Museo Everson exhibe el arte de Juan Cruz

por Ricardo Loubriel

Juan Cruz es un artista puertorriqueño que a su temprana edad de cinco años se vio obligado a dejar la isla de Puerto Rico trasladándose a la ciudad de Nueva York donde su travesía como artista tomó forma. Las situaciones personales y contratiempos encendieron la llama de la creatividad.

Cruz, de 77 años, residente de Syracuse NY desde el 1975, ha sido invitado por el Museo de Arte Everson en Syracuse, NY para realizar una exposición retrospectiva que incluye sus trabajos realizados desde el 1960 hasta el presente. La exposición titulada Juan Cruz; una retrospectiva abre el día 4 de mayo, en el Museo Everson localizado la calle Harrison 401, Syracuse, NY 13202. La muestra permanecerá en exhibición hasta el 4 de agosto de 2019.

En días recientes entrevistamos a este gran artista de nuestra comunidad que tanto ha aportado en la pintura, la escultura y la educación de nuestros jóvenes en las artes. Este es un fragmento de la conversación:

RL: ¿Qué causó que tu familia se mudara de Puerto Rico?
JC: La necesidad y falta de recursos.

RL: ¿A qué edad fue que agarraste un pincel por primera vez?
JC: Yo tenía ya como 20 años, pero siempre desde chiquito, desde los cinco años, desde que me acuerdo, me pasaba dibujando con lápices. En el museo se va a poder apreciar uno de los primeros cuadros que pinté, una muchachita. Eso fue en los años sesenta.

RL: ¿Tus padres, tuvieron alguna influencia en tu carrera como artista?
JC: Yo pienso mucho sobre eso. Nosotros éramos una familia pobre. Yo conocí a mi padre cuando tenía 12 años. Mi madre era costurera y tenía esa visión creativa, de dibujar y diseñar trajes.

RL: ¿Sientes que la isla de Puerto Rico ha tenido alguna influencia en tu trabajo?
JC: No sé. Mis primeras influencias fueron cuando decidí que el arte era más que pintar cosas lindas, como flores. Sentía que debía haber algo más profundo. Yo solía pintar lo que veía, era bien realista. En esa época me esforzaba para hacer dinero, pero cuando comencé a analizar lo que hacía, abrí mis ojos y me di cuenta que el arte no es pintar todo lo que se ve. Mi trabajo evolucionó a tratar de reflejar experiencias y estados de ánimos.

RL: ¿Hay algún recuerdo o anécdota que continuamente regresa a tu memoria en relación con tu arte?
JC: A mí siempre me gustó dibujar. Yo nunca tuve interés en la pelota o en otros deportes. La realidad es que todos los niños son creadores. Lo primero que hacen es dibujar en las paredes, el suelo o la estufa. Todos somos artistas, pero llega un momento en que tomamos intereses o direcciones distintas. Para mi el arte viene de otro planeta. Yo me baso de mis experiencias personales y problemas sociales, como el abuso, en todas sus manifestaciones.

RL: ¿Qué expresa tu arte o cual es tu enfoque principal en relación con tu trabajo?
JC: Mis experiencias, las cosas que he vivido. Para mí el arte es como la música. A veces te agarra y le habla al espíritu. Saca algo del ser humano que provoca cierta conexión. Es distinto para cada persona. Sucede lo mismo con la pintura.

RL: ¿Qué sientes con respecto a esta exhibición de tu obra que va a presentar el Museo Everson?
JC: Durante la despedida de año me puse a pensar en qué pasaría conmigo durante este año. Estaba enfermo, solo, lejos de mi familia, sin dinero y pasando frío. Me puse a leer un horóscopo que decía: “Este año, algo se va a abrir para ti.” Me dije, “¡no hay más remedio!” A la semana recibí esa llamada del Everson para organizar una exhibición.

