¿El TPS para Venezolanos? ¿Qué es la Ley VERDAD?

por Jose Enrique Perez

Desde el comienzo de este año, hemos escuchado casi a diario acerca de la crisis política de Venezuela dado que ahora hay un Presidente Interino llamado Juan Guaido. Políticos han estado trabajando tras bastidores en algunas medidas que podrían ayudar a los Venezolanos presentes en los Estados Unidos.

La propuesta de Ley de TPS para los Venezolanos del 2019 es una ley que está pendiente ahora en el Congreso de los Estados Unidos y que fue presentada por el Rep. Darren Soto (D-FL) and Mario Diaz-Balart (R-FL). La ley se enfoca en extenderle estatus de protección temporal a los nacionales de Venezuela en virtud de la crisis presidencial del 2019 y la crisis en Venezuela en general. Es importante tener en cuenta que esta propuesta de ley fue introducida por representantes de ambos partidos y por lo tanto tiene buenos chances de pasar.

El estatus de protección temporal o TPS es una medida migratoria temporal en los Estados Unidos, el cual sería otorgado a ciudadanos Venezolanos que son elegibles porque ellos no pueden regresar a Venezuela de una manera seguro por culpa de la crisis civil y política.

Si el Congreso lo aprueba, durante el periodo de aprobación, los beneficiarios del TPS podrían quedarse legalmente en los Estados Unidos y obtener permiso de trabajo. Sin embargo, el TPS no da residencia permanente o Green Card. Cuando los Estados Unidos termina la designación de TPS, los estatus de los beneficiarios son revertidos al estatus que tenían antes de tener el TPS al menos que el estatus que tenían haya expirado, terminado o un nuevo estatus haya sido adquirido. Nosotros tenemos que esperar que pasará en el Congreso.

Esta también la Ley VERDAD que está siendo considerada en este momento. Esta propuesta de ley sin embargo, no es para proveer ayuda a Venezolanos en los Estados Unidos. La ley proveería ayuda a la gente de Venezuela que todavía están allá. El Senador Bob Menendez (D-N.J.) y Senador Marco Rubio (R-Fla.) son unos de los patrocinadores de esta propuesta de ley que fue recientemente aprobada en el comité del Senado. Es una propuesta bipartidista también. La Ley VERDAD (que significa Ayuda de Emergencia para la Democracia, Asistencia y el Desarrollo de Venezuela por sus siglas en Ingles) es un esfuerzo completo para apalear y confrontar la crisis en Venezuela. La Ley VERDAD incrementa significativamente la asistencia humanitaria, expande las herramientas para seguir luchando la cleptocracia, formalmente reconoce y apoya al Presidente Interino de Venezuela y sus esfuerzos para restaurar la democracia y prosperidad en el país, además de acelerar los planes de instituciones financieras internacionales para comenzar la reconstrucción del país después de que Maduro salga del poder.

Necesitamos seguir muy de cerca estas medidas en desarrollo porque se estima que ayudaría a millones de Venezolanos en los Estados Unidos y en Venezuela.

Debes recordar que mis artículos, y en particular la intención de este artículo no es darte consejo legal; al contrario, fue redactado con la intención de guiarte acerca de las posibilidades de nuevas políticas migratorias. Además, este artículo no identifica o explica todos los posibles problemas que se puedan presentar en un caso ante de la corte de inmigración, ante USCIS, o ante ICE. Cada caso tiene hechos particulares y específicos que por lo tanto podrían determinar o arrojar diferentes resultados.

Yo represento a personas en casos de inmigración. Si tienes alguna pregunta acerca de un caso de inmigración, por favor no dudes en llamarme al teléfono (315) 422-5673, me puedes enviar un fax al (315) 466-5673, o puedes enviarme un correo electrónico a joseperez@josepereztuabogado.com. Mi nueva oficina está localizada en 659 West Onondaga Street, Piso de Arriba, Syracuse, New York 13204. ¡¡¡También tenemos oficinas en Buffalo y Rochester!!! Recuerda buscar mi artículo en la próxima edición del mes de Julio.

TPS for Venezuelans? What is the VERDAD Act?

by Jose Enrique Perez

Since the beginning of this year, we have heard about Venezuela and its political crisis almost on a daily basis given that there is a new Interim President named Juan Guaido. On the background, politicians have been working on some measures to help Venezuelans currently in the United States.

