Laura Bush en CNY

por Miguel Balbuena

La 43.a Primera Dama de los Estados Unidos, Laura Bush, llegó a New York Central el 1 de Mayo

para ser entrevistada durante la última entrega de la Serie de Oradores Familia D’Aniello.

Esta serie fue lanzada por Dan D’Aniello, miembro de la Junta de Síndicos de la Universidad de

Syracuse (SU), con la meta de promover el “diálogo sobre temas de impacto nacional, con algunos

de los más prominentes dirigentes y pensadores de la nación hablando sobre tópicos como

emprendimiento, libre empresa, patriotismo, asuntos de veteranos y capacidad dirigencial”,

según el comunicado de prensa del evento.

D’Aniello es mejor conocido por haber cofundado el Grupo Carlyle, junto con Bill Conway y David

Rubenstein, donde fortaleció sus conexiones con la familia Bush y algunos de sus amigos más cercanos. Esta empresa de administración de inversiones tiene una buena cantidad de detractores en la prensa, en

particular la revista The Economist, descrita por el filósofo Karl Marx como un “órgano de la aristocracia de las finanzas”. Este presunto vocero de la plutocracia sugirió que el Grupo Carlyle epitoma al “capitalismo clientelista”, el cual opera en el espacio liminar entre las clases política y empresarial.

“El secreto Grupo Carlyle le da al capitalismo un mal nombre”, The Economist dijo en 2003. La única razón citada por esta publicación con sede en Londres para su dura evaluación surgió de una conferencia celebrada en la fatídica fecha del 11 de Septiembre de 2001 en Washington, D.C., durante la cual esta corporación financiera estuvo representada por sus poderosos contratados, como los anteriores políticos, el presidente George H.W. Bush, el secretario de Estado James Baker y el secretario de defensa Frank Carlucci.

“La conferencia fue organizada por el Grupo Carlyle, una firma de patrimonio privado que administra miles de millones de dólares, incluyendo, en ese momento, algo de la riqueza de la familia bin Laden. También emplea a los señores Bush y Baker. “En la secuela inmediata de los ataques, cuando no se permitía que nadie entrara o saliera de los Estados Unidos, muchos miembros de la familia bin Laden en los Estados Unidos fueron misteriosamente llevados a su hogar en Arabia Saudita. El resurgimiento del gasto en defensa que siguió aumentó en gran medida el valor de las inversiones del Grupo Carlyle en compañías de defensa”.

Laura Bush se graduó de la Universidad Metodista Sureña (SMU) en University Park, Texas, con

un bachillerato en educación, seguido cinco años después con una maestría en bibliotecología de la

Universidad de Texas en Austin. Apropiadamente, durante su estadía en New York Central, Bush fue

interrogada en el escenario por el Decano de Bibliotecas y Bibliotecario Universitario de SU, David

Seaman, nacido en Inglaterra. La entrevista, que sólo duró media hora, tuvo lugar en el Auditorio Marvin y Helaine Lender de la Escuela de Administración Martin Whitman en el campus de SU.

El formato de la función aseguró que Bush tuviera una limitada interacción con el público en general que

asistió. Además de la restricción de tiempo a 30 minutos, no se permitieron preguntas de la audiencia y, al final del evento, Bush fue rápidamente llevada por tres agentes del Servicio Secreto a través de una puerta contigua al escenario, lejos de las dos puertas traseras utilizadas por el público. Seaman dijo que ella tenía que ir a otro compromiso, probablemente con los capitostes a la cabeza de la Universidad.

Aislando más aún a los asistentes regulares, ellos fueron relegados a unas pocas filas superiores de asientos en el auditorio, con solo 64 sitios disponibles, los cuales fueron tomados media hora antes de la hora de inicio del diálogo entre Bush y Seaman. Aquellos que trataron de ingresar después de ese plazo fueron cortésmente dirigidos a la sala de desbordamiento, donde cómodamente observaron el evento a través de enlace por medio de video.

Como estudiante de pregrado en SMU, la 43.a Primera Dama fue miembro de su capítulo de la

hermandad Kappa Alpha Theta. Sus hermanas de su capítulo homólogo en SU estuvieron sentadas

en la sección de Persona Muy Importante del auditorio y fueron reconocidas por Bush cuando el maestro de ceremonias le señaló su presencia. La sección PMI, la cual consistió principalmente de profesores y administradores universitarios, ocupó la parte frontal de la sala, alrededor del 70 por ciento de la misma. Entre esta sección y la ordinaria hubo tres filas reservadas para reporteros como yo.

La entrevista no fue realizada por un periodista profesional ni un politicólogo. No se hicieron preguntas

para cuestionar. A pesar de esto, alguna percepción reveladora sobre la personalidad de Bush pudo ser

recogida. Podría resumirla con una frase latina: “Mente sana en cuerpo sano”.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

Comments are closed.