La Olimpiada de los Genios en SUNY Oswego

por Miguel Balbuena

El 13 de Junio serví como juez en la Olimpiada de los Genios, celebrada en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego. La Olimpiada de los Genios es una competencia anual que este año atrajo a más de mil participantes, de más de 70 países pertenecientes a seis continentes, la mayor parte de quienes presentaron proyectos en seis categorías amplias: negocios, robótica, ciencia, artes visuales, música y escritura creativa.

A fin de precisar su área de solicitud a esta olimpiada, los estudiantes que sometieron propuestas debieron ser conscientes que la mayoría de estas categorías tenían subdivisiones. Por ejemplo, la categoría de negocios se dividía en empresariado y responsabilidad social; categoría de ciencia en calidad ambiental, ecología y biodiversidad, recursos y energía, ecología humana, e innovación; la categoría de arte visual en fotografía, cortometraje, diseño de afiches, e ilustración satírica, y; la categoría de música en actuación en solo, actuación en grupo, y cantante, y; la categoría escritura creativa en cuentos cortos, ensayos y poesía.

Debido a mi sólida experiencia como hombre del Renacimiento, es decir, un polímata u omnívoro, cumplía con los criterios de elegibilidad para ser juez en cualesquiera de los campos referidos anteriormente, a excepción de la robótica, sobre la cual no sé nada. Elegí evaluar cortometraje porque fue el campo que sobresalió primero cuando leí la aplicación de juzgado. Pensé que sería divertido ver cómo los actuales estudiantes lograron expresar sus ideas en el formato de video.

Las reglas del concurso decían que estos juegos intelectuales estaban “abiertos a todos los estudiantes internacionales y de EE.UU. que estuvieran estudiando desde el octavo hasta el duodécimo grado (o el equivalente)”, desde los 12 años de edad en adelante. Adicionalmente, estas reglas requerían un supervisor adulto por alumno menor de edad. Finalmente, permitían que los estudiantes trajeren a otros invitados.

Antes de asistir a este programa, nunca había estado en SUNY Oswego. Tengo tres amigos que se graduaron de esta institución de educación superior, pero nunca entraron en detalles sobre sus vidas mientras estudiaban allí. Uno de ellos, mi excoinquilino Joe Niles, me confió que se sentía aislado allí. Ese fue el alcance de mi conocimiento previo sobre SUNY Oswego. De alguna manera, una noción
se había infiltrado en mi cerebro. Fue que esta universidad era una pequeña en un lugar azotado por el viento en la orilla sur del Lago Ontario. Pero, en la fecha de pivote de Junio antes mencionada, tan pronto como puse un pie en su campus, la realidad me golpeó en la cara. A pesar que tenía razón en que estaba junto al lago, resultó que estaba situado en un extenso campus de 690 acres.

Los Juegos Olímpicos se llevaron a cabo en el Centro Marano del Campus, la versión de una instalación de unión estudiantil de la escuela. Este centro es el más grande de los 46 edificios en el campus. Por sí mismo, este edificio en particular era más grande en pies cuadrados que enteras universidades como la Escuela del Hospital Crouse School en Syracuse, por ejemplo.

Las sesiones de evaluación corrieron de las nueve y media de la mañana a las tres y media de la tarde, con sólo una hora de intermedio para pasar de largo prolongadas filas de personas hambrientas para almorzar en el Pabellón de Comidas Cooper. Por lo tanto, el tiempo era muy escaso, lo que significaba que no pude visitar otros edificios, aparte del Centro Marano y el Pabellón Cooper Hall. Además, comenzó a llover fuerte. Tanto el centro como el pabellón me impresionaron por haber sido construidos teniendo en mente practicidad en vez de estética.

Al llegar a mi destino final, encontré puro pandemonio en el Centro Marano. Estaba arremolinado con estudiantes, chaperones, invitados, jueces, personal administrativo y visitantes del público en general, al punto que incluso era difícil caminar por los pasillos. Afortunadamente, llegué indemne a la arena deportiva en el centro, donde tuve que registrarme y recoger los formularios de juzgado y las pautas, así como mi credencial como juez, la que me permitirá meterme al frente de la fila para el almuerzo de cortesía en virtud que tenía que apresurarme a volver para participar en la sesión de exhibición de la película de la tarde. Pero hubo una confusión. La empleada encargada me había dado los formularios de ciencia en lugar de los de cortometraje. Finalmente, el miembro del personal me dijo que fuera al auditorio arriba para recuperar los formularios correctos.