The Venezuela TPS Act of 2019 is a bill in the current United States Congress presented by Rep. Darren Soto (D-FL) and Mario Diaz-Balart (R-FL). It aims to extend temporary protected status to Venezuelan nationals in light of the 2019 Venezuelan presidential crisis and the crisis in Venezuela in general. It is important to keep in mind that this is a bill sponsored by both parties (bipartisan) and therefore has more potential to be passed.

Temporary protected status or “TPS” is a temporary immigration status to the United States, which will be granted to eligible Venezuelan nationals because they are temporarily unable to safely return to Venezuela due to the current civil and political crisis.

If approved by Congress, during the period of approval, TPS beneficiaries may remain in the United States and may obtain work authorization. However, TPS does not lead to permanent resident status or “green card” holder status. When the United States terminates the TPS designation, beneficiaries revert to the same immigration status they maintained before TPS unless that status had since expired or been terminated or to any other status they may have acquired while registered for TPS. We need to wait and see what happens in Congress.

There is also the VERDAD Act being considered. This Act, however, is not for help to Venezuelans in the United States. This will provide help to the Venezuelan people still in Venezuela. Senator Bob Menendez (D-N.J.) and Senator Marco Rubio (R-Fla.) are sponsors of this Act that was recently passed in the Senate Committee. It is also a bipartisan act. The Venezuela Emergency Relief, Democracy Assistance, and Development (VERDAD) Act, is a comprehensive effort to date to confront the crisis in Venezuela. The VERDAD Act drastically increases humanitarian assistance, expands current tools to address kleptocracy, formally recognizes and supports the Interim President of Venezuela’s efforts to restore democracy and prosperity in the country, and accelerates planning with international financial institutions to advance the country’s post-Maduro reconstruction.

We need to follow very closely the developments of these measures because it estimated that will help millions of Venezuelans both in the United States and in Venezuela.

You should remember that this article is not intended to provide you with legal advice; it is intended only to provide guidance about potential immigration policies. Furthermore, the article is not intended to explain or identify all potential issues that may arise in connection with representation before immigration courts, USCIS or ICE. Each case is fact-specific and therefore similar cases may have different outcomes.

I represent individuals in immigration cases. If you have any questions or concerns about an immigration case or potential case, you can call me at (315) 422-5673, send me a fax at (315) 466-5673, or e-mail me at joseperez@joseperezyourlawyer.com. The Law Office of Jose Perez has now moved and is located at 659 West Onondaga Street, Upper Level, Syracuse, New York 13204. Now with offices in Buffalo and Rochester!!! Please look for my next article in the July edition.

¡No dar, enseñar el camino y las manos listas para trabajar!

por Lilia M. Fiallo

UN MOMENTO DE REFLEXIÓN

¡Todos, tenemos inteligencia, sentido común para conseguir nuestro sustento y darnos gusto en lo que deseamos!

Mirtha llevaba más de 30 años como secretaria de gerencia de una sólida fábrica en la capital. Vivía bien, en la casa paterna, con sus cuatro hermanos solteros. Un día, decidió asociarse a una fundación de caridad, aportando alguna cantidad mensual.

Pocos años después, en una reunión de las que acostumbraban en esa institución, Mirtha propuso, destinar una suma considerable para comprar dos casas, y obsequiarlas a familias que aparentaran necesidad. Estudiada y aprobada la propuesta por todos los directivos, se dio paso al proyecto hasta cristalizarlo.

Beatriz, una mujer cabeza de familia, madre de 4 hijos, soltera, fue la primera seleccionada, para entregarle una casa sencilla, habitable y en perfectas condiciones, con todos los muebles y enseres y los documentos en regla que la acreditaban como propietaria. El día llego y se hizo la entrega formal, pero la que más feliz estaba por este acontecimiento, era Mirtha.

Dos años quizá habían pasado, cuando un día, Mirtha con algunos miembros de la fundación, se encontraban cerca de la casa de Beatriz, y decidieron ir a visitarla. Esperaban verla feliz, disfrutando de una realidad con la que muchos sueñan: ¡tener una vivienda!

Timbraron dos veces. Cuando Beatriz atendió al llamado, se abrió la puerta; todos sonrientes, esperaban ser invitados a seguir, pero, sorpresa la que se llevaron, cuando ésta los increpa, diciéndoles: “Más les hubiera agradecido que no me hubieran regalado nada, estoy harta y aburrida de pagar recibos, (luz, agua, teléfono, gas).

