Populismo en América Latina

Populismo en América Latina
por Miguel Balbuena

Hay individuos que tienen su pie derecho plantado en una cultura en América del Norte y su pie
izquierdo igualmente plantado en una cultura en América del Sur. Carol Graham, la Asociada Mayor en la Institución Brookings Leo Pasvolsky, encaja perfectamente en esta categoría especial de personas.

“A pesar que me crié en parte en los Estados Unidos (y soy ciudadana de los Estados Unidos), nací en el
Perú y tengo un fuerte fundamento en cada cultura”, escribió Graham en su libro “¿Felicidad para todos?: Desiguales Esperanzas y Vidas en Persecución del Sueño Estadounidense”, publicado hace dos años.

El 13 de Septiembre ella llegó a la Universidad de Syracuse para impartir la Exposición Conmemorativa
Herbert Lourie sobre Política de Salud, administrada por su Centro de Investigación de Políticas.

En la presentación, ella habló sobre la inspiración que recibió de su padre, George, un médico quien,
durante la década de los años 60 y 70, realizó trabajo de campo con el Instituto de Investigación
Nutricional en Lima, Perú, donde ella nació en el 1962.

“Hace más de cuarenta años, mi padre escribió un artículo seminal en los Archivos de Salud Ambiental, titulado ‘Los altos costos de ser pobre’. El y su coautor documentaron los costos más altos que los pobres pagaban por servicios esenciales, tal como adquiriendo agua de camiones cisterna y usando kerosene y velas en lugar de electricidad. Los pobres pagaban aproximadamente quince veces más por unidad en promedio que lo que los ricos pagaban por agua corriente y electricidad, mientras que los servicios que adquirían, como el agua contaminada, eran claramente inferiores. No fue sorprendente que las consecuencias de salud de sus hijos sufrieron. Ahora, esos mismos barrios marginales urbanos donde él, y luego yo, hicimos investigaciones, tienen acceso a servicios públicos y albergan a una prosperante clase media”.

Esta injerencia de su padre la motivó a seguir sus pasos, lo cual inicialmente resultó en la escritura de su
primer libro, “APRA del Perú. Partidos, Política y la Elusiva Búsqueda de la Democracia”, publicado en 1992, mientras era académica invitada en el Programa de Estudios de Política Exterior de la Institución Brookings.

El acrónimo APRA significa Alianza Popular Revolucionaria Americana, términos en español para American Popular Revolutionary Alliance, una organización civil populista fundada en 1924 por Víctor Raúl Haya, quien entrenó a Alan García y Carlos Roca como sus futuros líderes. En el libro primero ella contrasta este partido con el régimen militar populista, presidido por el General Juan Velasco del ejército, quien gobernó al Perú entre 1968 y 1975. Más adelante en esta publicación también contrasta al APRA con tendencias más rebeldes, como los neoestalinistas, maoístas, trotskistas y castristas, agrupados en el Partido Unificado Mariateguista (PUM) y la Izquierda Unida (IU).

Graham escribió: “Sin embargo, la renovación del partido no estuvo ocurriendo en un vacío. Hubo una
corriente de actividades, ya que, concurrente con el surgimiento de la izquierda política, aumentó el
número de centros de estudios e institutos de investigación afiliados con la izquierda, centrados en las ciencias económicas y sociales. Algunos de estos recibieron fondos de los ‘Velasquistas’ en el gobierno, así como fondos externos. El APRA, dominado monopolísticamente por Haya y enfocado exclusivamente en sus obras, de muchas maneras preparó una base de dirigerencia menos capaz y educada que la izquierda. Si bien los pocos elegidos por Haya, como Alan García y Carlos Roca, pueden haber florecido bajo esta estrategia, la renovación no necesariamente afectó a los rangos en general del partido. A lo largo de los años de Velasco, sólo había dos locales del APRA funcionando en el país. Los miembros de la izquierda marxista fueron usualmente educados en la más prestigiosa Universidad Católica, y en total tenían más fondos disponibles para capacitación. La falta de talento en los escalones más bajos de la dirigencia, aunque no fue evidente cuando los más talentosos del partido funcionaron como redactores en la Asamblea Constituyente o como dirigentes de la oposición, más tarde fue expuesta cuando el APRA estuvo en el poder. Si bien Haya pudo renovar el partido lo suficiente como para actuar una vez más como una poderosa máquina electoral, y capacitar a unos pocos líderes hábiles, no pudo reparar el daño que décadas de persecución, sectarismo y vacilación ideológica habían hecho a la imagen del partido, ni pudo recuperar las deserciones resultantes de jóvenes talentosos”.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y
literario (en los géneros de ficción y no ficción).