Sin duda fue un alto honor para mí haber podido ver y valorar películas de países tan diversos como Albania, Kenia, Kirguistán y Vietnam. Pero, al mismo tiempo, fue una experiencia agitada ya que los aproximadamente 50 videos de ocho minutos de duración cada uno funcionaron a un ritmo vertiginoso con sólo unos segundos de pausa entre ellos.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

La Reina del Mariachi Prepara Nuevo Disco

por Katherine Glen

¡Si alguien disfruta de cantar música ranchera esa es LA REINA DEL MARIACHI, Katherine Glen nombre que le bautizo su publico por muchos años! Una artista nacida en los Estados Unidos que interpreta sus temas para Latinos y Neoyorquinos por igual. Artista con mucho Carisma que llena las audiencias con espectáculos a casa llena! La también escritora, quien ha publicado 10 libros de poesía, reveló detalles de la preparación de su próximo disco.

“Son 6 canciones que escribí con mucho amor para todos mis fans. Las grabé en un estudio musical donde también grabaron muchas celebridades como Mariah Carey y artistas de la talla de Sony Music”, explicó. De padres colombianos, la ‘Reina del Mariachi’ se enamoró de la música vernácula desde que era pequeña, cuando su madre compró un disco de este género y decidió cambiar el vallenato y la salsa, por las rolas de Lola Beltrán, Juan Gabriel y Ana Gabriel.

“La primera canción que está en mi disco de canciones inéditas se titula “La Reina del Mariachi” y luego le siguen, “Cuanto Te Extraño”, “Baby Besitos”, “Tu Jugaste con mi amor”, “Quiero Saber” y “Como una Paloma”. Son los temas que escribí hace muchos a niños atrás y que cuentan una historia. He cantado muchas canciones en el género de Mariachi, pero para mi, estas canciones han sido las mas difíciles de interpretar”, dijo la estrella.

“El primer año que concursé en el Primer Festival del Mariachi de Univisión, al lado del Mariachi Vargas y en el que Ana Bárbara era juez, fue con ese tema y quedé entre los primeros seis finalistas”, La Única Ganadora en El estado de Nueva York agregó. ¡Tengo muchas Canciones escritas, ya que me gusta escribir y cada día me inspiro más!

Además, agradeció a los Mexicanos el apoyo que le han brindado durante su carrera.

“Mis seguidores son sobretodo Mexicanos, pero tengo fans de todo el mundo, aunque estoy especialmente agradecida con la comunidad mexicana porque durante toda mi carrera me han abierto las puertas”, aseveró.

La próxima semana se presentará en un programa de la Cadena Telemundo y después emprenderá su gira promocional.

“Tengo planeada la promoción del disco en California, Miami, México y Colombia; en radio y televisión”, concluyó Glen, quien ha abierto conciertos para Juanes, Shakira, Marco Antonio Solís y muchos mas!

Encuéntrala en youtube; La Reina Del Mariachi y en google play, iTunes Mazon y todas las plataformas digitales o puede ir a su sitio web en www.La-Reina-Del-Mariachi.com.

“La Madrileñita”

por Ana María Ruimonte
www.ruimonte.us
www.owlsong.com
No fue una coincidencia que mi marido y yo viajáramos en Febrero a Savannah, la ciudad de “Forrest Gump” y “Midnight in the garden of Good and Evil” de John Berendt, para asistir a un Congreso de Copyright en las Artes.

