Agua en Marte…

Agua en Marte, una entrevista con el científico jefe del equipo que facilitó el hallazgo

por Juan Carlos “Pocho” Salcedo, Internacionalista

Por las formaciones geológicas del planeta Marte se suponía que debería haber habido agua hace 3 mil millones de años. Pero por primera vez, científicos han encontrado un largo lago de agua debajo de la capa de hielo en Marte. Ya que el agua es esencial para la vida, este descubrimiento presenta la oportunidad de investigar formas de vida más allá de la tierra, y da a la humanidad esperanza para otros descubrimientos aún más significativos.

Entrevistamos al Dr. Enrico Flamini quien fue el científico que supervisó este extraordinario descubrimiento.

La traducción al Inglés de esta entrevista no fue proveída. Vaya al enlace abajo para ver toda la entrevista.

The English translation of this interview was not provided. Go to the link below for the full interview.

https://www.youtube.com/watch?v=u3ikYX2-LUo

Ezekiel… a Poem

by Eileen
Provided by Linda DeStefano
Translated into Spanish by Rob English

Warm, sultry summer day
Sitting pensively in my old back yard
Thinking how my life has traveled through many changes
Good, bad, amazing, Melba toast
Always grateful that I have ridden the waves
And kept my head above the rising tides.

Lost in thought, I felt a presence…
A winged presence in the sky
Looking across the field, soaring towards me
His flight was headed towards songs I softly sang.

Coincidence or gift of the divine
A beautiful creature floating to me, as if deliberate
Ezekiel was the name I gave him….
Ezekiel was his name.

I sang to him as he swirled around my head
Music, melody, he seemed to absorb the sound
This became my amazing communication with a raptor.

Most people do not understand
Only those who saw it happen
This has happened twice, this event of mystery and joy.

I sang to him, to the open field
He came to me, soared to me once again
This time, swirling around my head seven times while I sang my song of love for nature to him.

I held my arms to the sky, myself swirling, singing
As he danced with me…..

How this happened,
This unusual bond of creature and human
From a world beyond, I do not know.

I call Ezekiel with my song
He will return again
People ask if I fear that he will hurt me as he flies close to me
I answer… I am more afraid of you…

Linda DeStefano is President of People for Animal Rights. For more information about animal rights or to connect with Linda, contact People for Animal Rights, P.O. Box 15358, Syracuse, NY 13215-0358, (315) 488-PURR (7877) between 8 a.m. and 10 p.m., people4animalrightscny@gmail.com or peopleforanimalrightsofcny.org.

The Jewish Community in Venezuela

by Miguel Balbuena

Venezuela has recently been ruled by the government of President Hugo Chavez, who served four terms in office between 1999 and 2013, and, then, by the administration of President Nicolas Maduro, who succeeded Commandant Chavez, both being officials of the United Socialist Party of Venezuela (USPV), in power for 19 years now.

The policies enacted by the USPV have led to a significant drop in the Jewish population staying in this Caribbean country. Thousands of Venezuelans of Jewish ancestry have chosen to live in self-imposed exile. It happens that many of these expatriates are prominent members of the Venezuelan intelligentsia.

The concept of intelligentsia was introduced to me while I was fresh out of high school. A fellow freshman at the Pontifical Catholic University (PUC), Carlos Chipoco, first presented this concept to me. In my storied years in college no professor even mentioned it. Chipoco, in many ways, back then knew more than PUC faculty. Later on, he went to become classmate of future U.S. President Barack Obama at Harvard Law School.

In short, the intelligentsia can be defined as cultural workers who create content to be consumed by human generations, even those not born yet. The intelligentsia is a cast of educated people (not necessarily college-educated, it could also be self-educated ones) that not only reproduce pre-existing ideologies, but expand their frontiers or produce novel ones. The members of the intelligentsia are trendsetters, opinion influencers, who, ideally, exert critical thinking in shaping the culture and politics of their country.