¿Debería ser un estado Puerto Rico?

por Maximilian Eyle

Puerto Rico tiene una relación confundida con el resto de los EE.UU. Se clasifica como un territorio no incorporado, no es un estado. A pesar de que ofrece algunas ventajas, también llega con un precio alto. Por ejemplo, los puertorriqueños no tienen que pagar el impuesto sobre la renta. Sin embargo, solamente pueden votar en las elecciones primarias del presidente – no en las elecciones generales para el gobierno federal. Eso significa que no tiene representación en el congreso. Pero porque los puertorriqueños son ciudadanos de los EE.UU, pueden votar si se mudan y son residentes de un estado de los EE.UU.

Hay un proyecto de ley en el congreso para convertirse a Puerto Rico a ser un estado, introducido por la Rep. Jennifer González – Colon, la representante de Puerto Rico que no tiene derechos de votar. Aproximadamente la mitad de estadounidenses están de acuerdo que Puerto Rico debería ser un estado. Ese número subió después del huracano María porque de la compasión de la publica americana para la isla. Desafortunadamente, un porciento parecido de estadounidenses no sabe aún que los puertorriqueños son ciudadanos de los EE.UU.

Muchos de los líderes de Puerto Rico, incluso el gobernador, apoyan el movimiento para categorizar la isla como un estado. Muchos representantes federales de los EE.UU. también apoyan la causa, incluso Rep. Nancy Pelosi. Sin embargo, la gente de Puerto Rico está más dividida. Una encuesta reciente demostró que más o menos la mitad apoyan la estadidad. La otra mitad es una mezcla de gente que quieren seguir como un territorio, ser totalmente independiente, o no tiene una opinión.

El debate sobre el futuro de Puerto Rico como un estado o territorio sigue siendo controversial y probablemente no se resolverá pronto. Lo que podemos decir con confianza es que la relación entre la isla y el gobierno federal es problemática. Las consecuencias del huracan María lo confirmo. Si Puerto Rico se convierte en un estado o no, es imperativo que fortalezcamos el vínculo entre la isla y el resto de los EE.UU.

¿Qué opina usted? Escriba un mensaje con su opinión a maxeyle@gmail.com

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en Español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió Español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de Inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com.

El Muro – La Moneda de La Discordia

por Jose Enrique Perez

Por los últimos dos meses hemos estado escuchando sobre el cierre de gobierno y como los empleados del gobierno federal no han estado recibiendo sus

pagos. ¿Cuál es la razón? El muro de Trump.

El presidente Trump ha dicho que él quiere que la pared controle el flujo de inmigración ilegal. El decidió hacer el cierre del gobierno federal porque él no estaba recibiendo fondos para el muro. Sin embargo, él dijo más de 1,000 veces que México iba a pagar por la pared. Así que, estoy confundido: ¿Porque hicimos un cierre de gobierno federal por no recibir el dinero para una pared que México iba a pagar?

Antes de navidad, Trump decidió no llegar a un acuerdo con los demócratas para mantener el gobierno abierto. Sin embargo, el 25 de Enero del 2019, él tuvo que ceder, y el cierre termino después de 35 días. El acuerdo alcanzado no incluye ni un centavo para el muro de Trump.

El hecho de que estemos abriendo el gobierno y trabajadores vayan de vuelta a sus trabajos, no significa que esto haya terminado. El gobierno va a estar abierto hasta el 15 de Febrero del 2019. Es muy probable que experimentemos un nuevo cierre de nuevo ese día. El gobierno solo está abriendo por tres semanas y la lucha contra el muro de Trump está muy lejos de terminar.

Ahora, él ha amenazado con declarar una emergencia nacional para construir su pared. ¿De veras? No hay emergencia nacional en la frontera. Todas las agencias gubernamentales están de acuerdo que la frontera está más segura que nunca. Casi nadie puede cruzar la frontera sin detección.