Todos, disimuladamente se miraron abismados, mientras sus ojos, habían recorrido el recinto. El panorama era de abandono; había mugre, ropa regada, y los muebles, se podía observar, estaban deteriorados. Los visitantes dieron media vuelta y se fueron. Mientras caminaban enmudecidos, alguien rompió el silencio y dijo: ¿Cómo será el abandono en el que estarán los hijos?

Mayo 17 a las 5:30 pm en Las Margaritas Lina le comenta a Sofía. Mire lo que me pasó. Una cosa es que se respete y se considere a las personas, y otra muy diferente, es que algunas personas crean, que cuando alguien con amabilidad y humildad, les brinda una mano, una frase de aliento, confundan y quieran abusar. Mi amistad es puramente humana y mis presentes no son del otro mundo porque mi presupuesto no me lo permite. La última vez que visité a Juana, me prometí no volver, porque abismada me quedé, cuando me dijo, que, si le llevaba algo que necesitaba, tenía que ser de la marca que ella me indicaba. Sin embargo, pronto lo olvidé y, nuevamente, al no contestar al teléfono, fui a visitarla.

Hoy creo, que difícilmente volveré. No me había fijado que mientras le hablaba, me observaba lo que llevaba puesto y de un momento a otro me interrumpió para decirme: “Mira este reloj que tengo sobre la mesa, me lo regaló un novio que tuve, lo estoy vendiendo y si alguien me ofrece la tercera parte de lo que cuesta, se lo vendo, es de oro. Ingenuamente lo tomé, lo miré y vi que no era gran cosa. La mente veloz que tengo, me dio la respuesta. Ah!, es mi pulsera que aparenta ser muy fina; mi anillo, -un poco justo-, está montado sobre la argolla para que no se caiga, parece una gran joya, ¡es por eso que me ofrece ese reloj!, pensé… Realmente averigüé el valor del famoso reloj, y nuevo, no llega ni siquiera a la tercera parte de lo que Juana anhela. Qué fantasía y qué falta de genuinidad de algunos seres, que confunden y creen que el incauto y compasivo ser, es su instrumento de momento, dice Sofía. Por eso es difícil encontrar corazones auténticos, con pensamientos y sentimientos buenos. Yo no soy como usted, no regalo nada, porque Dios nos dio inteligencia y las manos listas para trabajar.

Lilia M. Fiallo nacida en Bogotá, Colombia, lugar en el que, entre tareas y ratos libres, encontró un espacio para escribir sobre temas, de alguna manera olvidados por otros. Con letras de oro grabadas en su memoria, inició su vida laboral, en el corazón de la parte técnica, del control de tránsito aéreo de su país natal. En medio de fraseología y códigos aeronáuticos, el mundo de la aviación le dio una de las más elevadas experiencias, por la precisión que requiere este oficio, donde un solo error, podría costar muchas vidas. Es ahí, donde en su inquietud por comunicar sus ideas, comienza a escribir con dedicación, temas un poco relegados por la sociedad, la Iglesia y el Estado. Al descubrir una verdad de la que nadie quiere hablar, pero mucho más real y cotidiana, de lo que parece. Es así, como surge esta, su primera obra, “Parir por parir”. Puedes encontrar su libro en venta en Amazon y si quieres conectar con ella envíale un correo electrónico a lilianim2003@yahoo.com.

Do not give, teach them the road and hands ready to work!

by Lilia M. Fiallo

A MOMENT OF REFLECTION

We all have intelligence, common sense to get our livelihood and to give us pleasure in what we want!

Mirtha was working for more than 30 years as a Secretary of a solid factory management in the capital. She lived well, in her parents’ house, with her four unmarried siblings. One day, she decided to join a charitable foundation, providing a monthly amount.

A few years later, at a meeting of which were used in that institution, Mirtha proposed, to buy two homes, and give them to families that appear to be in need. Studied and approved the proposal by all board members, they gave way to the project to crystallize it.

Beatrice, a woman head of household, mother of four children, unmarried, was selected first, to deliver a simple, habitable house in perfect condition, with all the furniture and belongings documents in rule that demonstrate she was now the owner. The day came and the formal delivery took place, but the one that was happier for this event was Mirtha.

Two years had perhaps passed, when one day, Mirtha with some members of the foundation were near Beatrice’s house, and decided to go visit her. They hoped to see her happy enjoying a reality with which many dream, having a home!

