El Estigma de la Salud Mental: Respetando al Elefante

SALUD
por Nilsa Ricci

Hay un “elefante en la habitación” (una metáfora que hace referencia a un problema obvio que no se quiere afrontar); muchas personas intentan ignorar sus pisadas atronadoras y sus resonantes vocalizaciones. Este “elefante” representa las enfermedades mentales, que son tan reales como cualquier otra condición médica.

Estadísticamente, la mayoría de los estadounidenses tienen o conocen a alguien que tiene una enfermedad mental. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental, 1 de cada 5 adultos estadounidenses tiene una enfermedad mental1. Un estudio del 2017 encontró que el 48% de los Caucásicos recibieron atención para su enfermedad mental en comparación con el 32.6% de los Hispanos1. Desafortunadamente, solo el 10% de los Hispanos con enfermedades mentales contactan a un profesional de salud mental2,3 a pesar de las muchas opciones de tratamiento disponibles. Muchos factores contribuyen a estas tasas bajas entre los Hispanos, pero el estigma toma una parte enorme2. La falta de información sobre las enfermedades mentales aumenta este estigma2.

La verdad es que no entendemos completamente el cerebro—nuestro órgano más complejo. Como dijo el Dr. Yuste, “No puedes realmente arreglar un auto si no entiendes cómo funciona”4. Pero solo porque hoy no entendemos completamente las causas de los trastornos mentales, no significa que no lo comprenderemos. El Dr. Yuste ayudó a lanzar la Iniciativa BRAIN5, que comenzó en el 20136. Este proyecto interdisciplinario tiene como objetivo desarrollar nuevas tecnologías que podrán tomar imágenes dinámicas del cerebro que muestren cómo las células individuales del cerebro y los circuitos neuronales interactúan in vivo6,7. Estos descubrimientos podrían conducir a la cura y la prevención de trastornos cerebrales, incluyendo las enfermedades mentales7. El presidente Obama describió este proyecto como un Gran Desafío del siglo XXI8.

Se espera que esta investigación conduzca a una mejor comprensión de las causas de las enfermedades mentales y a avances en el tratamiento. Mientras tanto, disminuir el estigma de las enfermedades mentales puede motivar a las personas que sufren a buscar una evaluación y un tratamiento. Cosas que puede hacer para reducir el estigma:

• Edúquese sobre los trastornos mentales. Las películas, los programas de televisión, y las noticias a menudo muestran a las personas con enfermedades mentales como peligrosas. En realidad, usualmente son las más vulnerables9.
• Comprenda que los trastornos mentales son reales y que debemos aprender a reconocer sus síntomas. Si está teniendo síntomas, no sufra en silencio. No tenga miedo de decirle a alguien y pedir ayuda. Sea abierto y honesto con su familia, amigos, y médico. Hay tratamiento disponible y no está solo.
• Si alguien que conoce está luchando con una enfermedad mental, apóyele. Escúchele empáticamente y sin juzgar. Comprenda que tener una enfermedad mental no hace a alguien débil o loco.
• Comprenda que un trastorno no define a una persona. En vez de decir, “Soy esquizofrénico/alcohólico/diabético,” diga, “Tengo esquizofrenia/una adicción al alcohol/diabetes.”

Al reconocer e intentar de disminuir el estigma asociado con las enfermedades mentales, podemos darle al “elefante” la atención y el respeto que merece. Juntos, podemos avanzar hacia un futuro donde nadie tema pedir ayuda.

Referencias:

1. https://www.nimh.nih.gov/health/statistics/mental-illness.shtml
2. https://www.nami.org/find-support/diverse-communities/latino-mental-health
3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK44247/
4. https://www.tedmed.com/talks/show?id=75798
5. http://kavli.columbia.edu/leadership/yuste
6. https://www.braininitiative.nih.gov/strategic-planning/brain-2025-report
7. https://www.braininitiative.nih.gov/
8. http://kavli.columbia.edu/news/president-obama-announces-brain-initiative
9. https://well.blogs.nytimes.com/2013/03/11/mental-illness-and-vulnerability

Nilsa Ricci nació en Florida de un padre Colombiano y una madre Peruana. Se graduó en el 2016 de la Universidad de Columbia en la Ciudad de New York con un B.A. en Neurociencia y Comportamiento. Ahora es una estudiante de primer año de medicina en la Universidad de Rochester Escuela de Medicina y Odontología. Ella está en la junta ejecutiva del capítulo de la escuela de la Asociación de Estudiantes Latinos de Medicina (LMSA).

Comments are closed.