Due to its outsize role in society relative of its numbers, adherents of the intelligentsia have historically become a thorn on the side of governments, some of which have resorted to extreme measures to get rid of these opponents. Books such as “Lenin’s Private War: The Voyage of the Philosophy Steamer and the Exile of the intelligentsia,” by author Lesley Chamberlain, illustrate this by telling the story that Vladimir Lenin, then Chairman of the Council of People’s Commissars of the Russian Soviet Federative Socialist Republic, expelled hundreds of people hostile to the Soviet power: philosophers, students and the like, to Stettin, Germany, and Istanbul, Turkey. They were transported by vessels, which earned the name of “philosophers’ ships.”

In the case of Venezuela, neither Chavez nor Maduro tossed out the Jewish Venezuelan intelligentsia using “philosophers’ ships.” Instead, individuals associated with this status class left by their own volition and by their own means. These subjects included Moises Naim, author of a book titled “Illicit: How Smugglers, Traffickers, and Copycats are Hijacking the Global Economy,” published in 2005, and; Daniel Benaim – co-director of “Chavismo: The Plague of the 21st Century,” a 93-minute documentary film – who, since 2006, has been media director and adviser to the Confederation of Israelites Associations of Venezuela, which publishes some of Naim’s pieces.

Naim’s family immigrated to Venezuela from Libya, where he was born; Benaim’s family immigrated to Venezuela from Morocco. Then, many decades later, both intellectuals immigrated from Venezuela to the
United States. As an aside, the prefix Ben means “son of” in Hebrew, so the surname Benaim would translate as son of Aim.

Benaim studied at the world renowned S.I. Newhouse School of Public Communications from 1978 to 1981, obtaining there a bachelor’s degree in television, radio and film. At this school he met a fellow student, Tere Paniagua, who went on to work at Syracuse University as executive director of the Office of Cultural Engagement for the Hispanic Community.

Daniel and Tere crossed paths again after the release of the “Chavismo” documentary on June 15. After intense negotiations, Daniel agreed to come back to Syracuse for the screening of his film on October 9, immediately followed by his remarks to the audience as well as a question-and-answer session with the public. The event took place at La Casita Cultural Center on Syracuse’s Near West Side.

At this function Daniel praised Naim’s book “Illicit,” although this essay doesn’t mention Chavez nor Maduro, but the filmmaker suggested it was relevant because “Venezuela is governed by thugs.” Then he talked about “The Commandant,” a Colombian television series focusing on the life of Chavez, for which Naim wrote 49 episodes of it.

About the author: Miguel Balbuena is a writer in the academic, scientific, journalistic and literary fields (in the fiction and non-fiction genres).

La Comunidad Judía en Venezuela

por Miguel Balbuena

Venezuela ha estado recientemente guiada por el gobierno del presidente Hugo Chávez, quien cumplió cuatro mandatos entre 1999 y 2013, y, luego, por la administración del presidente Nicolás Maduro, quien sucedió al Comandante Chávez, ambos siendo funcionarios del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en el poder desde hace 19 años.

Las políticas promulgadas por la PSUV han llevado a una significativa caída en la población judía radicada en este país caribeño. Miles de venezolanos de ascendencia judía han elegido vivir en exilio auto impuesto. Ocurre que muchos de estos expatriados son miembros prominentes de la intelligentsiya Venezolana.

El concepto de intelligentsiya fue expuesto a mí cuando yo estaba recién egresado del colegio secundario. Un compañero de primer año en la Pontificia Universidad Católica (PUC), Carlos Chipoco, me presentó este concepto por primera vez. En mis aventureros años en la universidad, ningún profesor lo mencionó. Chipoco, en muchos sentidos, en aquel entonces sabía más que el cuerpo docente de la PUC. Más adelante, se convirtió en compañero de clase del futuro presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en la Facultad de Derecho de Harvard.

En resumen, la intelligentsiya puede definirse como trabajadores culturales que crean contenido a ser consumido por generaciones humanas, incluso aquellas que aún no han nacido. La intelligentsiya es una casta de personas educadas (no necesariamente educadas en la universidad, también pueden ser autodidactas) que no solo reproducen ideologías preexistentes, sino que también expanden sus fronteras o producen otras novedosas. Los miembros de la intelligentsiya son creadores de tendencias, influyentes de opinión, quienes, idealmente, ejercen un pensamiento crítico en la configuración de la cultura y la política de su país.