RL: ¿Hay algo más que te gustaría comentar?
JC: Sí, el arte es terapia. Quisiera enviarle un mensaje a nuestra juventud y decirles que piensen bien lo que hacen. La vida de gangas me pegó fuerte los 17 años, y me llevó a prisión sin siquiera saber inglés. No sabía leer ni escribir. En prisión fue que aprendí a leer, escribir y a pintar. El no conocer el idioma inglés fue un problema y una de las razones por las que no podía abogar a mi defensa. Aprendí que hay que pensar antes actuar, no actuar sin pensar. Una decisión sin pensar te puede cambiar la vida en un segundo. Pasé 16 años y medio encarcelado, por una decisión de un segundo sin pensar. Eso te puede llevar a prisión o a la tumba. Quiero aconsejar a la juventud y decirles que nunca es tarde, que la educación es súper importante y es lo que nos saca de muchas miserias. Hay que temer paciencia, pensar bien lo que haces, y trabajar duro para salir adelante. Yo logré superar esa crisis de mi vida. Me agarré del arte. Eso fue lo que me salvó. Muchos no tienen ese salvavidas. Les quiero decir que no gasten el tiempo, que se eduquen, que busquen entendimiento y no se dejen presionar de nadie para actuar sin pensar. El arte es terapia.

Nuevo Director de Musica en SU

El pianista y académico Milton Laufer fue nombrado nuevo director de la Escuela de Música Setnor
por Erica Blust

El College of Visual and Performing Arts (VPA) anunció que Milton Rubén Laufer, pianista y académico que actualmente ejerce como director de la Escuela de Música de Western Carolina University fue nombrado director de la Escuela de Música Rose, Jules R. and Stanford Setnor.

Laufer, quien asumirá el cargo de director el primero de julio, ejercerá el liderazgo creativo, académico y estratégico de la Escuela de Música y será el responsable de la promoción pública de la escuela a nivel universitario, regional y nacional. También será profesor de música asociado.

Laufer reemplaza a Martha Sutter, quien regresará al profesorado después de un año sabático de investigación.

“Estoy encantado de darle la bienvenida al Dr. Laufer a Syracuse University, la facultad y la escuela Setnor,” expresó Michael S. Tick, decano de VPA. “Nuestro comité de selección, encabezado por Ralph Zito, hizo un trabajo arduo y lo recomendó por ser un músico talentoso y dedicado así como un líder consumado en la educación musical, asesoría artística y promoción de las artes. Estoy ansioso de colaborar con él en el logro de su visión para la Escuela Setnor.”

“Me siento honrado de haber sido escogido para servir esta destacada institución”, manifestó Laufer. “La música es parte integral del tejido de Syracuse University desde hace 142 años. Me empeñaré para honrar este admirable legado al trabajar en conjunto con el extraordinario grupo de profesores, personal y estudiantes talentosos de la Escuela Setnor para dirigirnos hacia un futuro próspero y brillante”.

Nacido en Chicago, de padre cubano y madre puertorriqueña, Laufer comenzó a tocar el piano a los tres años de edad, su entrenamiento incluye estudios en el Instituto de Música de Chicago, el Instituto Gnessin, la Escuela de Música Eastman, la Universidad de Michigan (B.M.) y la Universidad de Rice (M.M., D.M.A.).

Laufer ha deleitado el público de cuatro continentes en instalaciones prestigiosas desde el Lincoln Center y el Tchaikowsky Hall. Un artista versátil, ha compartido el escenario con artistas que van desde Natalie Cole hasta Guerassim Voronkov. Sus presentaciones en la radio y televisión de habla hispana se han transmitido en Europa, América del Sur, América Central y el Caribe.

Reconocido internacionalmente como uno de los principales intérpretes y académicos de música española para piano, sus ediciones de Tres Improvisaciones para Piano y “La Vega” de Isaac Albéniz fueron publicadas por G. Henle Verlag de Munich y se encuentran disponibles en todo el mundo. Actualmente está escribiendo el libro “Guía del Repertorio Español para Pianistas”.

Laufer está planificando dos grabaciones: un álbum con piezas para piano y voz del compositor cubano Ernesto Lecuona y una grabación de piezas latinas para violonchelo y piano con el violonchelista canadiense Nigel Boehm. Ha grabado con los sellos Naxos, Zenph Sound Innovations, Bis Records y Beauport Classics.

Como educador, Laufer se guía por el principio de que los estudiantes se deben adaptar al panorama vocacional cambiante que los espera. No solamente deben ser expertos en técnica y expresión, sino que tienen que ser empresarios y comunicadores que entiendan el valor de las artes como materia prima en el mercado y su poder como fuerza de cambio en sus propias comunidades.

Laufer es miembro fundador y vitalicio del Latin Songwriters Hall of Fame y miembro activo y votante de la National Academy of Recording Arts and Sciences (Grammys) y de Latin Academy of Recording Arts and Sciences (Latin Grammys)

New Music Director at SU

VPA Names Pianist, Scholar Milton Laufer New Setnor School of Music Director
by Erica Blust

The College of Visual and Performing Arts (VPA) has announced that Milton Rubén Laufer, a pianist and scholar and current director of Western Carolina University’s School of Music, has been named director of the Rose, Jules R. and Stanford S. Setnor School of Music, effective July 1.

