Cree en Sus promesas

Impactando Tu Vida Positivamente con las Verdades de Dios

Saludos y bendiciones en este nuevo año. Como seres humanos tenemos infinidad de miedos, pánicos, fobias, tanto a problemas o situaciones simples, como a otros muy complejos. Dependiendo de las situaciones y circunstancias que hayas pasado o estés pasando. Generalmente al sentir miedo recurrimos a terapias, que algunas veces nos ayudan, pero que demandan mucho tiempo. Otras veces nos ayudan temporalmente.

Hay situaciones de nuestra niñez que nos dejan marcas, y si no trabajamos con nuestro ser interior pueden quedarse en nuestra mente y no permitirnos vivir una vida victoriosa y abundante, como planeó nuestro Creador. Cuando menos lo esperamos, de repente aparece el temor y nos toma por sorpresa. Eso explica que muchos de nosotros perdamos oportunidades maravillosas en la vida. Dios nos da la victoria con su poder, su amor, y el regalo del dominio propio. Si tu has recibido a Jesús en tu corazón y crees de verdad que El, puede llegar a ser además de tu Señor y Salvador, tu guarda espaldas personal, nada te sucederá, solo tienes que creer en Sus promesas.

Esa es la alternativa real, auténtica y que transforma nuestra vida echando fuera todo temor. Dios nos da la victoria con su poder, su amor y nos regala el dominio propio. Sin importar cuáles sean las circunstancias, o cuando te acuestas por la noche, no tengas temor, sólo ríndete a Dios y colócate en sus manos.

Jesús, nos dice al respecto: Jesús nos dice: “Porque el espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás, y nos fortalece para poder vivir una buena vida cristiana” 2º Timoteo 1:7. La persona que se arrodilla ante Dios, puede estar de pie ante cualquier ser humano, por más amenaza que le ocasione. Es impactante saber que con Dios no debemos temer, debemos confiar y descansar en El. 

Y podrás declarar los siguientes versículos del Salmo 27…

 

Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?

Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón

Aunque contra mí se levan te guerra, Yo estaré confiado.

 

Hasta la próxima y que Dios los siga bendiciendo.

Comments are closed.