COMER PARA VIVIR

Película revisada por Linda DeStefano
Traducido a Español por Rob English

El grupo Syracuse Vegans Meetup organizó una muestra de la película EATING YOU ALIVE, así que fui a ver de qué se trataba. Esta excelente película me llamó la atención porque incluía muchas historias personales. Varias personas contaron que ellos o un ser querido padecían una enfermedad crónica, algunos incluso hasta el punto de que se les dijera que morirían pronto. La mayoría no recibió consejos útiles de sus médicos, por lo que tuvieron que descubrir por sí mismos que una dieta de alimentos enteros basada en vegetales podría literalmente salvarlos. Esta película fue muy optimista porque tuvo muchos finales felices. Por ejemplo, el médico de un anciano le dijo que moriría en un mes más o menos de cáncer y que el médico no podría ayudarlo. Después de un año con una dieta de alimentos integrales a base de plantas el hombre se recuperó y entró en la oficina del atónito doctor.

Además de estas historias de recuperación, se entrevistó a varios médicos, chefs veganos, un farmacéutico, un actor y otros. Hablaron sobre la falta de educación nutricional en la escuela de medicina, el poder seductor de los anuncios comerciales a favor de alimentos, la escasez de medicina preventiva en los EE. UU. y el poder restaurador de la comida sana. Los chefs proporcionaron algunas recetas.

Un segmento muy breve mostró el horrible abuso de los animales criados para la alimentación. Otro breve segmento contó sobre el daño ambiental causado por la agricultura animal, tal como las emisiones de metano de las vacas.

Para obtener más información, lea HOW NOT TO DIE por Michael Greger, M.D. También es útil probar una nueva forma de comer (o seguir con ella una vez que haya probado) al comer con otros.

Considere unirse al Grupo de Syracuse Vegan Meetup. Póngase en contacto con Marybeth Fishman, mfishman4282@gmail.com o llame al (315) 729-7338. Puede encontrar el grupo en Facebook, Instagram y en el sitio web de Meetup.com.

También comuníquese con Linda DeStefano en People for Animal Rights, P.O. Box 15358, Syracuse 13215-0358, (315) 488-PURR (7877) entre las 8 a.m. y las 10 p.m. o people4animalrightscny@gmail.com o visite nuestro sitio web en peopleforanimalrightgsofcny.org Solicite una muestra de nuestro boletín informativo, nuestro folleto de membresía y / o recetas. También puedo hacer una copia para usted del informe de 16 páginas de Kaiser-Permanente (una gran organización de mantenimiento de la salud) llamado “The Plant-based Diet: A Healthier Way to Eat”. La organización puede ahorrar dinero al prevenir problemas de salud en sus pacientes, así que esto me dice que piensan que una dieta basada en plantas realmente es una buena medicina preventiva.

EATING YOU ALIVE

Film reviewed by Linda DeStefano
Translated into Spanish by Rob English

Syracuse Vegans Meetup Group organized a showing of EATING YOU ALIVE so I went to see what it was about. This excellent film held my attention because it included many personal stories. Several people told how they or a loved one was very ill with a chronic disease – some even to the point of being told they would die soon. Most received no useful advice from their physicians so had to discover on their own that a plant-based, whole foods diet could literally save them. This film was very upbeat because it had so many happy endings. For example, his doctor told an elderly man he would die in a month or so from cancer and that the doctor could do anything for him. After a year on a plant-based, whole foods diet, the man recovered and walked into the office of the astonished doctor.

Besides these recovery stories, several physicians, vegan chefs, a pharmacist, an actor and others were interviewed. They spoke about the lack of nutrition education in medical school, the seductive power of food ads, the scarcity of preventive medicine in the U.S. and the restorative power of healthy food. Chefs provided a few recipes.

A very brief segment showed the horrific abuse of animals raised for food. Another brief segment told of the environmental damage caused by animal agriculture, such as the methane emissions from cows.