El presidente Trump paso 35 días empujando a millones de trabajadores federales a la pared, pero irónicamente no a su pared, y forzó a ir a Welfare y recibir cupones de alimentos a miles de trabajadores mientras no podían recibir cheques de pago por casi 2 meses. Él está forzando a la nación a escoger entre trabajadores federales y las comunidades inmigrantes. El gobierno nunca necesito cierre, y el estrés sentido por los trabajadores federales, sus familias, y el miedo a las comunidades inmigrantes no era necesario.

Tenemos que asegurarnos de no politizar el tema de la inmigración. No son los inmigrantes en contra de los Estados Unidos. No son los nativistas en contra de las personas que se ven diferentes. Esto no es los republicanos en contra de los demócratas. Esto es una nación de inmigrantes y siempre lo va a ser a pesar de Trump. No necesitamos un muro. Necesitamos seguir luchando por una reforma migratoria integral. Necesitamos una reforma justa, humana, ordenada y no una agenda racista y divisiva.

Debes recordar que mis artículos, y en particular la intención de este artículo no es darte consejo legal; al contrario, fue redactado con la intención de guiarte acerca de las nuevas políticas migratorias. Además, este artículo no identifica o explica todos los posibles problemas que se puedan presentar en un caso ante la corte de inmigración, ante USCIS, o ante ICE. Cada caso tiene hechos particulares y específicos que por lo tanto podrían determinar o arrojar diferentes resultados.

Yo represento a personas en casos de inmigración. Si tienes alguna pregunta acerca de un caso de inmigración, por favor no dudes en llamarme al teléfono (315) 422-5673, me puedes enviar un fax al (315) 466-5673, o puedes enviarme un correo electrónico a joseperez@josepereztuabogado.com. Mi oficina está localizada en el 120 East Washington Street, Suite 925, Syracuse, New York 13202. ¡¡¡También tenemos oficinas en Buffalo y Rochester!!! Recuerda buscar mi artículo en la próxima edición del mes de Marzo.

¡Atrévete!

¡Atrévete! Tres maneras de ser una mujer productiva, con consciencia plena y saludable.
por Aixa G. Lopez

La frase “consciencia plena” significa el estado mental de ser consciente o estar presente. En los últimos años, hemos escuchado cómo este concepto se ha utilizado para describir la importancia de vivir en el momento presente y no preocuparse por el pasado o el futuro.

A los 32 años, mientras corría de una reunión a otra y llegaba tarde a la segunda reunión, sentía que no podía respirar. Pensé que era el resultado de mi prisa. Comencé a sentir dolor en el pecho y de repente me sentí mareada. Me llevaron al hospital y mi presión arterial era casi 200/100. Después de varios días de exámenes físicos, terminé por someterme a un cateterismo. Mi médico me indicó que tenía que reducir la velocidad y vivir una vida plena. Había leído sobre vivir con consciencia plena pero nunca le di mucha importancia. Mi vida siempre había sido un corre corre y eso era todo lo que sabía hacer.

Nosotras, las mujeres, ponemos una tremenda presión en el cumplimiento “perfecto” de todos nuestros roles. Comencé a tratar de estar presente y trabajar eficientemente, pero por alguna razón, la implementación no fue tan fácil como lo que leía en los libros.

En ocasiones, todavía me siento abrumada, pero ahí es cuando me detengo y tomo tiempo para recalibrarme. Algunas técnicas que he usado para manejar mi estrés son:

1. Identifica lo que es importante para ti: nosotras siempre estamos pendientes a nuestra familia y esto se convierte en lo más importante. Sin embargo, no podemos olvidar que, sin una madre o esposa saludable, no podemos tener un hogar saludable. Asegúrate de hacerte un examen físico anual, tómate un tiempo para meditar, hacer ejercicio, comer sanamente, leer, viajar, ser voluntario y hacer otras actividades que te hagan feliz.

2. No intentes controlar el futuro: esto es inútil y genera mucha ansiedad. El libro de Dale Carnegie, “Stop Worrying and Start Living”, describe una técnica que me ha ayudado. Piensas en lo peor que podría pasar si algo no sale como esperabas. Luego, piensa en qué sucedería si lo “peor” ocurre y prepárate mentalmente para eso. Lo creas o no, eso quita el estrés de tu mente y te permite cambiar tu enfoque hacia disfrutar el presente.