Savannah es una bella y misteriosa ciudad. Me senté en un banco de la plaza llamada Chippewa Park y me sentí como si me hubiera despertado en el siglo XVIII. Las calles del centro histórico estaban muy poco transitadas. Caminando, llegué a un parque que era un cementerio. Había algunas personas sentadas en bancos. Otras, paseaban a su perrito. Lápidas y esquelas contaban quiénes eran los personajes más ilustres de la ciudad. Personas y almas convivían en soledad acompañada. Leí sus historias: Aquel joven cuyo nombre no puedo recordar que murió durante un duelo para defender su honor; el fundador del primer periódico de Savannah; Edward Greene Malone (1777-1807), reconocido como el más fino pintor de miniaturas de los Estados Unidos; Hugh McCall (1767-1823), el autor del primer tratado de historia del estado de Georgia en la época de la Guerra de la Independencia y que manifestó “Nunca olvidaremos la sangre que vertieron los patriotas sufridores y la preciosa joya que con su sangre compraron será cuidada con coraje y las generaciones postreras les recordarán con gratitud”; y William Scarborough (1776-1839), hombre de negocios y diseñador del primer barco a vapor que cruzó el Océano Atlántico en 1819. Bello paseo histórico y muy bien documentado en el cementerio del Centro Histórico de esta ciudad que tanta información me aportaba sobre la guerra de la Independencia y la Guerra de la Secesión.

Savannah, ciudad de mansiones, calles y plazas fantasmagóricas.

Seguí caminando y vi una escultura de una familia de negros que narraba cómo habían sido apartados de su país de origen, separados de sus familias para finalmente ser tratados en condiciones infrahumanas como esclavos de las familias adineradas trabajando duramente en los campos de cacahuete, tabaco y algodón. Un río verdoso y espeso muy caudaloso y extenso que se nutría de afluentes para aumentar en fuerza y volumen, atravesaba Savannah para desembocar en el Océano Atlántico algunas millas más allá. Miré a mi alrededor y vi los bellos paseos repletos de árboles gigantes de los que colgaban helechos verdes azulados. Se dice que son las barbas de los españoles cuyos fantasmas avanzan entre los árboles deslizándose en la búsqueda de la amada que persiguen. La casa rosa (The Pink House) era una bella mansión, y en uno de los salones más íntimos lucía el grabado de “El Glorioso”, el famoso galeón español y triunfo de la marina inglesa. El barco lucía muy hermoso e impecable con un león que parecía rugir en la proa y con una bandera de la corona de Castilla y León. Una pequeña bandera inglesa sobre esta junto con unas líneas indicaba que los colonizadores ingleses estaban muy orgullosos de esta importante conquista naval.

No fue esa noche sino al día siguiente cuando La Madrileñita y yo nos encontramos. ¿Y dónde iba a estar ella esperándome si no en un museo para poder mirarnos a los ojos? Ella colgada en la pared de un salón de altos techos de una hermosa mansión en compañía de otras pinturas y esculturas. Me miraba sinceramente de frente, con los ojos muy abiertos pero tranquilos y curiosos. Su boca entreabierta y relajada como si aún estuviera respirando del mismo aire que yo… ¡Qué bella era! Su pelo, recogido por detrás con dos lazos rojos a juego con sus labios y su vestido con medias mangas con tiras muy anchas, acampanadas y transparentes marcadas por un brazalete de lazo dorado con lazos rojos grandes sobre los hombros. Un cuello al vies mostraba su busto discretamente sobre el que lucía un medallón dorado de forma apical con tres engranajes de perlas blancas. En el centro del vestido, adornos con lazos verdes al vies en líneas finas como si se trataran de flores con largos tallos, que daban la sensación óptica de fuerza centrífuga, como si la Madrileñita estuviera a punto de echarse a bailar. Punteados dorados como copos de nieve caían por su vestido entallado a la cintura.

Ella se mantenía firme en equilibrio y sentada con un brazo en jarras mientras que el otro brazo descansaba sobre su falda, mostrando dos delicadas pulseras doradas. Sus dedos finos y elegantes se juntaban en el extremo y sus uñas mostraban el color natural de su piel.

¡Qué bella me esperaba La Madrileñita! Las dos nos miramos fijamente… Cuando nuestros ojos se miraron, le pregunté… -“¿Quién eres tú?” y ella me contestó: – “Soy tú”.… Leí su inscripción como hiciera con sus amigos almas en el cementerio del parque… La Madrileñita de Robert Henri, 1910…

-“¿Cómo es posible que te mantengas tan bella, tan impecable durante todos estos años, mi yo?”