Debido a su desproporcionado papel en la sociedad relativo a sus números, los integrantes de la intelligentsiya históricamente se han convertido en una espina clavada en gobiernos, algunos de los cuales han recurrido a medidas extremas para deshacerse de estos oponentes. Libros como “La guerra privada de Lenin: El viaje del buque a vapor de filosofía y el exilio de la intelligentsiya”, de la autora Lesley Chamberlain, ilustran esto contando la historia que Vladimir Lenin, entonces presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, expulsó a cientos de personas hostiles al poder soviético: filósofos, estudiantes y similares, a Stettin, Alemania, y Estambul, Turquía. Fueron transportados en naves, las cuales se ganaron el nombre de “barcos de filósofos”.

En el caso de Venezuela, ni Chávez ni Maduro arrojaron afuera a la intelectualidad judía Venezolana utilizando “barcos de filósofos”. En cambio, individuos asociados con esta clase de prestigio se fueron por su propia voluntad y por sus propios medios. Estos sujetos incluyeron a Moisés Naim, autor del libro titulado “Ilícito. Cómo contrabandistas, traficantes y piratas están cambiando el mundo”, publicado en 2005, y; Daniel Benaim, codirector de “Chavismo. La peste del siglo XXI”, un documental de 93 minutos de duración, quien desde el 2006 ha sido director de medios y asesor de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, la cual publica algunas de las piezas periodísticas de Naim.

La familia de Naim emigró a Venezuela desde Libia, donde él nació; la familia de Benaim emigró a Venezuela desde Marruecos. Luego, muchas décadas después, ambos intelectuales emigraron de Venezuela a los Estados Unidos. Como un aparte, el prefijo Ben significa “hijo de” en hebreo, por lo que el apellido Benaim se traduciría como hijo de Aim.

Benaim estudió en la reconocida Facultad de Comunicaciones Públicas S.I. Newhouse de 1978 a 1981, donde obtuvo un bachillerato en televisión, radio y cine. En esta facultad conoció a una compañera de estudios, Tere Paniagua, quien más adelante pasó a trabajar en la Universidad de Syracuse como directora ejecutiva de la Oficina de Compromiso Cultural con la Comunidad Hispana.

Los senderos de Daniel y Tere volvieron a cruzarse después del estreno del documental “Chavismo” el 15 de Junio. Después de intensas negociaciones, Daniel aceptó regresar a Syracuse para la proyección de su película el 9 de Octubre, seguida inmediatamente por comentarios suyos a la audiencia, así como una sesión de preguntas y respuestas con el público. El evento se llevó a cabo en el Centro Cultural La Casita en el Lado del Cercano Oeste de Syracuse.

En esta función, Daniel elogió el libro “Ilícito” de Naim, aunque este ensayo no menciona a Chávez ni a Maduro, pero el cineasta sugirió que era relevante porque “Venezuela está gobernada por rufianes”. Luego habló sobre “El comandante”, una serie colombiana de televisión, centrada en la vida de Chávez, para la cual Naim escribió 49 episodios de la misma.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).

¿Qué es la depresión y cómo la trato?

SALUD…
por Adrián Martínez

El estado de ánimo puede afectar muchas cosas en su vida. Cuando se siente deprimido o sin esperanza, también puede notar cambios en el sueño, el apetito, la concentración o la energía. Es posible que se sienta menos interesado en las actividades cotidianas o los pasatiempos, o que sienta que se está moviendo más lentamente. En el peor de los casos, también puede sentir que quiere lastimarse o terminar su vida. Si está sintiendo alguna combinación de éstos regularmente, puede que tenga depresión. Puede estar dispuesto a descartarlo o dejarlo continuar porque cree que eventualmente mejorará. Puede pensar que buscar ayuda es admitir debilidad, y no estarías solo en esa mentalidad. A pesar de lo que haya aprendido de su familia o su cultura, la depresión es una enfermedad que es ambos muy común y tratable.