Laufer will be responsible for the Setnor School of Music’s creative, academic and strategic leadership, and he will provide public advocacy for the school at the University, regional and national levels. He will also serve as an associate professor of music.
Laufer succeeds Martha Sutter, who will return to the faculty following a one-year research leave.

“I am delighted to welcome Dr. Laufer to Syracuse University, the college and the Setnor School,” says VPA Dean Michael S. Tick. “Our hard-working search committee, led by Ralph Zito, chair and professor of our Department of Drama, commended him for being a skilled and dedicated musician as well as an accomplished entrepreneurial leader in music education, arts consulting and arts advocacy. I look forward to collaborating with him on his vision for the Setnor School.”

“I am so honored to have been chosen to serve this remarkable institution,” says Laufer. “Music has been woven into the fabric of Syracuse University for 142 years. I endeavor to honor this great legacy while working alongside the extraordinary faculty, staff and talented students of the Setnor School of Music toward a bright and prosperous future.”
A Chicago native of Puerto Rican and Cuban parents, Laufer began playing the piano at three years of age, and his training includes studies at the Music Institute of Chicago, the Gnessin Institute, the Eastman School of Music, the University of Michigan (B.M.) and Rice University (M.M., D.M.A.).

Laufer has delighted audiences on four continents in prestigious venues from Lincoln Center to Tchaikowsky Hall. A versatile artist, he has shared the stage with artists ranging from Natalie Cole to Guerassim Voronkov. His appearances on Spanish-speaking television and radio have been aired throughout Europe, South America, Central America and the Caribbean.

Laufer is recognized internationally as a leading interpreter and scholar of Spanish piano music. His editions of Isaac Albéniz’s Three Improvisations for Piano and “La Vega” are published by G. Henle Verlag of Munich and available worldwide. Currently he is writing the book “The Pianist’s Guide to the Repertoire of Spain.”

In addition, he has two recording projects planned: an album featuring piano and vocal works by Cuban composer Ernesto Lecuona and recording of Latin works for cello and piano with Canadian cellist Nigel Boehm. His recording credits include albums on the Naxos, Zenph Sound Innovations, Bis Records and Beauport Classics record labels.

As an educator, Laufer is guided by the principle that students must be adaptable to the changing vocational landscape that awaits them. They must not only be skilled, expressive technicians, but also entrepreneurs and convincing communicators who understand the value of their art as a commodity in the marketplace and its power as a force for change within their community.

Laufer is a charter trustee and lifetime member of the Latin Songwriters Hall of Fame and an active voting member of the National Academy of Recording Arts and Sciences (Grammys) and Latin Academy of Recording Arts and Sciences (Latin Grammys)

Everson Museum exhibits the art of Juan Cruz

by Ricardo Loubriel

Juan Cruz is a Puerto Rican artist who at the early age of five was forced to leave the island and move to New York City, where his journey as an artist took form. Life situations and setbacks sparked the flame of creativity.

Cruz is 77 years old and a resident of Syracuse NY since 1975. He has been invited by the Everson Museum of Art in Syracuse to present a retrospective exhibit that includes works from 1960 to the present. The show titled Juan Cruz: A Retrospective, opens on May 4 at 10am, at the Everson Museum, 401 Harrison St. Syracuse, NY 13202. The show will remain on view through August 4th, 2019.

In recent days, we had a chance to interview the artist, who has contributed so much in the fields of painting, sculpture, and the education of our youth in the arts. This is an excerpt of our conversation.

RL: What was the reason for your family to move out from Puerto Rico?
JC: Necessity and lack of resources.

RL: At what age did you first hold a brush?
JC: I was around 20 years old, but even as a five year old, ever since I can remember I spent my time drawing with pencils. This exhibition at the Everson will include one of my first paintings, a portrait of a young girl. That was in the 1960s.

RL: Did your parents in any way influence your career as an artist?
JC: I think about that and a lot. We were a poor family. I met my father when I was 12-years-old. My mom was a seamstress and she had that creative vision for drawing and designing dresses.