For more information, read HOW NOT TO DIE by Michael Greger, M.D. It also is helpful to try out a new way of eating (or stick with it once you’ve tried it) by eating with others.

Consider joining Syracuse Vegans Meetup Group. Contact Marybeth Fishman, mfishman4282@gmail.com or call (315) 729-7338. You can find the group on Facebook, Instagram, and on the Meetup.com website.

Also contact Linda DeStefano at People for Animal Rights, P.O.Box 15358, Syracuse 13215-0358, (315) 488-PURR (7877) between 8 a.m. and 10 p.m. or people4animalrightscny@gmail.com or see our website at peopleforanimalrightgsofcny.org Ask for a sample of our newsletter, our membership brochure, and/or recipes. I also can make a copy for you of the 16 page report from Kaiser-Permanente (a large Health Maintenance Organization) called “The Plant-based Diet: A Healthier Way to Eat.” The HMO can save money by preventing health problems in their patients so this tells me that they think a plant-based diet really is good preventative medicine.

Emotional Intelligence and Soul Mate

Using Emotional Intelligence to find our Soul Mate
by Tyrone Dixon
Copyright © July 2018
All Rights Reserved.
Translated into Spanish by: Nina Vergara

When it comes to romance many of us struggle with finding our soul mate. There are many variables to consider when discussing romantic relationships, and why two people may or may not be compatible. Or why we just can’t seem to find the “one.”

The first thing I would invite you to do is think of romantic relationships in terms of it being a science, as opposed to a Fairytale, which many of us grew up believing it is. You know the “knight in shiny armor” coming to save the “distraught princess,” and then both of them going on to “live happily ever after?”… Right.

True romance involves establishing a deeper connection with your partner through consistent behavior, which allows trust to be present for both parties, and a safe space to be comfortable in expressing oneself without fear of retaliation or judgment.

Are you starting to see why you should look at romance relationships as more science than Fairytale? If not, consider this fact; 50% of the time when we say we are ready for our soul mate, we are not in a spot to fully commit ourselves to the other person (we may be unemployed, going through financial hardship, depressed, not over our previous romantic relationship, etc.).

After working with several clients on past, present, and future relationships I was able to come up with a list of thing we can look for in an ideal romantic relationship:

1. Ideal partner – someone who has developed the skills to be with another person, and work on themselves at the same time. Once we feel we have found the ideal partner, the remaining characteristics on the list will let us know if the relationship can be transitioned to a deeper connection (soul mate).
2. Maturity – is this person able to take responsibility for their actions? Or are they always looking to place blame on others/circumstances?
3. Open and honest – can we talk to this person about difficult things? Are we comfortable sharing our deepest secrets with this person?
4. Integrity – does this person’s words and actions align?
5. Does this person challenge us to take calculated risks?
6. Respect for our goals – one partner’s goals or life vision does not exceed the others.
7. Are they committed to understanding us? – are they aware of what we have in common? Do they have an appreciation for our differences?
8. Unconditional acceptance – accepting us for who we are, and a willingness to continually strive for growth individually & together.

I invite you to use this list going forward when you are working to establish a romantic relationship. It can save both partners time, prevent highly stressful situations, and most of all help us to avoid heartbreak.

Peace and Love,

Tyrone Dixon works as a Certified Professional Coach in the Syracuse Community through his business ArozeThrough Concrete Coaching. He was born and raised on the South and West Sides of Syracuse. He has a Bachelor’s Degree in Business Administration from SUNY Buffalo. It is his pleasure to be a “writing contributor” for CNY Latino, and write about the topic of Emotional Intelligence (EI). He loves the City of Syracuse and believes that exposure to Emotional Intelligence can help change the direction of the individuals living in some of our “high poverty” areas. Can you imagine how much better our city would be if people were taught how to manage their feelings without hurting someone? Or if we could teach people to be proactive in identifying situations they are not comfortable in?.