3. Celebra cada logro: Es fácil para los Hispanos celebrarlo todo. Sin embargo, no todas las personas son así. En ocasiones, dejamos que nuestro entorno dicte gran parte de cómo nos sentimos. Continúa celebrando todo. Yo, me doy una palmadita en la espalda. Valoro mis esfuerzos. Celebrar pequeños logros te motivará y permitirá producir más y tener mejores resultados.

Te animo a probar cualquiera de estas técnicas de consciencia plena. Verás la diferencia. ¡Atrévete!

Aixa G. López, P. E. es Consultora, Desarrollo de Liderazgo, Marketing Digital, Mejora de Procesos Organizacionales residiendo en el área de Elmira, Nueva York. Es una ingeniera industrial analítica de mentalidad estratégica con más de 27 años de experiencia en gestión de operaciones, mejora de procesos organizativos, liderazgo y desarrollo de equipos y marketing digital. Ella ha sido reconocida por mejorar la efectividad y la eficiencia de la organización a través del liderazgo, alineando los procesos de negocios para lograr ahorros de costos y crecimiento de ingresos. Ella es una ingeniera industrial que entró al campo debido a su pasión por arreglar las cosas. Como nueva columnista de CNY Latino, Aixa compartirá con los lectores esta pasión y las lecciones que ha aprendido a lo largo del camino. Puede ponerse en contacto con ella en aixa_lopez1@hotmail.com, o en www.linkedin.com/in/aixalopez (LinkedIn). Echa un vistazo a su blog en www.theawakanedengineer.com (Blog).

Yo fui el afortunado

por Tymothy Parmenter

Fui adoptado de Tegucigalpa Honduras a los 7 años de edad, dejando atrás a mi madre, a mi hermana, abuelos, tías, tíos y muchos primos. Me fui a los Estados Unidos, la tierra de los sueños; un país donde muchos de mis amigos y parientes soñaban ir. Por suerte, yo fui el afortunado.

Recuerdo que me despedí de mi hermana, recuerdo el parque donde jugaba de niño. Recuerdo la iglesia a la que asistía, los perros callejeros, el letrero de Coca Cola cerca de la montaña, y muchas otras cosas. Lo que más me recuerdo de mis últimos días en Honduras es el vuelo en avión. Era mi primera vez en un avión y tuve que hacerlo solo. No estaba completamente solo, ya que mi madre adoptiva y mi nueva hermana estaban conmigo, pero en ese momento estaba con unas desconocidas. Solo había visto a mi nueva madre una vez y eso fue 6 meses antes. Mi nueva hermana hablaba español lo cual fue útil, pero como quiera, me sentía solo.

El día que me fui era el 15 de Mayo del 1991. El vuelo del avión fue largo y tuvimos una escala en Miami. Mi hermana abordó un avión a Washington DC y mi madre y yo volamos a Syracuse, NY. Mi madre solo sabía un par de palabras en español, así que no hablamos mucho, fue un viaje tranquilo. Al llegar a Syracuse, el resto de mi familia me saludó y estaban emocionados. Mis nuevos padres se habían comprometido a hacer el mundo un lugar mejor adoptando a niños necesitados. Mis padres tenían 11 hijos en total, 8 de los cuales eran adoptados.

Recuerdo haber llegado a mi nuevo hogar por primera vez. Mi abuela, quien era mi niñera en la mayor parte de mi vida en Honduras me había llamado para asegurarse que había llegado a EEUU. Fue una de las últimas veces que hablé con ella. La comunicación con la familia que había dejado comenzó con unas pocas llamadas telefónicas en los primeros meses a casi nada. Yo sabia que hacer una llamada para ellos era difícil. Éramos pobres y no teníamos teléfono. El internet no era una opción desde al principio y yo no tenía forma de contactarles. No solo eso, el lenguaje que conocí cuando era niño de repente se me fue. Nadie en mi familia, mi escuela, mi vecindario hablaba español, así que se me olvidó todo. Se me olvidaron las palabras, las frases, la pronunciación de las palabra, lo perdí todo.

