Radioactivos: Perros, Gatos y Fauna

por Linda DeStefano
Traducido a Español por Rob English

Cuando ocurren desastres nucleares, no solo personas sino también animales cercanos están contaminados con radioactividad. Esto se ha observado en Chernobyl y en Fukushima. En 1986 explotó la planta de energía nuclear de Chernobyl en Ucrania (entonces parte de la Unión Soviética), contaminando una vasta área con radioactividad. Respondedores de emergencia murieron. Cerca de 50,000 personas evacuaron, y la mayoría de ellos nunca regresaron a sus hogares porque la contaminación es duradera. ¿Y qué pasó con los animales que no pudieron evacuar? Algunos de los perros y gatos abandonados sobrevivieron y se reprodujeron. Sus descendientes son ayudados hoy por Clean Futures Fund. El Fondo proporciona cuidado veterinario a estos animales, maneja la adopción a los perros, y elimina partículas radiactivas de su pelaje y desde el interior de sus cuerpos. Afortunadamente, la mayoría de los perros viven en partes de la zona que están menos contaminadas, a diferencia de los animales salvajes que pueblan la zona, esto tal vez porque los perros se quedan cerca de los humanos que los alimentan. También a diferencia de los animales salvajes, los perros no exhiben ninguna anormalidad obvia. Entre los impactos negativos para la vida silvestre de Chernobyl se encuentran los tumores, la infertilidad, cerebros más pequeños y poblaciones menguantes. Mientras que los animales salvajes migratorios pueden propagar el daño genético a las poblaciones no afectadas a través de la cría, los perros son evaluados por daños en el ADN, y son esterilizados o castrados antes de ser transportados a sus nuevos hogares.

Pero, ¿qué pasa con las plantas y los animales salvajes? La materia orgánica en los bosques que rodean a Chernobyl está demorando años o incluso décadas más de lo normal en descomponerse. Hay poblaciones reducidas y anomalías genéticas entre aves, abejas, mariposas, saltamontes, libélulas, arañas y mamíferos en partes altamente radiactivas de la zona de exclusión de Chernobyl. Las aves muestran un aumento en la esterilidad, el albinismo y las cataratas, con espermatozoides anormales en golondrinas de granero hasta 10 veces más altas para las aves de Chernobyl en comparación con los espermatozoides de los hombres que viven en áreas de control.

Otro desastre nuclear ocurrió en Fukushima, Japón, en Marzo del 2011. Después de un terremoto y un tsunami, las plantas nucleares de Fukushima Daiichi tuvieron colapsos y explosiones, contaminando una amplia área de tierra y el Océano Pacífico. Aproximadamente 47,000 personas fueron evacuadas inicialmente y más tarde. Al menos un hombre amable eligió quedarse para cuidar a los animales de granja abandonados. Al estudiar los efectos de la contaminación, el Dr. Timothy Mousseau y su equipo descubrieron que los animales y microbios que viven en áreas contaminadas no medran.

Las centrales nucleares del norte del estado de Nueva York con el mismo diseño que las que fallaron en Japón también podrían tener colapsos y explosiones debido a que una tormenta de hielo severa podría volver inútiles los generadores de respaldo. Incluso sin un desastre, las instalaciones nucleares tienen emisiones regulares de radiactividad y crean desechos tóxicos que durarán cientos de miles de años. Y el agua que toman del lago Ontario pasa a través de rejillas que matan a los peces. El agua caliente que se devuelve al lago también es un problema para los animales que viven en el agua.

Es importante pasar rápidamente de estas peligrosas y costosas instalaciones nucleares en nuestro patio trasero a la conservación de la energía, la eficiencia energética y la energía renovable (solar, eólica, geotérmica). El gobernador Cuomo mantiene abiertas las instalaciones nucleares de Fitzpatrick en Oswego obligando a todos los contribuyentes a subsidiarlas. Ese dinero podría usarse para moverse más rápidamente hacia la energía limpia, lo que crearía más empleos.

La información sobre la transición a una economía verde se puede encontrar en Allianceforagreeneconomy.org

Linda DeStefano es Presidente de People for Animal Right. Para obtener más información sobre los derechos de los animales o contactar a Linda, comuníquese con People for Animal Rights, P.O. Box 15358, Syracuse, NY 13215-0358, (315) 488-PURR (7877) entre las 8 a.m. y las 10 p.m., people4animalrightscny@gmail.com o peopleforanimalrightsofcny.org

Comments are closed.