Alma Gemela e Inteligencia Emocional

Encontrar a Nuestra Alma Gemela Requiere Usar Nuestra Inteligencia Emocional
por Tyrone Dixon
Copyright © Julio 2018
Todos los derechos reservados
Traducido al Español por Nina Vergara

En cuanto a amoríos se refiere a muchos de nosotros se nos dificulta encontrar a nuestra alma gemela. Existen varios puntos para tomar en cuenta cuando se refiere a relaciones románticas o las razones por las cuales dos personas pueden ser o no compatibles. O simplemente el porque no podemos dar con la pareja ideal.

Primeramente, los invito a que piensen en las relaciones románticas como si fuese una ciencia y no un cuento de hadas, ese concepto con la cual muchos crecimos. El cuento infantil donde el “Príncipe azul rescata a su princesa y viven felices para siempre.” No es así?

El amor verdadero consiste en establecer una conexión profunda con tu pareja a través de la estabilidad del día a día, lo cual requiere la plena confianza de ambos y el saber que se pueden expresar libres de venganzas o prejuicios.

Haz comenzado a ver la razón por la cual deberías ver las relaciones como una ciencia y no como un cuento de hadas? Si todavía no estás convencido, te ofrezco este dato; el cincuenta por ciento de las veces que pensamos que estamos listos para recibir a nuestra alma gemela en nuestras vidas, no nos encontramos en las mejores condiciones para dedicarnos a otra persona plenamente (así sea por estar sin trabajo, pasando por dificultades económicas, deprimidos, despechados, etc.).

Después de trabajar con varios clientes y sus experiencias de parejas, puedo ofrecerles una lista de cosas que debemos buscar en nuestra pareja ideal:

1. La Pareja Ideal – Es alguien que haya desarrollado la habilidad de estar con otra persona y mejorarse al mismo tiempo. Una vez sientas que hayas encontrado a la persona ideal, el resto de características en la lista te dejará saber si la relación su puede convertir en una unión mas profunda (tu alma gemela).
2. Madurez – ¿Tiene esa persona la capacidad de responsabilizarse de sus acciones? O ¿siempre está buscando culpar a otras personas o circunstancias?
3. Franco y Honesto – ¿Podemos hablar con esa persona acerca de temas complicados? ¿Nos sentimos cómodos compartiendo nuestros mas profundos secretos con esa persona?
4. Integridad – ¿Tiene sentido lo que hace y dice esa persona?
5. ¿Esa persona nos desafía a tomar ciertos riesgos?
6. Respeta Nuestras Metas – Las metas o sueños del uno no compite con la de su pareja.
7. ¿Esta esa persona dedicada a entendernos? ¿Tiene entendido que tenemos en común? Nos respeta aquellas cualidades que nos hacen diferentes?
8 Aceptación Incondicional – Nos acepta tal y como somos y esta dispuesta a seguir trabajando para crecer tanto individualmente como colectivamente, en pareja.

Los invito a que usen esta lista en su búsqueda de establecer una relación romántica. Les puede servir a los dos a no perder el tiempo, prevenir situaciones estresantes y sobretodo les podría ayudar a evitar una desilusión.

Amor y Paz,

Tyrone Dixon
actualmente trabaja como Profesional Coach Certificado en la Comunidad de Syracuse a través de mi empresa ArozeThrough Concrete Coaching. El nació y se crío en el sur oeste de Syracuse. El completó su Licenciatura en Administración de Empresas en SUNY Buffalo. Es un placer para él trabajar como un “contribuyente de artículos” para CNY Latino, y escribir sobre el tema de Inteligencia Emocional (EI por sus siglas en Inglés). El ama a la Ciudad de Syracuse y cree que la exposición a la Inteligencia Emocional puede ayudar a cambiar la dirección de las personas que viven en algunas de nuestras áreas de “alta pobreza”. ¿Pueden imaginarse cuánto mejor sería nuestra ciudad si a las personas se les enseñará cómo manejar sus sentimientos sin lastimar a alguien? ¿O si pudiéramos enseñar a las personas a ser pro-activas en la identificación de situaciones en las que no se sienten cómodos?

