermosa o todo lo contrario, no se necesita nada de eso. Se necesita Querernos, valorarnos y respetarnos, y dar lo mejor de nosotros a las personas que nos rodean.

Que su pareja sea mirada y admirada por lo bien que luce. Que sus corazones palpiten de amor, comprensión y paz. Que Dios vea, que detrás de un gran hombre hay una gran mujer: ¡Usted!
Ese es el sentido de la vida, dar lo mejor de nosotros mismos. Si aún lo está pensando, es mejor que siga contemplado una fantástica soltería.

Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon y si quieres conectar con ella envíale un correo electrónico a lilianim2003@yahoo.com.

Los Músculos de los Zancudos

Un Momento De Reflexión
por Lilia M. Fiallo

Cuando Kay va de compras, copa una o dos tarjetas de crédito con la adquisición de prendas que ostentan un precio exorbitante. Entra al almacén A, en busca de una falda cuyo precio es de 99 dólares. Da una vuelta y sale para el almacén B. Allí encuentra una falda similar que se acerca a los 120 dólares. No lo piensa dos veces y la compra. Seguidamente, se acuerda que necesita cambiar los zapatos negros, rojos, azules y marrones que compró el año pasado. Ah, pero recuerda que las zapatillas deportivas que tiene, aunque no lucen gastadas, vale la pena reemplazarlas por el nuevo estilo que vio días atrás, y en esta salida las comprará.

Llega al almacén de calzado más famoso del sector, y después de tres horas, sale cargada de paquetes, para guardarlos en su carro. Regresa para seguir caminando, en busca de cubrir más antojos. Las zapatillas, tres blusas y cuatro carteras de marca, más lo anterior, llenan el baúl del carro. Los tiquetes de compra los lleva cuidadosamente para mostrarlos a sus amigas y para que ellas vean que ella tiene dinero. Igual hace Brye, él tampoco mide los antojos.

¡A ella le gusta alardear, tiene ínfulas de grandeza!, su esposo no lo niega, ella es así. Con techo, comida y ropa, aún no se siente realizada, le falta algo… Continúa año tras año, dentro de una cápsula, aparentando ante el mundo exterior una vida boyante.

¿Cuántas Kay y cuántos Brye, andan por ahí, ausentes de ellos mismos, sin adentrar en su propio ser? Quizá, cuando llegan a casa y descargan los paquetes, sienten un vacío tan grande en su interior, que no lo llenan con miles de paquetes cargados de bienes materiales.

Y es que es una realidad latente; el hombre día a día se preocupa por la búsqueda insaciable de poder y de dinero, lejos de lo esencial: su estado espiritual, su grandeza divina tan olvidada y marchita, sus grandes tesoros del alma, que dejó, empolvados en el viejo sótano. Su debilidad por ser autentico, es tan fuerte como los músculos de los zancudos…

Vamos por la vida ajenos a la realidad: Nosotros mismos. Y es que no vivimos individualmente la verdad que nos corresponde; a veces nos inclinamos por lo vacío, por lo negativo, lo malo, lo que no sirve.
Debemos sintonizar la mente, hacia lo positivo; desde que despertamos hasta que nos acostamos, iniciando el día con la presencia de Dios, y al anochecer, dándole gracias por todo lo acontecido hasta ese momento.

Qué fácil nos seguimos engañando, viviendo en un sub-realismo de bienes y apariencias ante el mundo exterior, y quizá, ese mundo exterior, ni siquiera se ha dado cuenta de nuestra presencia. Si adentráramos en nuestro interior, haciendo caso omiso a lo que no sirve, o hace daño, otro será el horizonte en la vida.

El cuerpo que Dios nos dio, por respeto y dignidad, todo ser humano tiene el deber moral de cuidarlo y no atentar contra el de ninguna forma. Propiciar transformaciones y cambios insólitos en el cuerpo por no aceptarnos como somos, puede traer consecuencias funestas. Al perder la salud, conscientemente, se pierde un inmenso tesoro difícil de recuperar.

En lugar de preocuparnos por tantas banalidades, apariencias y cosas materiales, vale la pena adentrar en nosotros mismos para conocernos y reconocer, qué también estamos haciendo la tarea.


Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon y si quieres conectar con ella envíale un correo electrónico a lilianim2003@yahoo.com.

¿De Hoy para Mañana?

Un Momento de Reflexión
por Lilia M. Fiallo

Samanta permanecía en un estado de letargo, que cada día más, parecía una roca inamovible, comiendo sin control todo lo que quería y se agudizaba su ansiedad, en los días en que trabajaba por noche. Como su actividad laboral no le exigía ejercicio, permanecía en una quietud casi que absoluta por lo que su peso aumentaba y el uniforme por momentos parecía encogido.