La tasa de depresión entre los Latinos en los Estados Unidos es aproximadamente la de la población general, que es aproximadamente el 7% (1). Entre las etnias latinas, los Puertorriqueños y los Cubanos tienen más probabilidades de experimentar síntomas depresivos. Dentro de las mismas etnias, las personas nacidas en los EE. UU., los inmigrantes de segunda generación o las personas que viven más tiempo en los EE. UU. tienen más probabilidades de informar sobre la depresión. En comparación con los estadounidenses blancos, los latinos con trastornos de salud mental son mucho menos propensos a buscar especialistas en salud mental para recibir atención. Además, la depresión no tratada es hasta cuatro veces mayor en los latinos sin seguro de salud en comparación con los latinos con seguro de salud (2). No hace falta decir que la población latina tiene múltiples barreras que impiden el acceso a los tratamientos para esta afección común, entre las que se encuentran el estigma social y la falta de seguro.

Si cree que puede estar deprimido o está experimentando problemas persistentes con el estrés, la ansiedad o el uso de sustancias, considere acudir a un proveedor de salud mental para obtener ayuda. Seria bueno que viera primero a su proveedor de atención primaria para comenzar la medicación o para obtener una referencia para un psiquiatra o terapista. Tenga en cuenta que, con pocas excepciones, lo que le diga a su proveedor de salud mental es confidencial. Su relación con su proveedor debe ser de confianza y un entendimiento de que él o ella está allí para ayudarlo. Recuerde que hay muchas opciones de medicamentos y terapia, por lo que no debe darse por vencido si el primer tratamiento que intenta no funciona. Si desea buscar proveedores por su cuenta, puede ir a findtreatment.samhsa.gov o llamar a la Línea de Ayuda de Referencia de Tratamiento Nacional (1-800-662-4357) para obtener orientación. Si se siente suicida, vaya a su hospital local, llame al 911 o llame a la Línea de Prevención de Suicidio (1-800-273-8255).

Referencias
1. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. (2017). Results from the 2016 National Survey on Drug Use and Health: Detailed Tables. Retrieved from https://www.samhsa.gov/data/sites/default/files/NSDUH-DetTabs-2016/NSDUH-DetTabs-2016.pdf
2. Wassertheil-Smoller, Sylvia et al. “Depression, anxiety, antidepressant use, and cardiovascular disease among Hispanic men and women of different national backgrounds: results from the Hispanic Community Health Study/Study of Latinos” Annals of epidemiology vol. 24,11 (2014): 822-30.

Adrián Martínez es un Puertorriqueño nacido en California y criado en Vermont, New Hampshire y Florida. Se graduó en el 2014 de la Universidad de Florida con una B.S. en Biología y actualmente es estudiante del cuarto año de medicina asistiendo a la Universidad de Rochester Escuela de Medicina y Odontología. Él está en la junta ejecutiva del capítulo de la escuela de la Asociación de Estudiantes Latinos de Medicina (LMSA) y espera un día especializarse en psiquiatría.

What is depression and how do I treat it?

HEALTH…
by Adrián Martínez

Mood can affect many things in your life. When you feel down or hopeless, you might also notice changes in sleep, appetite, concentration, or energy. You might feel less interested in everyday activities or hobbies, or you might feel like you are moving more slowly. At your worst, you may also feel like you want to hurt yourself or end your life. If you are regularly feeling any combination of these, you might have depression. You may be inclined to dismiss it or let it continue because you think it will eventually get better. You may think that seeking help is admitting weakness, and you would not be alone in that mentality. Despite whatever you have learned from your family or culture, depression is an illness that is both remarkably common and treatable.

The rate of depression among Latinos in the U.S. is about that of the general population, which is about 7% (1). Among the Latino ethnicities, Puerto Ricans and Cubans are most likely to experience depressive symptoms. Within the same ethnicities, people born in the U.S., second-generation immigrants, or people living longer in the U.S. are more likely to report depression. Compared to white Americans, Latinos with mental health disorders are much less likely to seek mental health specialists for care. Furthermore, undertreated depression is up to four times higher in Latinos without health insurance compared to Latinos with health insurance (2). Needless to say, the Latino population has multiple barriers preventing access to treatments for this common condition, not the least of which are social stigma and lack of insurance.