Ciclos de Estigma

Ciclos de Estigma: Como la prohibición pone el uso de drogas y la prostitución aún más peligroso
por Maximilian Eyle

Junio fue el mes de orgullo para la comunidad LGBTQ en los EE.UU, y el tema este año fue “Desafiantemente Diferente”. Representa una oportunidad para luchar contra el estigma sobre las identidades LGBTQ y sus estilos de vida, mientras celebrando la diversidad de expresión personal que existe adentro de la comunidad LGBTQ. Cuando hablamos del estigma en este contexto, normalmente se refiere a una falta de respeto a la sexualidad e identidad del individuo por parte de la familia o la sociedad. Lo que no consideramos tanto es que la manifestación de este estigma causa una reacción en cadena según el individuo lucha en superar el trauma de que su identidad sexual sea ridiculizada o discriminada.

Cuando pensamos de los sitios más representantes de la cultura LGBTQ, las ciudades grandes vienen a la mente. Lugares metropolitanos como La Ciudad de Nueva York sirven como imanes para miembros de la comunidad LGBTQ nacional por la mentalidad más progresiva sobre la sexualidad y la disponibilidad de recursos sociales. El estigma relacionado con estilos de vida LGTBQ en muchas partes de los EE.UU, especialmente en los lugares rurales y en pueblos pequeños, lo hace más difícil a estar cómodo allí.

Cuando esta gente estigmatizada busca una vida nueva en un sitio más tolerante, muchas veces lleva cargas pesadas. Algunos son materiales, como las dificultades de sobrevivir financieramente en una ciudad cara y extraña como Nueva York. Otras cargas son emocional, como las memorias del prejuicio de amigos y familia sobre su identidad. Aunque sea menos discriminación contra gente LGBTQ en un lugar metropolitano como Nueva York, muchos que vienen a una ciudad grande les cuesta sobrevivir financieramente.

Para miembros de la comunidad transgénero, es más difícil ocultar su identidad sexual que para personas gay o lesbianas. Cuando se enfrentan a esta barrera adicional al entrar en la fuerza laboral tradicional alguna gente acude al sexo como medio para sobrevivir. La Encuesta Nacional de la Discriminación Transgénero investigó este tema y otros entre 6,400 adultos transgéneros en los EE.UU entre 2008 y 2009. La investigación descubrió que, “Una mayoría (69.3%) de prostitutos transgéneros reportaron discriminación en el mercado laboral por su identidad sexual.”

Porque la prostitución es ilegal en la mayoría de los EE.UU, hay repercusiones legales y sociales para los que eligen este tipo de trabajo. Para ser un prostituto, tienes que entrar el mercado negro, arriesgar detención, y no tiene el mismo acceso a contracepción, pruebas de ETS, ni otros recursos importantes de salud. También existe estigma para prostitutos heterosexuales, pero es más fuerte para los prostitutos de la comunidad LGBTQ.

Si la persona tiene un antecedente penal de drogas, será casi imposible conseguir trabajo tradicional. Otra vez vemos la influencia dañina de la estigma – esta vez en el contexto del uso de drogas. La Guerra Contra Drogas ha condicionado nuestra sociedad para considerar el uso de drogas como un fallecimiento moral, como los grupos anti-gay dicen que ser LGBTQ es un fallecimiento moral. Nuestro sistema de justicia avanza esta perspectiva al detener y castigar estos individuos – dándoles el estigma inescapable e institucionalizado por un antecedente penal.