They knocked twice. When Beatrice answered the call and opened the door; all smiling, they hoped to be invited to come in, but they were surprised, when she scolded them saying: “I would have been more grateful if you would have not given me anything, I´m fed up and tired of paying bills (electricity, water, telephone, gas)”.

Everyone secretly looked appalled, while their eyes had traveled the enclosure. The picture was of abandonment, there was dirt, clothes everywhere, and you couldn´t see the furniture was damaged. The visitors turned and left, as they walked speechless, someone broke the silence and said: what will the abandonment in which the children will be like?

May 17 at 5:30pm in Las Margaritas Lina says to Sofia. Look what happened to me. One thing is to respect and be consider with people, and another very different, is that some people believe, that when someone with kindness and humility, gives them a hand, a phase of encouragement, they confused it and want to abuse. My friendship is purely human and my presents are not of this world because my budget doesn´t allow me. The last time I visited to Juana, I promised myself to never go back, because abysmal I was, when she said, that if bring her something she needed, it had to be the brand that she indicated to me. However, I soon forgot it and again when she did not answer the phone, I went to visit her.

Today I think that I will hardly return. Had not noticed that while I spoke to her, she observed what I  wore and she interrupted to say: “Look at this watch I have one the table, it was given to me a boyfriend I had, I´m selling it and if someone gives me a third of what it costs” I sell it, it´s gold. I naively took it, looked at her and saw that it was no big deal. Fast mind I have, gave me the answer. Ah! Is my bracelet that appears to be fine; my ring. –a little fair-, is mounted on the ring so that it cannot fall, it looks like a great jewel, that´s why she is offering me that watch! I thought… Actually, I found out the value of the famous watch, and new, it does not cost even a third of what Juana wanted. Which fantasy and which lack of genuineness of some beings, that confused and believe that the unwary and compassionate to be is his instruments of time, says Sofia. That is why it is difficult to find authentic hearts, thoughts and good feelings. I´m not like you, I do not gift anything, because God gave us intelligence and hands ready-to-work.

Lilia M. Fiallo was born in Bogotá, Colombia, where, between tasks and free time, she found a place to write about subjects, somehow forgotten by others. With gold letters engraved in her memory, she began her working life, in the heart of the technical part, of the air traffic control of her native country. In the midst of aeronautical phraseology and codes, the world of aviation gave her one of the highest experiences, because of the precision required by this craft, where a single mistake could cost many lives. It is there, where in her concern to communicate her ideas, she begins to write with dedication, themes a little relegated by society, the Church and the State. Discovering a truth that nobody wants to talk about, but much more real and every day, than it seems. It is thus, as it appears, her first work, “Parir por parir”. You can find her book at for sale in Amazon and if you want to connect with her send her an email to lilianim2003@yahoo.com.

 

 

 

 

 

 

Birds of a Feather por Lorin Lindner

Proveído por Linda A. DeStefano

Reseña del libro por Collette Charbonneau

Traducido al español por Rob English

Esta es una historia real, una especie de autobiografía de cómo dos santuarios de loros en California llegaron a buen término. Es un recuerdo de los acontecimientos de la vida por el autor, Lorin Lindner, una amante de los animales y vegana. Ella cuenta cómo dejó de dirigir su propia práctica de psicología y en su lugar creó un programa de rehabilitación para veteranos (y loros). Todo comenzó cuando ella dio hogar a un loro mientras todavía estaba en la universidad. Estaba decidida a navegar a través de la complejidad de cómo cuidar adecuadamente a un tal pájaro. Se dio cuenta de que muchas personas tampoco sabían cómo hacerlo, y de que ella debería hacer algo para ayudar.

Ella teje su historia milagrosa en la triste, pero verdadera historia de por qué tuvo que construir un santuario de loros en primer lugar. Presenta palabras honestas, horribles y esperanzadoras a la difícil situación del loro, un pájaro que es sacado de su hogar en las Amazonas cuando es un bebé y se ve transportado a los Estados Unidos donde está vendido al mejor postor, sea esto una abarrotada tienda de mascotas operada por gente de poca educación o entrenamiento, o sea criador que lo vende a personas sencillas que solo quieren una mascota para “mimar.” Como Lindner explica varias veces a lo largo de su libro, los loros necesitan compañía, atención, comida adecuada, jaulas limpias y espacio para volar y extender sus alas. Si bien esto puede ser fácil para las personas a proporcionarles desde el principio de su relación con los loros, se vuelve más difícil a medida que sus vidas se ponen más ocupadas y los loros siguen necesitando un alto nivel de atención y apoyo. La mayoría de las personas no se dan cuenta, incluso yo tampoco, de que los loros pueden vivir hasta ochenta años en cautiverio. Para ellos les es difícil mover de casa en casa porque “imprimen” o desarrollan una conexión profunda con otras aves, animal o incluso con un humano. Cuando son separados por circunstancias de la vida, recuperarse y seguir adelante después de ese incidente puede ser difícil para el ave. Lindner quería ayudar a los loros.

