Testigo de Violencia de Pistola

por Miguel Balbuena

El 21 de septiembre fui a la Biblioteca Betts Branch, en el 4862 de la Calle Salina del Sur, para ver la película “La vida Secreta de las Mascotas 2″ en la pantalla grande. La película comenzó puntualmente a las 2:30 p.m. y tuvo un tiempo de duración de 86 minutos. Luego, aprovechando que todavía era verano y que el clima era agradable, decidí hacer una vigorosa caminata desde el Valle, el vecindario donde se encuentra la biblioteca, hasta el Cafe Kubal, en el 401 de la Calle Salina del Sur, en el centro de Syracuse, a fin de llegar a tiempo antes que cerrara a las 7:00 p.m.

Aproximadamente a las 4:50 p.m., escuché “Pop, pop, ¡pop!” en rápida sucesión, mientras caminaba hacia el norte por la vereda a la derecha, alrededor de a mitad de camino de la cuadra 1800 de Calle Salina del Sur, antes de su intersección con la Avenida McLennan. Habiendo sido entrenado a disparar con rifles, pistolas y otras armas en la Reserva del Ejército por períodos dentro de cuatro años, supe que estos tres fuertes ruidos no podían haber sido causados por cohetes. Mi conclusión fue confirmada cuando tuve una visual. Vi las ventanas delantera y trasera del lado del pasajero de un sedán blanco partidas en pedazos y el conductor sangrando e inclinándose inconsciente sobre el volante.

El vehículo estaba saliendo de la pista de entrada al complejo de apartamentos conocido como Ashley Arms cuando el automovilista fue perforado. Me daba la sensación que su pie había seguido pisando sobre el pedal del acelerador cuando el automóvil, en cámara lenta, terminó de salir de esta pista de entrada y entró en la pista de entrada del frente en la Calle Salina del Sur, donde se detuvo cuando chocó con la parte delantera de una camioneta negra estacionada allí.

Yo era el único peatón en las veredas de esta cuadra al momento de este incidente y me pareció que ninguno de los ocupantes de los autos que pasaban se dieron cuenta del tiroteo ya que no disminuyeron la velocidad, y mucho menos se detuvieron. Me daba la sensación que los tiros fueron dispararon desde larga distancia desde un punto detrás de mi espalda, es decir, no dentro de mi campo de visión. En ese momento
no estaba seguro de si el perpetrador o los perpetradores seguirían disparando o si había pasajeros en el automóvil que dispararían en retorno. La concientización situacional me aconsejó pararme estáticamente hasta que no fuera peligroso proseguir.

Una peatona caminó hacia el sur en un estado similar al de una zombi, con la cabeza mirando hacia la
pantalla de su teléfono inteligente. No le pasó nada, lo cual me indicó en términos inequívocos que ahora era seguro continuar con mis asuntos. En corto tiempo, aparecieron cuatro patrulleros del Departamento de Policía de Syracuse, una camioneta de los servicios médicos de emergencia del Departamento de Bomberos
de Syracuse y dos vehículos de la compañía Respuesta Médica Americana. Uno de ellos transportó a la víctima, en estado crítico, al Hospital de la Universidad Médica Upstate.

Como no pude ver ningún detalle que hubiera podido ser útil para los agentes de la ley, hubiera sido inapropiado para mí hacerles desperdiciar su valioso tiempo durante este trágico momento. Estoy confiado en que los análisis balísticos y forenses realizados por la División de Investigaciones Criminales del DPS le proporcionarán información más relevante.

La noche antes de presenciar el tiroteo había visto dos películas seguidas: “Rocketman” y “Shaft”. “Rocketman” era sobre la vida y la carrera del músico Elton John; “Shaft” trataba sobre las hazañas del apresurado vigilante John Shaft, quien dejó a su paso cantidad de vidrios rotos, sangre y asesinatos espantosos, y otras consecuencias de violencia gratuita.

La escena en la Calle Salina del Sur me recordó más a “Shaft” que a “Rocketman”, con la diferencia de que no parecía ser el efecto de la acción de un vigilante. En cambio, tiene las marcas de ser una ronda más de una pelea territorial entre pandillas rivales por el control del territorio de distribución en el Lado del Sur de Syracuse.

La Calle Salina del Sur es una vía principal bien transitada en Syracuse y, como tal, es lógico verla como uno de los lugares más seguros de la ciudad. Sin embargo, el 10 de septiembre y el 18 de febrero, tres personas en total fueron baleadas en su cuadra 2000, cerca de la Avenida Wood, dos cuadras más abajo de la ubicación del incidente más reciente. Un varón resultó herido en el ataque del año pasado; un hombre y una mujer fueron heridos en el ocurrido cinco meses después. La mujer murió en un hospital como resultado. Luego, el 22 de mayo, una dama recibió un disparo en la cuadra 4300 de la Calle Salina del Sur.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

Comments are closed.