Como la prohibición de prostitución se pone más peligroso aún, los aspectos más disfuncionales y destructivos del uso de drogas normalmente son productos de prohibición más que resultados de la droga. Considere el problema de sobredosis – que casi siempre resultan de la inhabilidad de saber el contenido, pureza, o fuerza de lo que está tomando la persona. En los EE.UU, donde casi 65,000 personas se murieron por sobredosis en el 2016, los consumidores de drogas compran sus drogas en el mercado negro. No pueden saber lo que están tomando, y además sus compras apoyan un mercado negro que vale más que $100 billón cada año. En Suiza, donde el gobierno empezó a dar a los adictos de opiáceos acceso a heroína farmacéutica y otros substitutos en un ambiente clínico, su tasa de sobredosis se bajó por 50% y la tasa de infección de VIH se bajó por 65%. También, la tasa de consumidores nuevos se ha bajado. Esta práctica de la reducción de daño pone a los consumidores de drogas en contacto con profesionales médicos sin la presión a cambiar su estilo de vida.

La historia larga de estigmatizar miembros de la comunidad LGBTQ sube la tasa de trauma y abuso. (77% de prostitutos transgéneros sufrió de discriminación durante su juventud después de expresar su identidad transgénero.) La discriminación continuada que acompaña gente transgénera cuando buscan trabajo les esfuerza a buscar alternativas ilegales. También crea problemas i estigma nuevo. Las consecuencias son funestos. La tasa de suicidio intentado de prostitutos transgéneros es más que 60%.

Nuestro sistema legal está legislando moralidad por la criminalización de drogas y prostitución. Eso sirve a exacerbar los peligros potenciales de estos comportamientos por limitar los recursos disponibilidades y aumentar el estigma que sienten los prostitutos y consumidores de drogas. Compasión, no castigación, debe ser la filosofía básica de nuestra política pública. El estigma social y legislado que sienten los consumidores de drogas, prostitutos, miembros de la comunidad LGBTQ, o una combinación de estos grupos, es una carga cruel que tenemos que quitar antes de que podamos esperar ayudar a las personas más en riesgo de nuestras comunidades.

Maximilian Eyle es originario de Syracuse, NY y graduado de Hobart y William Smith Colleges. Trabaja como consultor de medios y escribe cada mes sobre una variedad de temas para periódicos en Español en todo el estado de Nueva York. Maximilian ama la cultura hispana y aprendió Español mientras vivió en España, donde estudió y trabajó como profesor de Inglés. Él puede ser contactado en maxeyle@gmail.com

Cycles of Stigma

Cycles of Stigma: How Prohibition Makes Sex Work and Drug Use Even More Dangerous
by Maximilian Eyle

June was Pride Month in America, and this year’s theme in New York City was “Defiantly Different”. It represents a chance to push back against the stigma surrounding LGBTQ identities and lifestyles while celebrating the diversity of self-expression that exists within the LGBTQ community. When we talk about stigma in this context, it is usually regarding a lack of acceptance of the individual’s sexuality on the part of the family or by society. What is less frequently acknowledged is that the manifestation of this stigma often sets off a chain reaction as the individual struggles to cope with the trauma of their sexual identity being denied or ridiculed.

When we think about where LGBTQ culture shines brightest, big cities come to mind. Metropolitan areas like New York City act as magnets for members of the LGBTQ community nationwide due to the more progressive mentality toward sexuality and the greater availability of support resources. The stigma associated with non-heteronormative lifestyles in many areas of the U.S., particularly rural communities and small towns, often makes it unpleasant and even unsafe to live openly there.

As these stigmatized people seek a new life in a more accepting environment, they often carry heavy burdens. Some are material, like the struggle to survive financially in an expensive and foreign environment like New York City. Others are emotional, like the memories of having been spurned by friends and family where you grew up. Though there may be less anti-LGBTQ sentiment in a metropolitan area like New York, many who come to such a large city find themselves unable to survive financially.

For members of the transgender community, their ability to conceal their sexual identity can be more difficult than for gays or lesbians. When faced with this added barrier to entering the “traditional” workforce, some will inevitably turn to sex work as a means of survival. The National Transgender Discrimination Survey studied this and other issues among 6,400 transgender adults nationwide between 2008 and 2009. It found that, “An overwhelming majority (69.3%) of [transgender] sex workers reported experiencing an adverse job outcome in the traditional workforce, such as being denied a job or promotion or being fired because of their gender identity or expression.”