Crecí como un niño Estadounidense de los suburbios. Asistí a la escuela, jugué deportes, fui a la fiesta de graduación. Hice todo lo que hicieron mis compañeros Estadounidenses y más. Me gradué de la escuela secundaria, fui a la universidad, comencé a vivir por mi mismo y ya tenia mi propia familia. Mi vida en Honduras era un recuerdo lejano en este punto. Aunque pensaba en mi madre y mi hermana a veces, no sabía nada de ellas. No sabía dónde estaban, no sabía cómo se veían, ni siquiera sabía si estaban bien.

Fue al rededor de Abril del 2017 cuando mi esposa Kay me preguntó si me interesaba encontrar a mi familia en Honduras. Yo le expliqué que había intentado usar el internet antes pero que no tuve éxito. Todo lo que podía recordar era el nombre de mi hermana, Lupe y mi madre, Reina y que estaban en Tegucigalpa. Aparte de eso, no tenía más que unas pocas fotos de mis últimos días en Honduras. Kay, siendo un gurú de las redes sociales, se puso a trabajar y rápidamente encontró a una misionera que era originaria de Kansas y que ahora vive en Tegucigalpa y que estaba dispuesta a ayudarme a localizar a mi familia. Kay le contó mi historia y le envió una foto de mi último día en Honduras. Mi casa estaba en el fondo en la distancia, una imagen que nunca se me olvidará.

Con mi foto y mi historia, la misionera pudo encontrar la misma calle donde se tomó la foto, 27 años antes. Allí le preguntó a un vendedor de tortillas si sabía cómo llegar a la casa en la foto. La vendedora de tortillas no solo conocía la casa, sino que también conocía a la familia que antes vivía en la casa, “Además ese es el pequeño niño que dieron en adopción años atrás”.

La vendedora de tortillas llevó a la misionera al vecindario donde estaba la casa y le presentó a mi tía y mi madre. Ella sacó mi foto, se la mostró y lágrimas de alegría les alcanzó a todas. Me habían estado buscando por muchos años, pero no sabían dónde ni cómo buscarme. Mi bisabuela habían fallecido unos meses antes de este día y sus últimas palabras fueron: “encuentra a Giovanni”, mi nombre de nacimiento original.

Un día, llegué a casa cuando el teléfono sonó. Kay hacía la cena y yo estaba jugando con los niños, al principio ignoramos el teléfono pero no dejaba de sonar; entonces miramos para ver quién era y era la misionera llamando con facetiming. Estando completamente ignorante de la naturaleza de su llamada le pedí a mi esposa que le contestara, talvez era algo importante.

Una vez más, ajeno a lo que estaba pasando, volví a jugar con mis hijos y dejé a Kay con el teléfono. Ella me llama desde la otra habitación para que venga a ver y yo dije: mejor que esto sea importante. Tomé el teléfono y allí estaba la misionera. Ella dijo, me gustaría presentarte a tu madre.

Volver a conectar con mi familia ha sido indescriptible. Al principio no reconocí a mi madre. Mis primeras palabras para Kay fueron: esa no es mi madre, esa es mi abuela. Sorprendido por el giro de los acontecimientos, me había olvidado que habían pasado 27 años desde que puse los ojos en la mujer que me había dado la vida, a quien había querido y adorado. Esa noche fue una noche inolvidable. Pasé horas de facetiming mi familia. Por gran sorpresa, supe que tengo cuatro hermanos de los que no sabia nada. Sin embargo, Lupe no estaba por ningún lado. Para mi deleite y asombro, me dijeron que ella había estado viviendo en Miami durante los últimos 10 años.

Decidí tomar el tiempo para ir a Miami y visitar a mi hermana. Finalmente tuve la oportunidad en Junio del 2018 casi un año después de reconectarme con mi familia. En este momento habían pasado 28 años desde que la había visto por última vez. No éramos cercanos cuando éramos niños, eso sí me recuerdo, pero como adultos recuerdo nuestra rivalidad entre hermanos como infantil e inmadura. Llegué a Miami el viernes por la noche. Estaba nerviosos, pero estaba tranquilo y sereno. Esto fue un momento surrealista, pero para mí fue natural y puro.