RL: Do you feel that the island of Puerto Rico influence your work?
JC: I do not know. My first influences were when I decided that art was more than painting pretty things, like flowers. I felt there had to be something more profound. I used to paint what I saw, very realistic. At that time I was struggling to make money. But when I started to analyze what I was doing, I opened my eyes realizing that art is not painting everything that you see. My work evolved in an attempt to reflect my experiences and my moods.

RL: Do you have a memory or anecdote that continually comes back to mind in relation to your art?
JC: I always liked to draw; I never had an interest in baseball or other sports. The truth is that all children are creators. The first thing they do is draw on walls, on the floor or the stove. We are all artists, but there comes a time when we take other interests or shift directions. For me, art comes from another planet. I am centered on personal experiences and social problems such as abuse, in all its manifestations.

RL: What does your art express, or what is the primary focus in relation with your work?
JC: My experiences, what I have lived through. Art for me is like music. Sometimes it grabs you and it speaks to your spirit. It pulls something out of us that provokes a certain connection. It is different for each person. The same happens with painting.

RL: How do you feel about this upcoming exhibition at the Everson Museum?
JC: Last New Year’s Eve, I was wondering what would happen to me this year. I was sick, alone, far from my family, broke and very cold. I read in a horoscope, “This year, something will open up for you.” I thought to myself, “There’s no other way around it!” One week later I got an invitation from the Everson to organize a show.

RL: Is there anything else you would like to say?
JC: Yes, art is therapy. I would like to send a message to our youth and tell them to think about what they are doing. Life in street gangs hit me hard when I was 17 years old, and landed me in prison without even speaking English. I did not know to read or write. I learned
to read, write and paint in prison. Not knowing English was a problem and one of the reasons why I would not advocate in my own defense. I learned that it is important to think before taking any action, rather than act without thinking. Any decision made thoughtlessly can change your life in a second. I spent 16 and a half years in prison, for a moment’s action that I made without thinking. That can take you to jail or to your grave. I want to advise our youth and tell them that it is never too late; that education is super important and it is what will pull you out of many miseries. It is important to be patient, think about what you do and work hard to move ahead. I was able to overcome that crisis in my life. I held on to my art. It saved me. Many do not have that life support. I want to tell our young people to not waste time, to get an education, seek understanding and do not let anyone pressure you to act without thinking. Art is therapy

Maneras en que los padres pueden empoderar a sus hijas

¡Atrévete!
por Aixa G. López

Te despiertas un día y te das cuenta de que eres el padre de una niña. De repente, empiezas a preguntarte: “¿qué voy a hacer? Necesito aprender sobre “cosas de chicas “. Empiezas a pensar en todas las cosas que le pasan las mujeres y en el futuro que puede tener tu hija. Parece desafiante, ¿verdad?

Bueno, como padre, tienes más poder de influencia del que puedas imaginar. Las niñas suelen sentirse atraídas por sus padres y, a veces, los padres no se dan cuenta del impacto que pueden tener en el futuro de ellas.

Estas son algunas de las cosas que experimenté con mi padre, y que me permitieron no tener miedo de entrar en una industria dominada por los hombres y permanecer en ella durante más de veinte (20)años.

1. Trata de no imponer expectativas “femeninas”: “las niñas visten de rosa y los niños visten de azul”, es el paradigma que siempre hemos usado y que esta fuera de moda. Permite que tu hija experimente diferentes aspectos de la vida. Si también tienes niños, déjala jugar con ellos. Enséñales que se necesitan mutuamente. Las mujeres y los hombres se necesitan para tener éxito. Muéstrale cómo pedir ayuda a los hombres de una manera positiva, no competitiva, pero también de una manera segura y asertiva.

2. Enséñale a no esperar a que el “príncipe perfecto” venga a cuidarla: se nos enseña que un día conoceremos al hombre perfecto que nos cuidará. No hay nada de malo en conocer a ese tipo de hombre, pero no debemos verlo como nuestro salvador. Los padres son modelos a seguir para sus hijas. Deben enseñarles a pensar independientemente, a seguir una carrera, a no tener a alguien a quien recurrir. Los hombres y las mujeres deben crear una sociedad en la que se apoyen, enseñen y se ayuden mutuamente para que ambas partes puedan crecer y tener éxito.

3. Permítele participar en las cosas que haces: mi padre es muy dado a hacer cosas manuales. Siempre estaba haciendo cosas en la casa. Me encantaba observarlo. Él siempre me permitió ayudarle. Cuando era adolescente, siempre estaba cambiando la distribución de mi habitación. Eso me ayudo a ser independiente y valerme por mí misma.