Tantos años esperándome con los ojos abiertos para mirarme por fin… para que yo le contara con mi mirada, con mi interior más profundo que era de mí, qué hacía, cómo iba con mi música y mis canciones por el mundo… De repente, me confesó:

– “Soy bailarina, y tú cantante. Las dos madrileñas. Las dos nacimos para el arte y viviremos por él. No te rindas, pues tú también triunfarás. Sigue adelante, bella y atenta, como estoy yo.”

Continúe caminando, pero volví a despedirme y al mirarla de nuevo a los ojos ella me confesó: – “Te seguiré esperando siempre. Vuelve de nuevo pronto a Savannah y canta para mí. Tu voz es magia y yo, con el aire, bailaré con tu música. Nos hemos reencontrado finalmente, mi yo.”

Compré su postal en la recepción del museo y me la traje conmigo. Cuando la miro, le digo: – “gracias por acompañarme.”

Todos los que la ven saben que soy yo. Yo también lo sé.

“La Madrileñita” de Robert Henri se encuentra en el Telfair Museum de Savannah.

Utilizando una selección de textos de Shakespeare

R.Evolución Latina y Raúl Julia del Training Unit del Teatro Pregones/Prtt se Asocian en un taller Profesional Interdisciplinario

by Katie Rosin

EL Beyond Workshop Series (BWS por sus siglas en Ingles y mas allá de Broadway en Español), un taller interdisciplinario (actuación, danza, música) impartido por artistas profesionales de Broadway, Cine y TV, fue creado por Luís Salgado y R.Evolución Latina (RL por sus siglas en Ingles), una organización que utiliza las artes para fortalecer a la comunidad Latina. Ahora en su décimo año, RL se ha asociado con el teatro Pregones/Puerto Rican Traveling Theater (PRTT por sus siglas en Ingles) y su histórico Raúl Juliá Training Unit para el BWS de este año, ofreciendo entrenamiento excelente y asequible, combinado con ensayos y oportunidades de presentaciones, al mismo tiempo que cultiva las habilidades de liderazgo necesarias para unir e inspirar.

Utilizando una selección de textos de Shakespeare, e integrando música y danza, el taller culminará en una pieza de teatro ideada, y desarrollada por el equipo creativo de RL con el apoyo del Raúl Juliá Training Unit de PRTT y se presentará en el Harlem School for the Arts. Con el fin de crecer constantemente como artistas y activistas, los seleccionados para ser miembros del BWS 2018 tendrán presentaciones y actividades de difusión durante todo el taller y el resto del año.

Luís Salgado, director de RL, afirma: “El enfoque temático de este año es “lenguaje”, “ir más allá” y “acepta tu tribu” a través de las palabras de Shakespeare.” Salgado está entusiasmado de que “los participantes no solo irán más allá de sus miedos y las realidades de la sociedad como artistas y/o inmigrantes, pero también compartirán su verdad, su humanidad y sus propias contribuciones artísticas. Creemos que son oportunidades como estas las que construyen una comunidad más grande. Buscamos artistas dedicados a crecer y retribuir a través de su arte”.

“Asociarnos con el Beyond Workshops Series de R.Evolución Latina es un paso coherente y emocionante para nuestro Training Unit. Tenemos un objetivo común y un compromiso con la formación artística rigurosa y la creación de oportunidades interesantes para el crecimiento y el impacto en nuestras comunidades”, afirma Rosalba Rolón, directora artística del teatro Pregones/PRTT.

RL ha provisto aproximadamente 30 becas entre México, Colombia, Argentina y más allá, para continuar inspirando jóvenes profesionales y exponerlos a experiencias artísticas en Nueva York.