El viaje desde Fort Lauderdale a Miami duró aproximadamente treinta minutos y cuando llegué, le envié un mensaje de texto que estaba allí. Caminé hacia la puerta, se abrió y al otro lado estaba la cara de la niña que recordaba. Había envejecido y madurado y sus ojos eran maternos y amables, pero sus expresiones eran exactamente como las recordaba. Ella gimió cuando nos abrazamos y no pude dejar de sonreír. Me saludaron sus dos hijas mayores en la puerta, sobrinas a quienes nunca había conocido pero con las que había tenido conversaciones a través de Facebook. Con mis habilidades mínimas de español y sus habilidades equivalentes en inglés conversamos durante horas. Hablamos sobre nuestra infancia, recordamos la familia y los amigos que dejé atrás. Nos pusimos al día con lo que había sucedido en nuestras vidas, sobre la escuela, nuestros hijos, todo.

Pude pasar el fin de semana con ella y su familia, todo se sentía natural. Miami esa una ciudad hermosa y divertida, y definitivamente aprovechamos pasar todo el fin de semana juntos haciendo turismo, recorriendo el centro de la ciudad e ir a la playa. Fue un hermoso fin de semana, uno que nunca olvidaré. Cuando mi tiempo de reconectarme con mi familia llegó a su fin, me di cuenta de que me sentía completo nuevamente. Mi vida ha regresado a mis orígenes y la comprensión de quién era realmente y dónde estaban mis raíces fue una experiencia humilde.

Ahora me mantengo en contacto con mis cinco hermanos y hermanas. Espero poder visitar a Honduras algún día para volver a abrazar a mi madre y finalmente conocer a mis hermanos. Mi familia y yo estamos listos para visitar a mi hermana y su familia durante las vacaciones en Miami este año. Será la primera vez que mi hermana pueda conocer a sus sobrinas y sobrinos. Estoy emocionado en unir a nuestras familias.

VIH y PrEP

SALUD
por Adrián Martínez

El VIH es un virus que se transmite a través de los fluidos corporales, con mayor frecuencia a través del contacto sexual o el uso de drogas por vía intravenosa. Una vez infectada, una persona sufre una enfermedad similar a la gripe: fiebre, fatiga, erupción cutánea, dolores, vómitos y diarrea. Esta enfermedad eventualmente desaparece, pero el virus permanece en el cuerpo y ataca el sistema inmunológico, y eventualmente causa SIDA si la persona infectada no recibe tratamiento. El SIDA involucra enfermedades que son difíciles de tratar; éstas incluyen infecciones por hongos, neumonía y varios tipos de cáncer. El tratamiento para la infección por VIH es costoso y de por vida. En 2012, se aprobó en los Estados Unidos un tipo de medicamento llamado PrEP (profilaxis de pre-exposición) para prevenir la infección por VIH en personas en riesgo. Los estudios han demostrado que la PrEP puede reducir las tasas de infección del VIH en más del 90% si se toma diariamente (1).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en Inglés) informan que en el 2016, hubo alrededor de 40,000 nuevos casos de infección por VIH en la población estadounidense. De esas personas infectadas, alrededor del 25% eran latinos (2). El CDC estimo que aproximadamente 1.1 millones de estadounidenses están en riesgo de contraer la infección por el VIH, pero solo 90,000 recetas de PrEP se obtienen en un año. Mirando específicamente a la población latina, aproximadamente 300,000 personas se consideran en riesgo, pero solo 7,600 de las recetas son dispensadas a personas latinas. Todo esto es especialmente alarmante dado que 1 de cada 6 personas latinas tiene VIH y no lo saben (3). Con tasas de infección tan altas y tasas de emisión de recetas de PrEP tan bajas, es importante que las personas latinas comiencen a hablar con sus médicos sobre las pruebas de VIH y la PrEP, y que también hablen con sus familiares y amigos sobre esto.