Pasaban las navidades como si fuera un mes más de olvido, sucumbiendo en la más profunda de las soledades, la que se confabuló con su autoestima que poco a poco hacían de ella, un robot caminando.

En otro punto del planeta estaba Janeth con el mismo problema. Se levantaba muy de mañana para llegar a tiempo a la oficina, sitio en donde permanecía sentada 8 horas, dando cortos pasos a su alrededor, hasta la hora del almuerzo, tiempo para seguir descansando, pues del lugar de trabajo, no se movía, continuando así hasta terminar la jornada laboral.

Corriendo los años que, como un verdugo, reflejan el inexorable paso del tiempo en los seres vivientes, haciéndose notorio el abandono en los seres humanos. Su cabello largo y descompuesto, completaba una figura poco atractiva.
Por lo general, cuando una persona sobrepasa su peso ideal, pareciera que se encogiera debido a su gordura, entonces se ve pequeña. No solamente eso, su salud se va deteriorando.

Una frase muy contundente que escuché y que me impresionó muchísimo fue: “El gordo llama más gordo”.

Entonces, a medida que la persona va comiendo, se va engordando y ese gordo es una masa que se va cultivando, llamando más gordo.

Y es que la prohibición es causa del apetito, dicen; y es real, porque a los ojos de la gran mayoría de personas llama mucho la atención, los pasteles, el chocolate, los caramelos, los helados, postres y todo lo de panadería y pastelería.

Es como los medicamentos; a la gran mayoría de personas, no les gusta los medicamentos porque saben feo, pero si les gusta el licor que también sabe feo y por momentos quema la garganta, pero eso no importa.

Es la incomprensión de los seres humanos, comemos todo lo que nos hace daño y preguntamos, por qué estamos enfermos. Los seres irracionales en cambio, nos enseñan a comer una comida bien balanceada; las vacas, por ejemplo, comen hierba y toman agua siempre. Pero alguien dijo: “¡De todas formas nos tenemos que morir!”. Sí es verdad, pero con lo corta que es la vida, ¿por qué no vivirla, con salud, tranquilos y en paz?

En un programa en la televisión no hace mucho tiempo, hablaban de éste tema que es bien alarmante y hacían alusión, de que si los padres estaban con sobrepeso, no se detenían a pensar en sus hijos y permitían sin la más mínima objeción, que los niños también, comieran alimentos nada saludables y presentaron a una pareja con su hija de aproximadamente siete años, que entre los tres sumaban 457 libras, por lo que la presentadora dijo: “¡Uno no se engorda de hoy para mañana!”.

Increíblemente, después de tantos años, en su cumpleaños número 37, Samanta tomó la decisión de parar de comer alimentos chatarra y para Diciembre del año pasado lucía esbelta y saludable.

Janeth en cambio, después de una y varias dietas, la sorprendió Diciembre comiendo todas las delicias de la temporada, prometiéndose que a partir de Enero de éste año, pondría fin a ese juego nada saludable.

¿Tomar agua? ¡No me gusta! Es un antídoto contra el hambre. Una taza caliente en la mañana, con un poco de limón es de gran beneficio para el organismo.

Hace tiempo que escuché; dos o tres tazas de agua caliente con limón antes de cada comida, no permite el sobrepeso, ¡así que manos a la obra y a conservar la salud!

Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon.

¿Que propósitos tiene para este Nuevo Año?

Un Momento De Reflexión
por Lilia M. Fiallo

Partiendo del principio de que nada es eterno, de que estamos en este mundo por una razón y que tenemos una misión que debemos cumplir a cabalidad, se ha preguntado, ¿qué bien está haciendo su tarea?

Este nuevo año no puede ser la continuación de una rutina como si se tratara de vivir porque toca, sin trazarse metas, sin fijar una fecha para alcanzar un objetivo, sin pensar en usted y lo importante que es usted, como ser humano y como persona.

Cuando tomo mi desayuno de carrera para ir a la oficina, si no alcanza el tiempo para tomarlo completo, me voy pensando en la mitad del café y el trozo de pan que quedó sobre la mesa; la mente me envuelve toda la mañana.

Dejarnos llevar por el poder de la mente para todo lo bueno, nos puede llevar al éxito y al progreso en la vida, pero si la utilizamos negativamente, nada bueno conseguiremos.

Partiendo de esta lógica, deténgase a pensar en un cambio mental en su vida a partir de ya para que al final del año, recoja los frutos de sus sueños.

Saque fuera de su mente, los pensamientos mediocres y la rutina en su diario vivir. Hoy tiene que trazar metas, poner fechas fijas para alcanzar un proyecto. Ahorrar una cantidad de dinero semanal o mensual en un sitio privado y seguro, para llegar a ese día que fijó y cristalizar su idea, pensando siempre en un mañana mejor. Las situaciones inesperadas, los momentos difíciles, los percances y la salud, nunca dan espera para ahorrar; si no cuenta ya con el dinero, no va a resolver un caos en un minuto. Nadie le va a prestar X cantidad de dinero, porque esa X cantidad de dinero no va a ser fácil reunirla de la noche a la mañana para devolverla.