4. Elogia su confianza – dale tu opinión: Elogia el hecho de que se atreva a hacer o decir algo. Explícale que no tiene que tener éxito en todo, que el fracaso es parte del proceso. Las mujeres tendemos a tomar la derrota con el corazón. Pensamos que, si fallamos en algo, entonces, “somos” un fracaso. Enséñale que para crecer y convertirse en una mejor persona; tendrá que experimentar el fracaso. Hazle saber que un fracaso ocasional está bien y que tendrá personas a su alrededor que la apoyarán y la ayudarán a seguir adelante.

5. Está ahí para ella y simplemente disfrute verla crecer: diviértete siendo padre de una niña. Es fantástico para una chica saber que una figura masculina siempre estará ahí para ella y la tendrá de vuelta. Llegará un momento en el que tu hija te enseñará y cuidará de ti.

Aixa G. López, P. E. es Consultora, Desarrollo de Liderazgo, Marketing Digital, Mejora de Procesos Organizacionales residiendo en el área de Elmira, Nueva York. Es una ingeniera industrial analítica de mentalidad estratégica con más de 27 años de experiencia en gestión de operaciones, mejora de procesos organizativos, liderazgo y desarrollo de equipos y marketing digital. Ella ha sido reconocida por mejorar la efectividad y la eficiencia de la organización a través del liderazgo, alineando los procesos de negocios para lograr ahorros de costos y crecimiento de ingresos. Ella es una ingeniera industrial que entró al campo debido a su pasión por arreglar las cosas. Como columnista de CNY Latino, Aixa comparte con los lectores esta pasión y las lecciones que ha aprendido a lo largo del camino.

Ways fathers can empower their daughters

Go for it!
by Aixa G. López

You wake up one day, and you realize you are the father of a baby girl. All of a sudden it hits you and you start asking yourself, “what am I going to do? I need to learn about “girl stuff.” You start thinking about all the things women go through and what future your daughter may have. It seems challenging, right?

Well, as a father, you have more power of influence than you may think. Girls are usually drawn to their fathers, and sometimes parents don’t realize how much impact they can have on their children’s future.

These are some things that I experienced with my dad, and that allowed me not to be afraid to get into a male-dominated industry and stay in it for over twenty (20) years.

1. Try not to impose “girly” expectations: “girls wear pink and boys wear blue” paradigm is outdated. Allow your daughter to experience different aspects of life. If you also have boys, let her play with them. Teach them that they need each other. Women and men need each other to succeed. Show her how to ask men for help in a positive, noncompetitive way but also a confident and assertive manner.

2. Teach her not to wait for the “perfect prince” to come and take care of her: we are taught that one day we’ll meet the perfect guy that will take care of us. There’s nothing wrong with meeting that guy, but we should not look at him as our savior. Fathers are role models for their daughters. They should teach them how to think independently, to pursue a career, not to have someone to fall back on. Men and women should create a partnership in which they support, teach, and help one another so that both parties can grow and succeed.

3. Allow her to participate in the things you do: my father is very crafty. He was always doing things around the house. I loved observing him. He always allowed me to help. As a teenager, I was always changing the layout of my room. I never asked for any help. I moved things around and put things on the wall by myself.

4. Praise her confidence – give her feedback: Praise the fact that she dares to do or say something. Explain to her that she doesn’t have to succeed at everything, that failure is part of the process. Women tend to take defeat from the heart. We think that if we fail at something, then, we “are” a failure. Teach her that to grow and become a better person; you will have to experience failure. Let her know that occasional failure is okay and that she will have people around that will support her and help her move forward.

5. Be there for her and just enjoy seeing her grow: have fun being a father of a girl. It’s fantastic for a girl to know that a male figure will always be there for her and have her back. There will come a time in which your daughter will teach you and will take care of you.

Aixa G. López, P. E. is a Consultant, Leadership Development, Digital Marketing, Organizational Process Improvement living in the Elmira, New York Area. She is a strategically minded, analytical Industrial Engineer with 27+ years of experience providing operations management, organizational process improvement, leadership & team development, and digital marketing. She has been recognized for improving organizational effectiveness and efficiency through leadership, aligning business processes to realize cost savings and revenue growth. She’s an industrial engineer who entered the field because of her passion for fixing things. As a columnist for CNY Latino, Aixa shares with the readers this passion and the lessons she has learnt along the way.