Al principio de su carrera, después de que un veterano sin hogar se le acercó a Lindner necesitando alguien con quien hablar, ella se dio cuenta de que otros veteranos también necesitaban ayuda. Comenzó a trabajar con veteranos en un VA (Administración de Veteranos) hospital cercano y trajo sus dos loros de rescate para trabajar con ella. A los veteranos a menudo les resultaba más fácil comunicarse con un loro que con una persona. Abrió un santuario para los loros de la comunidad que no podían quedarse con sus compañeros humanos. Algunos de los veteranos la acompañaban cada semana para ayudar a limpiar las jaulas, preparar sus alimentos y socializar con ellos. Lindner luego fundó un programa de rehabilitación para veteranos en él VA hospital mismo, lo que fue mucho más cercano, y que también resultó de ser un lugar para loros.

Serenity Park, que abrió sus puertas en 2005, se describe más como un santuario en forma de jardín al lado de un complejo hospitalario. Con tiempo, los loros, muchos de los cuales están severamente traumatizados, entran en confianza con los veteranos. Establecen esta confianza y se ayudan mutuamente a sobrellevar el trauma que han experimentado al aprender que no todos los encuentros con otros humanos son malos.

Lindner termina el libro con esperanza para los veteranos y los loros para quienes dedicó el trabajo de su vida. Este libro es un suave recordatorio de que tanto la gente como nuestros compañeros no humanos tienen sentimientos y experiencias pasadas que deben ser reconocidas y abordadas, para que existan relaciones duraderas y significativas. Al igual que nosotros los animales pueden encontrar un nuevo significado en la vida con la atención y el cuidado adecuados. Lindner nos recuerda que si tratamos a todos los seres vivos como es debido, todos podemos alcanzar la verdadera felicidad y tener éxito en la vida.

Collette es miembro de People for Animal Rights. Puede ponerse en contacto con People for Animal Rights en P.O. Box 15358, Syracuse 13215-0358, people4animalrightscny@gmail.com, (315)488-PURR (7877) entre las 8 a.m. y las 10 p.m. Visítenos en peopleforanimalrightsofcny.org

Birds of a Feather by Lorin Lindner

Provided by Linda A. DeStefano

Book Review by Collette Charbonneau

Translated into Spanish by Rob English

This is a true story – a sort of autobiography of how two parrot sanctuaries in California came to fruition. It is a recollection of life events by the author, Lorin Lindner, an animal lover and vegan. She recounts how she transitioned from running her own psychology practice to creating a rehabilitation program for veterans (and parrots). It all started when she took in a parrot while still in college. She was determined to navigate through the complexity of how to properly care for such a bird. She realized many people do not know how to do so and she had to do something to help.

She weaves her miraculous story into the sad, but true, story of why she had to build a parrot sanctuary in the first place. She presents honest, horrifying, and hopeful words to the plight of the parrot, a bird that is taken from his/her home in the Amazon as a baby and transported to the U.S. and sold to the highest bidder – overcrowded and uneducated/untrained pet stores or breeders who sell to unassuming people who just want a “pet”. As Lindner explains several times throughout her book, parrots need companionship, attention, proper food, clean cages, and room to fly around and spread their wings. While this can be easy for people to provide early on in their relationship with the parrots, it becomes harder as their lives get busier and the parrots continue to need a high level of attention and support. Most people do not realize, myself included, that parrots can live up to eighty years in captivity! It is hard for parrots to move around from home to home because they “imprint” or develop a deep connection to another bird, animal, or even a human. When they are separated by life circumstances, the parrot can have a difficult time recovering and moving on from that incident. Lindner wanted to help parrots.

