“La Leche Hace Daño”

por Teresa Melnick
Traducido a Español por Rob English

Desde la campaña “Happy Cow (Vaca Contenta)” de California, hasta los llamativos anuncios “Got Milk (Tienes Leche)?” de celebridades, la publicidad de productos lácteos es implacable en sus esfuerzos por convencer a los consumidores de que sus productos sean saludables, nutritivos y apoyen a la icónica granja familiar. Estamos rodeados de imágenes de vacas contentas, pastoreando perezosamente en gloriosos pastos verdes. La verdad es muy lejos de esta idílica escena pastoral. Desafortunadamente, la mayoría de los consumidores no conocen los datos desagradables sobre el tratamiento de las vacas en la industria lechera donde se tratan como si fueran desechables máquinas productoras de leche. La activista a favor de los animales Ashely Capp está haciendo algo al respecto con la creación de un nuevo sitio web, Milk Hurts, y con su campaña, “Mothers Against Dairy (madres en contra de productos de lechería)”.

Capp, escritora y editora del sitio web A Well Fed World (un mundo bien alimentado), explica acerca de su sitio para ser, Milk Hurts: “En su fondo, Milk Hurts tiene la intención de convertirse en la base integral de datos y recursos contra la lechería, con ‘Mothers Against Dairy’ siendo una de sus campañas y un elemento de su presencia continuo en el web. “El sitio será un lugar donde la gente podrá encontrar la investigación más actual y más completa, basada en hechos sobre los efectos nocivos de la industria lechera en los animales, la salud humana y el medio ambiente”, dice ella.

Capp comenzó la campaña, “Mothers Against Dairy”, cuando se enteró de la nueva dirección que la industria láctea estaba tomando en su publicidad.

“Mothers Against Dairy se lanzó como una manera de contrarrestar directamente el aumento agresivo de los mensajes pro-lácteos de las productoras lecheras (la mayoría de mensajeros siendo madres) que he encontrado en mi investigación sobre lácteos en los últimos años”, dice Capp. “Creo que esta tendencia no es una coincidencia; más bien, en un clima de crítica creciente de las prácticas de producción lechera, la nueva propaganda representa un cambio estratégico de la industria para poner caras más femeninas en la producción lechera, y para engañosamente replantear la industria como una que sea maternal y benévola.”

Maternal y benévola no son adjetivos que Capp usaría para describir la industria láctea. Los terneros son separados de sus madres poco después del nacimiento y son alimentados artificialmente, mientras que la leche materna se cosecha para el consumo humano. Esto es emocional y físicamente dañino tanto para la vaca como para el ternero, quienes lamentan visiblemente la separación. La madre está nuevamente impregnada y todo el ciclo comienza de nuevo.

Capp ha recopilado relatos convincentes de primera mano de mujeres que se dieron cuenta, después de dar a luz ellas mismas, que ya no podían apoyar una industria que explota cruelmente la maternidad de las vacas.

(El sitio web de Milk Hurts se lanzará más adelante este año, pero por ahora usted puede seguirlo en Instagram y Facebook, o puede visitar A Well Fed World para obtener un enlace a “Mothers Against Dairy”).

Teresa Melnick es un miembro de People for Animal Rights (PAR). Puedes contactarle a PAR en el P.O. Box 15358, Syracuse 13215-0358, (315)488-PURR (7877) entre las 8:00 a.m. y las 10:00 p.m., o por correo electrónico al people4animalrightscny@gmail.com. También puedes contactar a Linda DeStefano quien es la Presidente de People for Animal Rights o ver mas información en su website al peopleforanimalrightsofcny.org.

Comments are closed.