Comunicado de Prensa fue proveído por la Representante de Prensa: Katie Rosin/Kampfire PR. Para mas información vaya al http://revolucionlatina.org/

Ciencia, Tango, Abrazos: un perfil de Joaquin Canay

por Maximilian Eyle

Joaquin Canay es un tanguero profesional convertido en un ingeniero de biotecnología. Es de Buenos Aires pero ha vivido en el estado de Nueva York hace más que 15 años. Es muy alto, con un montón de pelo rizado y una personalidad alegre. Joaquín me reunió para hablar sobre lo que ha aprendido durante su tiempo en los Estado Unidos y lo que cree los Estados Unidos podrían aprender de Argentina.

¿Tu naciste en Buenos Aires, como llegaste tú a Búfalo, NY?

Cuando tenía 18 años me mudé a la Ciudad de Nueva York. No hablaba ni una palabra de Inglés pero pasé tres años allí. Enseñé un poco de tango, asistí algunas clases de Inglés, y trabajé como un portero y promotor en la escena de música. Eventualmente, me encontré una oportunidad para ser un maestro de tango en Ítaca. Lo hice durante 11 años. Cuando estaba en Argentina, había asistido un año en la facultad de medicina, y por eso decidí a ganar mi licencia de biotecnología en Tompkins County Community College. Los profesores eran increíbles – algunos de los mejores que he conocido en toda la vida. Después, me aceptaron en la programa de biotecnología en la Universidad de Búfalo donde gané mi licenciatura.

¿A qué te dedicas ahora?

Yo trabajo para Thermo-Fisher en el grupo de investigación y desarrollo donde ayudo con la diseña de productos nuevos. Ahora mismo, estamos desarrollando medios para la cultivación de células en el laboratorio. Cuando los científicos tienen que cultivar células en una placa de Petri, tienen que poner las células en una sustancia para que crezca. Fabricamos esta sustancia para los laboratorios por todo el mundo, es muy fascinante.

¿Qué más echas de menos sobre la vida en Argentina?

Echo de menos mis amigos y mi familia más que todo, por su puesto. Argentina es un país magnifico pero las personas son siempre lo que más se echa de menos. Tienen una actitud diferente hacia la vida. La gente es más cercana, más íntimo en Argentina – particularmente con respeto a espacio personal. Se tocan, y están de pie más cercana que aquí. Aquí no están acostumbrado al contacto así. Cuando llegué aquí, le molestaba a la gente porque estaba demasiado cerca cuando hablábamos. En Argentina, nos abrazamos y besamos todo el tiempo. Aquí, la gente es más distante.

Por ejemplo en Argentina, se puede pasar por la casa de un amigo sin aviso. Si el amigo se siente mal, puedes llegas y salen juntos. Aquí, tienes que llamar antes de llegar. En Argentina, los amigos son una extensión de la familia. En los E.E.U.U., el termino no significa exactamente la misma cosa. Es difícil para la gente aquí desarrollar una amistad tan fuerte cuando siguen estar tan lejos.

También echo de menos el bailar. Solía bailar cada día pero ahora solamente cada semana o dos. Tango era mi salvación para ayudarme a ajustarme a esta cultura más rápidamente. En Tango, hay mucho contacto personal, estás siembre abrazando a tu pareja durante el baile. Me asentó y me ayudo a convertir esta tierra nueva en más familiar. Es difícil describir la sensación que recibes cuando bailas, pero lo echo de menos. Aunque me gusta mi trabajo muchísimo, después de un año allí, no he tocado ni uno de mis colegas. Es muy raro, no sería así en Argentina.

¿Que podrían aprender los Americanos desde los Argentinos?

Somos todos animales, y nuestras vidas son cortas y sin razón. Por eso es importante que la disfrutamos. La filosofía de el “tiempo es dinero” reduce la capacidad de la gente para disfrutar sus vidas. El americano toma un café con un amigo durante una hora pero esta de prisa porque tiene que estar en otro lugar en vez de disfrutar el momento. Los Americanos tienen que aprender como disfrutar mejor los momentos simples, a vivir adentro de la comunidad y con menos presión.

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com.