Por siempre han existido personas que una vez empezaron con pequeños ahorros algún propósito; constituir una empresa, alquilar un local para vender alimentos, comprar una bicicleta para repartir correspondencia, adquirir una motocicleta para hacer servicio de mensajería o tantas ideas más, y hoy son grandes empresarios llenos de satisfacciones y sueños logrados.

Llevar los sueños a la realidad, no se consigue en un día. Habrá sudor, dificultades, esfuerzo, dedicación, fuerza de voluntad y responsabilidad, pero se logran los objetivos en la vida. Podrá haber seres que en un día lograron todo, porque lo heredaron, por negocios ilícitos, por medios turbios o por cualquier astucia utilizada, pero como todo lo fácil, dudoso y riesgoso no tiene esencia, pues lo que llega fácil, fácil se va y tampoco tiene lo principal, paz y tranquilidad en el alma, para sentarse a disfrutar, los logros obtenidos con esfuerzo, sudor y lágrimas.

Las manos ajadas que impulsaron el éxito, la mente reposada y el camino despejado que se ha recorrido en la vida para cristalizar los proyectos que una vez se veían lejanos, son los testigos claves que necesita una persona para respirar con alegría cada instante de su vida.

Por ley natural, solo se nace y solo se tiene que morir, y las decisiones correctas o equivocadas que se tomen, son responsabilidad propia, por lo que nadie responde por otro. Para alcanzar los objetivos que se quieren, resulta satisfactorio, brillar con luz propia, avanzar sin codear a nadie, sin recostarse sobre nadie. ¡Eso es vida!

Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon.

Sanar el espíritu-Mi experiencia en un Temascal

por David Alfredo Paulino

Los mentores tienen una extraña habilidad para sentir nuestro estado de ser. Tal vez lo proyectemos más abiertamente de lo que queremos admitir. En mi caso, mi mentor, Armando, dejó una publicación en mi muro de Facebook, diciéndome que siempre sería bienvenido en su casa. Cuando vi el mensaje, me recordé de nuestras innumerables conversaciones sobre lo hermoso que era México. Esos recuerdos me impulsaron a acercarme y preguntarle cuándo podría visitarlo. Además, sentí que necesitaba salir de la ciudad de Nueva York por un tiempo. Físicamente necesitaba un respiro pero, lo que es más importante, mi alma necesitaba descansar. Con el historial de Armando, sabía que tendría que salir de mi zona de confort; chico tenía razón.

Estaba nervioso abordando el avión, principalmente porque Armando había enviado una lista de expectativas que tenía para sí mismo, una de esas expectativas era que quería crear un espacio donde yo tuviera sueños intensos durante mi estadía. La noche anterior a mi vuelo, tuve un sueño con mi primo, quien había fallecido hacía tres años. Me hizo pensar dos veces antes de seguir adelante con el viaje, pero no podía dejar que eso me retuviera mientras trato de ser un hombre de palabra.

Tan pronto como llegué a la Ciudad de México, compré un boleto para su ciudad llamada Tepoztlán, que se conoce como el lugar de nacimiento del dios serpiente Quetzalcóatl. Me recogió en la parada del autobús. Estaba tan feliz como lo recordaba, con una sonrisa cálida y un corazón aún más cálido. El espíritu de Armando nunca deja de sorprenderme. Me subí a su auto y él comenzó a mostrarme Tepoztlán y fue maravilloso decir lo menos. La ciudad está situada en el corazón del valle de Tepoztlán con el santuario del Tepozteco, dedicado al dios del pulque Tepoztecatl. Me asombré tan pronto como vi que la ciudad y las montañas servían de telón de fondo a un lugar ya mágico. Llegamos a su casa de dos pisos y, en cuanto abrió la puerta, se dirigió directamente al estante para vinos y comenzó a servirme una taza para mí y una para él. Después de tres horas de beber y ponernos al día, decidimos pasar la noche, él me llevó a mi habitación y me dijo: “mañana tenemos un largo día, tenemos un ritual al que ir … ¿quieres participar? “Inmediatamente dije” por supuesto! “.

