Cuando el Fracaso Duele

por Juan Ocasio-Borrero

“Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos?” Jesucristo le preguntó al Apóstol Pedro tres veces poco después de su resurrección (Juan 21:15-16). Temprano esa mañana, Jesús vio a Simón Pedro y a los demás Apóstoles pescar toda la noche y no pescaron nada, y aunque ellos no lo reconocieron, Jesús realizó un milagro para ellos: capturaron una enorme carga de peces. (Juan 21:1-6).

Pedro debe haber recordado entonces lo que hizo Jesús cuando aceptó la invitación del Señor para seguirlo y se convirtió en un “pescador de hombres” (Mateo 4:18, 19). Pero ahora que Pedro escuchó que el Mesías le hizo la misma pregunta tres veces: “¿Me amas?” Estaba muy triste. Simón sabía cuándo Jesús fue traicionado por Judas Iscariote, capturado y juzgado por el Sumo Sacerdote Caifás y el Sanedrín de noche. Afuera, en el patio, Pedro esperó el resultado del juicio de su Maestro.

Pedro fue reconocido por la gente, y, temiendo ser atrapado, negó a Jesús tres veces. No fue una sorpresa, porque Cristo profetizó que Pedro lo negaría tres veces antes de que un gallo cantara dos veces (Marcos 14:30). La Biblia dice que Pedro lloró (Marcos 14:66-72). Él le falló a Jesús miserablemente. Él prometió que incluso si todos abandonaran a Cristo, él no lo haría (Marcos 14:27-29). Pero lo hizo. El falló.

¡Qué tristeza debe haber sentido Pedro!

¿Se ha sentido como Pedro, que pensó que era más fuerte que los otros Apóstoles y discípulos? ¿Ha comenzado un ministerio o servicio para Dios, pero nunca ha terminado? ¿Comenzó fuerte haciendo la voluntad de Dios, asistió a los servicios de la iglesia, pero con el tiempo se fue? ¿Siente que le ha fallado a Dios después de que fue salvo y pecó? ¿Hay alguna esperanza para usted?

Puede sentirse desesperado, indefenso, como un fracaso total. “Dios no aceptará mis oraciones ni mi arrepentimiento”. “Quizás Cristo me abandonará”. “Estoy solo”, se podría decir. La depresión parece hundirlo. “Dios me ha dejado solo”.

¡Pero ese no es el caso!

Jesús, comprendiendo las próximas pruebas de su discípulo, animó a Pedro con estas palabras: “Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos “(Lucas 22:31,32). Incluso cuando el Diablo debilitó a Pedro en el tiempo de su prueba, el Señor le aseguró a Simón que su fé permanecería; aún más, ¡Pedro alcanzaría tal nivel de fortaleza espiritual que inspiraría a otros a través de su testimonio y su gran progreso!

Pedro fue el Apóstol que dirigió la predicación del Evangelio del Reino de los Cielos durante el Pentecostés que causó que muchos se bautizaran en el nombre de Jesús y recibieron el don del Espíritu Santo (Hechos, capítulo 2). Además, Pedro fue el primer Apóstol en bautizar al primer cristiano gentil (no judío) a través de una visión que le dio el mismo Jesucristo (Hechos, capítulo 10, ver los versículos 34, 35, 44-48). Pedro escribió dos de las más grandes cartas dirigidas a la Iglesia, anunciando “cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (2 Pedro 3:13).

En resumen, no se desanime cuando las cosas no salen como desea. Dios conoce su corazón y prometió que “no te dejaré, ni te desampararé” (Josué 1:5). Tenga la seguridad de que, aunque [sus pecados] sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos (Isaías 1:18)”. Jesús perdona sus pecados, le fortalece y envía al Espíritu Santo como un Consolador para que testifique acerca de Cristo (Juan 15:26, 27).

Usted es muy valioso para Dios y puede estar seguro de que Él lo ama. Es por eso por lo que envió a su Hijo Unigénito para salvarlo (Juan 3:16) y prometió la vida eterna a sus adoradores que son fieles a Él y vencen a este mundo caído en la perdición y la destrucción. Pronto, todas las lágrimas se desvanecerán en el Reino de Dios donde “ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron (Apocalipsis 21:1-4)”. Puede decir con toda confianza: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:13).

Puede aprender del fracaso una cosa: confiar en Dios (Proverbios 3: 5); deje que Él dirija su camino todo el tiempo. Con Dios a su lado, seguramente alcanzará la victoria y el cumplimiento de cualquier esfuerzo para Su gloria.

Nota: Los versículos usados provienen de la versión Reina-Valera, revisión de 1960.

Acerca del escritor: Juan Ocasio-Borrero sirve como ministro y predica el Evangelio de Jesucristo en Geneva, NY. Puedes contactarnos por medio thehouseofruthministries@gmail.com y escuchar las clases bíblicas en YouTube®: The House ofTruth/Juan Ocasio Borrero.

Comments are closed.