Dama de las artes: un perfil de Tere Paniagua

por Maximilian Eyle

El Centro Cultural La Casita y Punto de Contacto (Point of Contact) son dos de las instituciones principales de la cultura latina en Syracuse. Punto de Contacto está celebrando su 42º año presentando arte y literatura contemporánea de Latinoamérica, mientras que La Casita, un proyecto relativamente nuevo, florece como un centro activo en la comunidad, abriendo oportunidades educativas enfocadas en la concientización histórica y exhibiciones culturales. Un vistazo tras la cortina de ambas organizaciones revela la labor incansable de Tere Paniagua, directora ejecutiva de la Oficina de Encuentro Cultural en Syracuse University (SU), quien ha sido una fuerza poderosa en la comunidad del arte y la cultura en Syracuse hace más que 15 años.

Tere es una mujer delgada y energética con melena plateada y una sonrisa constante. Antes de venir a Syracuse, Tere pasó más que 20 años trabajando como periodista en Puerto Rico y Los Ángeles donde escribió perfiles de artistas y autores. Se graduó de Syracuse University en 1982 y desarrolló una conexión fuerte a la ciudad donde ha criado a sus tres hijos. En 2002 empezó a trabajar con el programa de Estudios Latino-Latinoamericanos de SU (LLAS por sus siglas en inglés) y en el departamento de lenguajes, donde empezó a enseñar y diseñó su propio curso en español con el título “Prácticas del periodismo hispánico”. Uno de sus colegas fue el fundador de Punto de Contacto, Pedro Cuperman. Ella empezó a ayudarle y trabajó con él durante su tiempo libre y después de poco tiempo se enamoró de los proyectos de la galería.

Hoy, Tere es la directora ejecutiva de Punto de Contacto, y logra impulsar la galería como una plataforma para exhibir artistas visuales y figuras literarias de Latinoamérica. “Mucha gente tiene una idea preconcebida de lo que es el arte Latinoamericano,” explica Tere, “Punto de Contacto sirve para romper los estereotipos.” Una de las cosas más importantes que hace la galería es iluminar nuevos artistas y voces emergentes en la comunidad del arte. En este momento, Punto de Contacto está trabajando con Abisay Puentes planificando una exhibición para el año que viene. El pintor cubano es conocido por su enfoque dual de presentar sus obras visuales junto con bandas sonoras orquestales.

El segundo proyecto de Tere, La Casita, se abrió en el 2011 con una misión distinta: para enfocar en la comunidad local, trabajar con la juventud de Syracuse, y proveer programas educativos que se integran a la vida de la comunidad. La Casita presenta oportunidades para los estudiantes que tienen interés en la comunidad latina de Syracuse, para que puedan trabajar como voluntarios, mentores, e instructores. Exhiben arte visual, música, y baile – incluso un evento mensual de tango argentino. Tere dice que la meta es elegir, “exhibiciones que documentan las tradiciones y la vida de la comunidad.” Las exhibiciones normalmente incluyen fotos históricas, recuerdos, y otros artefactos que cuentan historias de las familias latinas en Syracuse.

El trabajo de La Casita incluye un archivo. En el 2017, se presentó una hermosa colección de instrumentos musicales tradicionales de las culturas caribeñas que examina la historia de esa herencia musical. Anteriormente, hubo una exhibición que documentó las historias de latinos en las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Veteranos y soldados activos y sus familias, tanto del campus como de la comunidad local. El proyecto incluyó la grabación de entrevistas explorando esa experiencia. Hace dos años, La Casita entró en una colaboración con la institución Smithsonian para hacer un proyecto que exhibiría colecciones de la comunidad. El tema del proyecto es “Latinos en el béisbol,” y explora la cultura latina del béisbol “desde los barrios hasta las ligas mayores.” El proyecto de Smithsonian ya incluye la colaboración de unas 24 galerías y centros culturales a través de la nación, y culminará con una exhibición en el instituto Smithsonian en Washington D.C. en el año 2020 antes de convertirse en una exhibición itinerante.