Early in her career, after being approached by a homeless veteran needing someone to talk to, she realized other veterans needed help too. She began working with veterans at a nearby VA hospital and brought her two rescue parrots to work with her. The veterans often found it easier to communicate with a parrot than a person. She opened a parrot sanctuary for parrots in the community who could not stay with their human companions. Some of the veterans accompanied her each week to help clean cages, prepare their food, and socialize with them. Lindner then founded a rehabilitation program for veterans at the much closer VA hospital, that also happened to be a place for parrots.

Serenity Park, which opened in 2005, is described more like a garden sanctuary next to a hospital complex. The parrots, many of whom are severely traumatized, warm up to the veterans over time. They establish trust and help one another cope with the trauma they have experienced by learning that not all encounters with other humans are bad.

Lindner ends the book with hope for the veterans and parrots for whom she dedicated her life’s work. This book is a gentle reminder that people and our non-human companions both have feelings and past experiences that need to be recognized and addressed, in order for lifelong, meaningful relationships to exist. Just like us, they can find new meaning in life with the proper attention and care. Lindner reminds us that if we treat every living being right, we can all achieve true happiness and be successful in life.

Collette is a member of People for Animal Rights. You can contact People for Animal Rights at P.O. Box 15358, Syracuse 13215-0358, people4animalrightscny@gmail.com, (315)488-PURR (7877) between 8 a.m. and 10 p.m.  Visit us at peopleforanimalrightsofcny.org

El mito del punto más bajo

por Maximilian Eyle

Todo el mundo está familiarizado con el concepto. Lo vemos en películas, libros, y en el teatro. La vida de alguien se empeora hasta que encuentra un momento de claridad y empieza a arreglar las cosas y cambiar su vida. El mensaje es claro: ¿Que tienen que hacer las personas que toman drogas? Llegar al punto más bajo. ¿Cómo les podemos ayudar? Con amor duro, o nunca aprenderán. En muchos casos, tenemos miedo a mostrar apoyo o compasión porque no queremos ser un “facilitador.” Hay una suposición de que la persona tiene que estar tirado abajo antes de que puedan decidir a quitar una adicción. El problema es que ese concepto es totalmente falso, y además ha causado resultados desastrosos de política pública.

Pero si este concepto es falso, ¿qué pasa con las historias de personas con adicción que tuvieron que llegar al punto más bajo antes de quitar su hábito? La clave está en la definición precisa de que significa el “punto más bajo”. Es cierto que mucha gente decide cambiar su comportamiento después de reconocer el daño que su adicción ha causado. Sin embargo, no significa que tienen que estar forzado ni perder todo para llegar en este punto. Lo que significa es que tuvo un cambio de perspectiva. Citando Dr. Peggilee Wupperman, una profesora de Yale y John Jay Universities, significa la persona “llegó a un punto cuando se dio cuenta que su vida era extremamente (y agobiadamente) diferente a la vida que quería o la vida que cabe con sus valores.” Pero es muy importante reconocer que se puede llegar en este punto sin estar tirado abajo en terapia ni sufrir pérdidas material o emocional severa.

La idea que cultivando vergüenza y sufrimiento es lo que deberíamos hacer es la conclusión natural del mito de Llegar al Punto más Bajo. Como consecuencia, damos la espalda a nuestros instintos de compasión y apoyo. Trágicamente, esa estrategia solamente sirve para empeorar la situación. Dr. Wupperman es una crítica vocal de esa filosofía. Ella explica que: “A pesar de convicciones populares (¡y erróneos!), vergüenza no parará comportamiento desregulado. De hecho, la realidad es lo contrario. La vergüenza actualmente crece la probabilidad de que una persona continuaría con ese comportamiento desregulado.” Eso no debería ser una sorpresa. Ya sabemos que muchas de las personas toman drogas para automedicar su trauma y quitar su sufrimiento. Por eso cuando escalamos el trauma y el sufrimiento en sus vidas – muchas veces consumarían más en lugar de menos.

Es imperativo que nos soltamos de la estrategia de castigo para la gente que tiene una adicción. La guerra fallida contra drogas, la crisis de sida, y la epidemia de sobredosis solamente son algunos ejemplos de cómo nuestra determinación de avergonzar y marginalizar personas que toman drogas solamente sirve para empeorar la situación. Tenemos la oportunidad a re-imaginar nuestra estrategia, esta vez basado en ciencia. Podemos enfatizar compasión más que estigma y apoderamiento más que persecución.

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en Español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió Español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de Inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com.