¿Quién debería estar en PrEP? Recuerde, solo puede usar el medicamento si no tiene VIH; PrEP no trata una infección por VIH. Cualquier persona con alto riesgo de infección por VIH debe estar en PrEP; esto incluye a las personas que, en los últimos seis meses, se han inyectado drogas sin receta o han tenido sexo anal o vaginal sin condón, múltiples parejas sexuales, sexo mientras estaban intoxicados o a cambio de dinero o regalos, una infección de transmisión sexual o sexo con una persona que es VIH positiva. Para poder tomar el medicamento, debe realizarse análisis de sangre y orina cada tres meses para detectar raros efectos secundarios del medicamento. Una vez que comience a tomar el medicamento, debe tomarlo todos los días hasta que usted y su médico estén de acuerdo que ya no lo necesita. Llame al 1-800-232-4636 para obtener más información sobre las pruebas de VIH y la PrEP, o visite www.cdc.gov/hiv/library/hiv-service-locators.html para encontrar proveedores de PrEP cerca de usted.

Referencias
1. https://www.cdc.gov/hiv/risk/prep/index.html
2. https://www.cdc.gov/hiv/group/racialethnic/hispaniclatinos/index.html
3. https://www.cdc.gov/nchhstp/newsroom/2018/croi-2018-PrEP-press-release.html

Adrián Martínez es un puertorriqueño nacido en California y criado en Vermont, New Hampshire y Florida. Se graduó en el 2014 de la Universidad de Florida con una B.S. en Biología y actualmente es estudiante de cuarto año de medicina en la Universidad de Rochester Escuela de Medicina y Odontología. Él está en la junta ejecutiva del capítulo de la escuela de la Asociación de Estudiantes Latinos de Medicina (LMSA) y espera especializarse en psiquiatría.

La gran contradicción de nuestra política de drogas

por Maximilian Eyle

Si está de acuerdo con la idea que adicción es una enfermedad o no, es increíble que el gobierno admite con claridad que está criminalizando la misma gente que dice que está enferma.

Afrontando un epidémico de opiáceos, el Gobierno Estadounidense ha definido su posición sobre adicción. Si visita la página web del servicio de información para el Instituto Nacional de Salud, MedlinePlus, verá que define adicción como un problema medico; específicamente, “una enfermedad crónica”. El Instituto Nacional del Abuso de Drogas repite ese análisis, diciendo:

“Mucha gente no entiende como, ni porque, otras personas se vuelven drogadictos. Puede que piensen incorrectamente que aquellos que toman drogas les faltan principios morales o fuerza de voluntad y que podrían parar de tomar drogas sencillamente por su elección. En realidad, la adición de drogas es una enfermedad compleja, y parando normalmente demanda más que intenciones buenas o una voluntad fuerte.”1

Las palabras del gobierno aquí son muy llamativas porque a pesar de esas declaraciones, los EE.UU sigue tratando el consumo de drogas como un problema criminal, en lugar de un problema de salud pública. Está de acuerdo que el consumo de drogas no es un defecto moral, pero había más que 1.6 millones de arrestos de drogas en el 2017. Se lo aseguro – más del 85% de estos arrestos eran por posesión solamente. La idea que la policía está concentrando solamente en los vendedores y fabricantes de drogas es un mito. La mayoría de victimas de La Guerra Contra Drogas estadounidense son los consumidores, quien muchos de ellos sufren de adicción.

Hay un debate complejo y en curso de si adicción califica como una enfermedad. A pesar de su opinión sobre ese tema, ambos lados deberían estar de acuerdo que la política nacional de hoy está llena de contradicciones. La política de detener gente por infracciones de drogas claramente no funciona para prevenir sobredosis. Al contrario, The American Journal of Public Health reportó que prisioneros que se les puso en libertad recientemente están 40 veces más a riesgo de fallecer por sobredosis que la persona típica. 2 Cuando comparamos la cantidad de detenciones anuales por drogas con la cantidad de sobredosis fatales cada año, podemos ver claramente que el encarcelamiento de consumidores de drogas está empeorando el epidémico de opiáceos – no lo está ayudando.

La contradicción entre el retórico del gobierno y las acciones de la policía tiene que ser rectificado. Si el Gobierno Estadounidense verdaderamente considera el epidémico de opiáceos como una crisis de salud pública, debería empezar de invertir sus recursos en centros de salud públicos e iniciativos de la reducción de daño más que en medidas punitivas.

Fuentes:

1. https://medlineplus.gov/opioidabuseandaddiction.html
2. https://ajph.aphapublications.org/doi/abs/10.2105/AJPH.2018.304514?journalCode=ajph
3. https://www.drugwarfacts.org/table/annual-drug-arrests

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en Español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió Español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de Inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com.