Fue alrededor de las 9:00 de la mañana cuando me desperté con un golpe en mi puerta: “David, hay café abajo, prepárate para que podamos salir”. Me levanté, me lavé los dientes, me di una ducha, bebí café y luego subimos a su auto y nos dirigimos a un pueblo llamado San Andrés donde se llevaría a cabo el ritual. Me dijo cosas mínimas sobre el ritual, que sudaría profusamente y que sería difícil para mi cuerpo y mi capacidad para soportar un ambiente extremo. Llegamos a la casa de nuestro guía espiritual, hablamos y comimos uno de los pasteles más deliciosos que he comido, un tamal hecho de piña. ¡Me enamoré de eso!. Después de que comimos, el guía nos dijo que tomáramos trozos de la capa exterior del tamal, que es como el heno, y que hiciéramos nudos. Los nudos representan cualquier cosa negativa que las personas que amamos nos hayan dicho y nos hayan hecho. Aunque podrían no haberlo hecho por maldad; todavía tuvo un impacto en nosotros. Después de eso, la seguimos hasta un fuego cercano que estaba calentando una pila de roca volcánica. Habíamos llegado al Temazcal. Un temazcal es un tipo de alojamiento de sudor utilizado por muchas tribus indígenas prehispánicas de Mesoamérica. Fue utilizado como un lugar para curar a los enfermos y para que las mujeres den a luz también. Ahora se usa principalmente como un lugar para limpiar la mente, el cuerpo y el espíritu. Para poder entrar al Temazcal necesitábamos arrojar nuestras pajitas al fuego y caminar alrededor del fuego. Después de eso, sopló incienso por todo nuestro cuerpo antes de entrar al Temazcal. Poco sabía que un Temazcal sería justo lo que mi cuerpo necesitaba.

Cuando entramos nos dirigieron a una lona en el piso para que nos sentábamos. Estábamos creando un círculo alrededor de un pequeño agujero en el suelo donde se colocaría la roca volcánica. Una vez que estuvimos todos sentados, el guía comenzó presentándose y nos indicó que nos presentamos y explicamos por qué estábamos allí. Fue bueno que no fuera el primero, ya que necesitaba tiempo para preparar mi español. Una vez que fue mi turno, declaré quién era yo y que estaba aquí para curar mis traumas y descubrirlos al mismo tiempo. El ritual tenía 4 fases, cada una dedicada a una de las direcciones de la Tierra, norte, sur, este y oeste. Empecé a reflexionar con la fase norte, ya podía sentir que el espacio comenzaba a crecer. Todos estábamos concentrados en nuestras respiraciones, nuestros cantos y el canto. Con cada nueva fase, continuamos enfocándonos en nuestras respiraciones, nuestros cantos y nuestros cantos con el calor cada vez más intenso y, por lo tanto, empujando nuestros cuerpos más y más. Cuando llegamos a la última fase, yo estaba hecho un desastre, a este punto me acosté por lo incómodo que estaba y empecé a perder la sensación de mis manos. Después de nuestra última sesión, le pregunté a la guía al respecto y ella me dijo: “No tiene ningún objetivo que comprender, no está intentando nunca dedicarse por completo a una sola cosa”. Una vez que tengas un objetivo y una dirección, estarás donde quieres estar. Escuché en silencio tratando de absorber todo lo que decía. Cuando terminamos el ritual, nos dirigimos afuera para rociarnos con agua fría.

El agua fría se sintió realmente bien, mi cuerpo todavía estaba afectado por la experiencia, me sentía ligero y letárgico. Había comida preparada, así que comenzamos a comer y a conocer a los demás que participaron en el ritual. Después de que nos fuimos y regresamos a casa, decidimos descansar debido al efecto del Temazcal. Dormí profundamente y mi cuerpo se sentía muy bien. Armando y yo hablamos sobre nuestras experiencias y lo que me dijo el guía. Le dije que me fui con una mente más clara de lo que tengo que hacer. Me preguntó qué era y le dije que preferiría no decirlo todavía.

Mi viaje a México fue mágico y siempre lo recordaré. La belleza y la rica historia de México eran simplemente encantadoras y me dejaron con muchas ganas de ver mucho más. Regresaré a México y me encantaría experimentar más, me enseñó muchas cosas, sobre todo aprendí sobre la paciencia y la resistencia. La ansiedad que sentí se levantó debido a lo que aprendí durante mi viaje. Aliento a otros a que visiten un nuevo lugar por su cuenta, nunca se sabe lo que puede aprender sobre sí mismo.

Mi nombre es David Alfredo Paulino. Me gradué de SUNY Cortland. Mi mayor fue Estudios Internacionales con una concentración en Sistema Político Global y mis concentración secundarias son Antropología, Estudios de Latinoamérica, Asia, y el Medio Oeste. Nací en Manhattan, NYC, pero vivo en el Bronx con mi mamá, mi pequeña hermana y mi padrastro. Aunque nací aquí, las mayores de mis mas profundas memorias vienen de mis visitas frecuentes a la República Dominicana, y siempre estando allí. Yo aun me quede allí por todo un año. Debido a mis frecuentes idas y vueltas, me críe amando esa atmósfera y a veces la añoro mas que la misma ciudad de NY.