If you think you may be depressed or are experiencing any persistent issues with stress, anxiety, or substance use, consider going to a mental health provider for help. Your primary care provider would be good to see initially to start medication or to get a referral for a psychiatrist or therapist. Keep in mind that, with few exceptions, what you say to your mental health provider is confidential. Your relationship with your provider should be one of trust and an understanding that he or she is there to help. Remember that there are plenty of options for medication and therapy, so you should not give up if the first treatment you try does not work. If you would like to search for providers on your own, you can go to findtreatment.samhsa.gov or call the National Treatment Referral Helpline (1-800-662-4357) for guidance. If you are feeling suicidal, go to your local hospital, call 911, or call the Suicide Prevention Lifeline (1-800-273-8255).

References
1. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. (2017). Results from the 2016 National Survey on Drug Use and Health: Detailed Tables. Retrieved from https://www.samhsa.gov/data/sites/default/files/NSDUH-DetTabs-2016/NSDUH-DetTabs-2016.pdf
2. Wassertheil-Smoller, Sylvia et al. “Depression, anxiety, antidepressant use, and cardiovascular disease among Hispanic men and women of different national backgrounds: results from the Hispanic Community Health Study/Study of Latinos” Annals of epidemiology vol. 24,11 (2014): 822-30.

Adrian Martinez is a Puerto Rican born in California and raised in Vermont, New Hampshire, and Florida. He graduated in 2014 from the University of Florida with a B.S. in Biology and is currently a fourth-year medical student attending the University of Rochester School of Medicine and Dentistry. He is on the executive board of the school’s chapter of the Latino Medical Student Association (LMSA) and will be pursuing a career in psychiatry.

El día que Syracuse se rebeló

por Maximilian Eyle

En Octubre del 1851, aproximadamente 2,500 ciudadanos de Syracuse se unieron en el centro de la ciudad. Con un ariete, rompieron la puerta del cárcel y liberaron con éxito un hombre que se llamaba William “Jerry” Henry. Jerry había escapado de la esclavitud en el sur hacia algunos años y empezó una vida nueva construyendo barriles para vender en parte de central Nueva York. Le habrían forzado a volver a la esclavitud, pero la gente de Syracuse se metió para asegurar su libertad. Jerry fue inmediatamente enviado al norte en Canada donde la policía no le podría detener. Este evento se le recuerda como el “Jerry Rescue” (el rescate de Jerry en Español), y es uno de los momentos de más orgullo en la historia de Syracuse.

Por aquella época, los EEUU estaba dividido entre los estados con esclavitud y los que no la tenían. En 1850, una ley federal que se llamó el “Fugitive Slave Act” (Acto de Esclavos Fugitivos en Español) se aprobó que obligó a los estados sin esclavitud a ayudar con la captura y regreso de esclavos escapados. Jerry fue detenido por esta ley y se le puso en la cárcel. Esto causo un gran escándalo con la gente local. El abolicionista Samuel Ringold Ward expresó su repulsión durante una reunión pública antes del rescate, y dijo: “Somos testigos a una vista que, yo rezo, nunca veremos jamás. Un hombre en cadenas, en Syracuse!”

La historia del rescate Jerry tiene las ventajas de ser tanto legendario como cierto. Es evidencia del poder de una comunidad local e unida luchando contra un gobierno agresivo y su ley injusta. La guerra civil no pasaría hasta diez años después, pero las protestas así ayudaron a llevar a término el sistema de esclavitud. Hoy en día, vemos una resistencia parecida y local según Syracuse rehúsa a dedicar su policía a investigar y detener inmigrantes ilegales a pesar de la presión desde los federales. Según miramos al futuro, deberíamos acordarnos del progreso que puede pasar cuando Syracuse tiene la postura de una ciudad unida e independiente.

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en Español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió Español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de Inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com