“El alcance de estos proyectos no sería posible sin el apoyo de Syracuse University y el Colegio de Artes y Ciencias,” Tere explica. Y el valor del trabajo beneficia tanto a la universidad como a la comunidad. Mientras la comunidad se nutre de los recursos culturales y abundantes de La Casita y Punto de Contacto, SU genera para sus estudiantes y profesores una riqueza de oportunidades, aprendizaje a base de experiencias reales, y desarrollo profesional. Hablando del futuro de los latinos en Syracuse, Tere refuerza la importancia de estas instituciones culturales. “Debemos sentirnos orgullosos de esta comunidad,” dice Tere. “Es esencial exponer a nuestros jóvenes y estudiantes al conocimiento de nuestra historia, a nuestras ricas tradiciones, y al arte de nuestra gente.”

La Galería Punto de Contacto está situada en el Warehouse Building, 350 W Fayette St, Syracuse, NY 13202

La Casita Cultural Center está situada en el Lincoln Bldg., 109 Otisco St, Syracuse, NY 13204

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com.

Bailando el Tango por CNY

Cada Miércoles por la noche, un grupo se reúne al Skybarn en el campus de Syracuse University. Es una mezcla de estudiantes, gente de la comunidad, hombres, mujeres, mayores, jóvenes, estadounidenses, europeos, árabes, latinos, y más. Lo que les atrae es el tango argentino, un baile que ha sido popular por central de Nueva York hace mucho tiempo. Aparte de Syracuse – Ítaca, Búfalo, Utica, y Geneva tienen sus propias comunidades de tango y muchos tangueros viajan entre las ciudades para aprovechar de las clases y bailar con gente nueva. Estos eventos de tango incluyen las prácticas donde los tangueros se reúnen para aprender en un ambiente informal, y las milongas que son más formal y ofrecen vino y algunas tapas.

Cuando aprendí más sobre el tango, empecé a preguntarme como un baile argentino se extendió tan lejos y atrajo una mezcla tan diversa de seguidores. La historia empieza en Buenos Aires durante la última parte del siglo diecinueve y la primera parte del siglo veinte. Un puerto poderoso, la ciudad tuvo un montón de tráfico llegando y saliendo desde Europa y otras partes del mundo. Tango se había desarrollado localmente pero llevó influencias fuertes desde al extranjero. Muchos de los compositores de la música más influyentes tienen apellidos italianos y el instrumento más típico de tango – el bandoneón, es alemán. Buenos Aires solía sufrir de una falta de mujeres relativo a la cantidad de hombres, y la popularidad de tango subió porque permitió a los hombres un momento de contacto con las mujeres. Aunque el baile empezó en los burdeles, bares, y barrios duros de Buenos Aires, el tango extendió sobre el mundo por los marineros. Eventualmente, sería popular en Europa y por el mundo entero.

A su nivel básico, el tango argentino se basa en caminar con tu pareja al ritmo de la música. Lo llamo “caminando mientras abrazando”. Sin embargo, mientras se desarrolla el estilo del tanguero, se convierte en un baile muy creativo. Los movimientos individuales están juntado en un número infinito de combinaciones improvisadas que crean una experiencia única. Además, se puede bailar a la melodía de la música en lugar de solamente el ritmo. En lugar de la memorización de secuencias, los tangueros desarrollan la conexión a su pareja para que cada paso esté comunicado individualmente. Cuando la conexión es fuerte, el resultado es mágico.

Si quiere visitar una comunidad de tango cerca de usted, los horarios locales están abajo:

Syracuse: cada Miércoles en el Skybarn en el campus de SU (7:30 pm – 10:30 pm)
Ítaca: cada Jueves en el Portico Barker en el campus de Cornell (7:00 pm – 10:00 pm)
Utica: cada Domingo en el Function Better Studio, 5094 Commercial Drive, Yorkville NY (6:15 pm – 9:15 pm)
Búfalo: Cada Miércoles excepto del último Miércoles del mes. Movement 716 situado en el 3111 Delaware Ave, Búfalo NY (7:00 pm – 10:00 pm)

Acerca del autor – Maximilian Eyle es nativo de Syracuse, NY y se graduó de Hobart y William Smith Colleges. El tiene experiencia trabajando en el sector de pólizas de drogas y escribe acerca de esto en el periódico mensual de CNY Latino. Maximilian aprendió Español mientras vivía en España donde estudio y trabajo como maestro de Ingles. El puede ser contactado al maxeyle@gmail.com