Las Carreras de Caballos

por Linda DeStefano
Traducido al Español por Roberto English

De niña, una vez me llevaron a una pista de carreras. Los hermosos caballos me encantaron. Solo de adulto aprendí sobre la crueldad y la muerte causada por las careras.

El sitio web de Patrick Battuello, horseracingwrongs.com, proporciona una gran cantidad de información. Por ejemplo, enumera las muertes de caballos de carreras por estado. En el 2018 hubo 98 caballos muertos en carreras o entrenamientos en NYS. Y este número es más bajo que el de la realidad porque la comisión de juegos de azar generalmente solo revela las muertes que ocurren en el hipódromo mismo (u ocasionalmente en los hospitales equinos) y en las 72 horas posteriores a la lesión. Y nada de los muchos hospitales privados en todo el estado. Patrick enumera a todas las víctimas por nombre, fecha y tipo de lesión. Aquí hay solo algunos:

Old Dubai, 19 de Enero, Belmont T “cayó en la poste 7/8, sufrió una fractura en la pierna delantera, eutanasia en la pista”

Desert Affair, 6 de Mayo, Belmont R “sufrió una lesión musculoesquelética fatal y fue sacrificado en la pista”

The Berber, 14 de Mayo, Finger Lakes T “lesión catastrófica en el hombro – eutanasia”

Battuello enumera los males de la industria de las carreras de caballos:

El Golpeteo de Cuerpos no Formados: el caballo típico no alcanza la madurez musculoesquelética completa hasta alrededor de los seis años; el caballo de carreras típico comienza “entrenamiento” a los 18 meses y está puesto a correr a las dos, que es el equivalente aproximado de un niño de kindergarten.

El Confinamiento Extremo: la mayoría de los caballos de carrera activos se mantienen aislados en pequeños puestos las 23 horas del día, lo que hace una burla de la industria al afirmar que sus caballos nacen para correr y les encanta correr. No se degustan de afecto ni tampoco de estimulación, sino viven una existencia y nada más.

La Commodificación: La mayoría de los caballos de carrera se compran y venden varias veces durante el curso de sus “carreras profesionales,” y se ven comerciados y tratados como productos comunes de Amazon.

Drogas y Dopaje: los caballos de carrera son inyectados con varias drogas, algunas legales y otras no, con un objetivo singular: mantenerlos en funcionamiento, incluso a través del dolor y las lesiones.

Los Azotes: lo que sucede abiertamente en la pista calificaría como crueldad animal si se hace a nuestras mascotas. Vale preguntar, ¿en qué otro deporte hacen latigazos para estimular la motivación?

La Matanza: horseracingwrongs.com calcula que más de 2,000 caballos mueren al competir o entrenar en pistas de carreras estadounidenses cada año.

La Masacre: aunque la industria minimiza el alcance del problema, la sabiduría prevaleciente es que la mayoría de los “jubilados” caballos de carreras estadounidenses son desangrados y asesinados en mataderos extranjeros – un beneficio financial final sobre sus cabezas.

Linda es presidenta de People for Animal Rights (PAR). Para obtener una muestra gratuita de nuestro boletín, póngase en contacto con PAR, P.O. Box 15358, Syracuse 13215-0358, (315)488-PURR (8 a.m. – 10 p.m.), people4animalrightscny@gmail.com Puede visitar nuestro sitio web en www.peopleforanimalrightsofcny.org

Comments are closed.