Because prostitution is illegal in the vast majority of the United States, legal and social repercussions face those who choose this line of work, needlessly stigmatizing them and making their lives less safe. They are forced to enter the black market, put themselves at risk for arrest, and are limited in their ability to receive access to contraception, STD testing, and other essential healthcare resources. Though heterosexual prostitution is also stigmatized, the taboo tends to be greater for gay or transgender sex workers.

If the person has been arrested for drug use, finding a traditional employment path will be particularly difficult if not impossible. Again we see the damaging influence of stigma appear – this time in the context of drug use. The War on Drugs has conditioned society to regard substance use as a moral failing, much like many anti-gay groups view LGBTQ lifestyles as morally wrong. Our justice system advances this perspective by incarcerating and punishing these individuals, adding the inescapable and institutionalized stigma of a criminal record.

Just as prohibiting sex work makes it even more dangerous, the most dysfunctional and destructive aspects of drug use are usually products of prohibition rather than of the substance itself. Consider overdoses, which almost always result from the user’s inability to know the content, purity, or strength of what they are ingesting. In the U.S., where nearly 65,000 people died from drug overdoses in 2016, users are buying their drugs on the black market. They cannot know what they are consuming, and their purchases fuel a black market worth over $100 billion annually. In Switzerland, where the government started giving opioid users access to pharmaceutical heroin and other opioid substitutes dispensed in a clinical setting, their overdose rate dropped by half and the rate of HIV infection dropped by 65%. Furthermore, the rate of new users there has declined. This harm reduction practice puts users in contact with medical staff without the pressure to change their lifestyle or usage.

The long history of stigmatizing members of the LGBTQ community increases the rate of trauma and abuse. (77% of transgender sex workers experienced harassment during childhood after expressing their transgender identity.) The continued discrimination that is present as transgender people enter the workforce forces them to find alternatives in the black market, bringing with it further stigma and legal peril. The consequences of this are dire. The attempted suicide rate of transgender sex workers is over 60%.

The legal system’s practice of legislating morality via the criminalization of drugs as well as sex work only serves to exacerbate the potential dangers of these behaviors by limiting the available resources and adding to the stigma felt by drug users and sex workers. Compassion, not punishment, should be the underlying philosophy behind our public policy. The social and legislated stigma felt by people who are drug users, sex workers, LGBTQ, or a combination thereof, is a cruel burden that must be lifted before we can truly hope to help the most at-risk members of our communities.

Maximilian Eyle is a native of Syracuse, NY and a graduate of Hobart and William Smith Colleges. He works as a media consultant and writes each month about a variety of issues for Spanish-language papers across New York State. Maximilian has a love of Hispanic culture and learned Spanish while living in Spain where he studied and worked as an English teacher. He can be contacted at maxeyle@gmail.com.

La Olimpiada de los Genios en SUNY Oswego

por Miguel Balbuena

El 13 de Junio serví como juez en la Olimpiada de los Genios, celebrada en la Universidad Estatal de Nueva York en Oswego. La Olimpiada de los Genios es una competencia anual que este año atrajo a más de mil participantes, de más de 70 países pertenecientes a seis continentes, la mayor parte de quienes presentaron proyectos en seis categorías amplias: negocios, robótica, ciencia, artes visuales, música y escritura creativa.

A fin de precisar su área de solicitud a esta olimpiada, los estudiantes que sometieron propuestas debieron ser conscientes que la mayoría de estas categorías tenían subdivisiones. Por ejemplo, la categoría de negocios se dividía en empresariado y responsabilidad social; categoría de ciencia en calidad ambiental, ecología y biodiversidad, recursos y energía, ecología humana, e innovación; la categoría de arte visual en fotografía, cortometraje, diseño de afiches, e ilustración satírica, y; la categoría de música en actuación en solo, actuación en grupo, y cantante, y; la categoría escritura creativa en cuentos cortos, ensayos y poesía.