El Estigma de la Salud Mental: Respetando al Elefante

SALUD
por Nilsa Ricci

Hay un “elefante en la habitación” (una metáfora que hace referencia a un problema obvio que no se quiere afrontar); muchas personas intentan ignorar sus pisadas atronadoras y sus resonantes vocalizaciones. Este “elefante” representa las enfermedades mentales, que son tan reales como cualquier otra condición médica.

Estadísticamente, la mayoría de los estadounidenses tienen o conocen a alguien que tiene una enfermedad mental. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental, 1 de cada 5 adultos estadounidenses tiene una enfermedad mental1. Un estudio del 2017 encontró que el 48% de los Caucásicos recibieron atención para su enfermedad mental en comparación con el 32.6% de los Hispanos1. Desafortunadamente, solo el 10% de los Hispanos con enfermedades mentales contactan a un profesional de salud mental2,3 a pesar de las muchas opciones de tratamiento disponibles. Muchos factores contribuyen a estas tasas bajas entre los Hispanos, pero el estigma toma una parte enorme2. La falta de información sobre las enfermedades mentales aumenta este estigma2.

La verdad es que no entendemos completamente el cerebro—nuestro órgano más complejo. Como dijo el Dr. Yuste, “No puedes realmente arreglar un auto si no entiendes cómo funciona”4. Pero solo porque hoy no entendemos completamente las causas de los trastornos mentales, no significa que no lo comprenderemos. El Dr. Yuste ayudó a lanzar la Iniciativa BRAIN5, que comenzó en el 20136. Este proyecto interdisciplinario tiene como objetivo desarrollar nuevas tecnologías que podrán tomar imágenes dinámicas del cerebro que muestren cómo las células individuales del cerebro y los circuitos neuronales interactúan in vivo6,7. Estos descubrimientos podrían conducir a la cura y la prevención de trastornos cerebrales, incluyendo las enfermedades mentales7. El presidente Obama describió este proyecto como un Gran Desafío del siglo XXI8.

Se espera que esta investigación conduzca a una mejor comprensión de las causas de las enfermedades mentales y a avances en el tratamiento. Mientras tanto, disminuir el estigma de las enfermedades mentales puede motivar a las personas que sufren a buscar una evaluación y un tratamiento. Cosas que puede hacer para reducir el estigma:

• Edúquese sobre los trastornos mentales. Las películas, los programas de televisión, y las noticias a menudo muestran a las personas con enfermedades mentales como peligrosas. En realidad, usualmente son las más vulnerables9.
• Comprenda que los trastornos mentales son reales y que debemos aprender a reconocer sus síntomas. Si está teniendo síntomas, no sufra en silencio. No tenga miedo de decirle a alguien y pedir ayuda. Sea abierto y honesto con su familia, amigos, y médico. Hay tratamiento disponible y no está solo.
• Si alguien que conoce está luchando con una enfermedad mental, apóyele. Escúchele empáticamente y sin juzgar. Comprenda que tener una enfermedad mental no hace a alguien débil o loco.
• Comprenda que un trastorno no define a una persona. En vez de decir, “Soy esquizofrénico/alcohólico/diabético,” diga, “Tengo esquizofrenia/una adicción al alcohol/diabetes.”

Al reconocer e intentar de disminuir el estigma asociado con las enfermedades mentales, podemos darle al “elefante” la atención y el respeto que merece. Juntos, podemos avanzar hacia un futuro donde nadie tema pedir ayuda.

Referencias:

1. https://www.nimh.nih.gov/health/statistics/mental-illness.shtml
2. https://www.nami.org/find-support/diverse-communities/latino-mental-health
3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK44247/
4. https://www.tedmed.com/talks/show?id=75798
5. http://kavli.columbia.edu/leadership/yuste
6. https://www.braininitiative.nih.gov/strategic-planning/brain-2025-report
7. https://www.braininitiative.nih.gov/
8. http://kavli.columbia.edu/news/president-obama-announces-brain-initiative
9. https://well.blogs.nytimes.com/2013/03/11/mental-illness-and-vulnerability

Nilsa Ricci nació en Florida de un padre Colombiano y una madre Peruana. Se graduó en el 2016 de la Universidad de Columbia en la Ciudad de New York con un B.A. en Neurociencia y Comportamiento. Ahora es una estudiante de primer año de medicina en la Universidad de Rochester Escuela de Medicina y Odontología. Ella está en la junta ejecutiva del capítulo de la escuela de la Asociación de Estudiantes Latinos de Medicina (LMSA).