Debido a mi sólida experiencia como hombre del Renacimiento, es decir, un polímata u omnívoro, cumplía con los criterios de elegibilidad para ser juez en cualesquiera de los campos referidos anteriormente, a excepción de la robótica, sobre la cual no sé nada. Elegí evaluar cortometraje porque fue el campo que sobresalió primero cuando leí la aplicación de juzgado. Pensé que sería divertido ver cómo los actuales estudiantes lograron expresar sus ideas en el formato de video.

Las reglas del concurso decían que estos juegos intelectuales estaban “abiertos a todos los estudiantes internacionales y de EE.UU. que estuvieran estudiando desde el octavo hasta el duodécimo grado (o el equivalente)”, desde los 12 años de edad en adelante. Adicionalmente, estas reglas requerían un supervisor adulto por alumno menor de edad. Finalmente, permitían que los estudiantes trajeren a otros invitados.

Antes de asistir a este programa, nunca había estado en SUNY Oswego. Tengo tres amigos que se graduaron de esta institución de educación superior, pero nunca entraron en detalles sobre sus vidas mientras estudiaban allí. Uno de ellos, mi excoinquilino Joe Niles, me confió que se sentía aislado allí. Ese fue el alcance de mi conocimiento previo sobre SUNY Oswego. De alguna manera, una noción
se había infiltrado en mi cerebro. Fue que esta universidad era una pequeña en un lugar azotado por el viento en la orilla sur del Lago Ontario. Pero, en la fecha de pivote de Junio antes mencionada, tan pronto como puse un pie en su campus, la realidad me golpeó en la cara. A pesar que tenía razón en que estaba junto al lago, resultó que estaba situado en un extenso campus de 690 acres.

Los Juegos Olímpicos se llevaron a cabo en el Centro Marano del Campus, la versión de una instalación de unión estudiantil de la escuela. Este centro es el más grande de los 46 edificios en el campus. Por sí mismo, este edificio en particular era más grande en pies cuadrados que enteras universidades como la Escuela del Hospital Crouse School en Syracuse, por ejemplo.

Las sesiones de evaluación corrieron de las nueve y media de la mañana a las tres y media de la tarde, con sólo una hora de intermedio para pasar de largo prolongadas filas de personas hambrientas para almorzar en el Pabellón de Comidas Cooper. Por lo tanto, el tiempo era muy escaso, lo que significaba que no pude visitar otros edificios, aparte del Centro Marano y el Pabellón Cooper Hall. Además, comenzó a llover fuerte. Tanto el centro como el pabellón me impresionaron por haber sido construidos teniendo en mente practicidad en vez de estética.

Al llegar a mi destino final, encontré puro pandemonio en el Centro Marano. Estaba arremolinado con estudiantes, chaperones, invitados, jueces, personal administrativo y visitantes del público en general, al punto que incluso era difícil caminar por los pasillos. Afortunadamente, llegué indemne a la arena deportiva en el centro, donde tuve que registrarme y recoger los formularios de juzgado y las pautas, así como mi credencial como juez, la que me permitirá meterme al frente de la fila para el almuerzo de cortesía en virtud que tenía que apresurarme a volver para participar en la sesión de exhibición de la película de la tarde. Pero hubo una confusión. La empleada encargada me había dado los formularios de ciencia en lugar de los de cortometraje. Finalmente, el miembro del personal me dijo que fuera al auditorio arriba para recuperar los formularios correctos.

Sin duda fue un alto honor para mí haber podido ver y valorar películas de países tan diversos como Albania, Kenia, Kirguistán y Vietnam. Pero, al mismo tiempo, fue una experiencia agitada ya que los aproximadamente 50 videos de ocho minutos de duración cada uno funcionaron a un ritmo vertiginoso con sólo unos segundos de pausa entre ellos.

Acerca del autor: Miguel Balbuena es un escritor en los campos académico, científico, periodístico y literario (en los géneros de ficción y no ficción).