Una nota Deportiva… local

copilado de una entrevista por Martha Vergara

El fútbol o balompié es una pasión en los países Latinoamericanos como lo es en muchos otros continentes. Para Oscar Vergara, el entrenador desde 1976 del colegio Bishop Ludden, un colegio católico-privado en Syracuse el fútbol es su vida. Su carrera como entrenador suma 42 años. De estos su mayoría han sido en Bishop Ludden pero antes fue entrenador en varios colegios desde que se inició como asistente en la escuela superior Corcoran. Desde pequeño Oscar pasaba todo momento libre jugando con sus amigos en los potreros o canchas improvisadas de su nativo barrio, La Estación Villa en Medellín, Colombia.

Haciendo memorias con Oscar sobre su vida como inmigrante en Syracuse donde reside desde 1971, nos respondió a varias preguntas:

Como fué para usted su experiencia al inmigrar a los Estados Unidos?

Yo creo que para mi el cambio de cultura, idioma, y costumbres fue muy difícil. Yo estaba joven y llegué a un colegio donde todo era diferente y no había ni siquiera un equipo de fútbol. Yo no veía la hora que llegara el verano para poder encontrar un equipo en la ciudad donde pudiera hacer con el balón lo que no podía hacer en ninguna otra forma. La limitación del idioma y la experiencia de estar en un mundo nuevo después de haber recientemente perdido a mi madre en un accidente de transito donde un conductor embriagado le causó la muerte a ella y dejo malherido a mi hermano, eran una carga difícil de llevar. El fútbol lo veía como mi salvación.

Al preguntarle porqué el fútbol se convirtió en su desahogo y terapia? Él nos dijo:

Desde pequeño, un entrenador, el señor Carlos Paz inculcó en nosotros el fervor por el fútbol y nos exigía que jugáramos limpio. El nos recalcaba que no fuéramos a caer en la tentación de las drogas ni usándolas ni vendiéndolas. Yo crecí en una época que era difícil en mi ciudad y en el que muchos de mis compañeros terminaron asociados con el negocio de la droga. Gracias a sus consejos yo me libré de ese látigo social. A el le debo mucho de lo que soy y lo que hago como entrenador por que es lo que mas trato de inculcar en mis jugadores.

En su trabajo como entrenador, cual es su labor?

Lo primario que un entrenador puede hacer es dar un buen ejemplo e insistir que sus jugadores se formen como personas de buen carácter. ¡Mas allá de las técnicas del deporte seleccionado, un equipo es una escuela para la vida!. Al jugar en equipo se aprende de cada individuo con quien uno tiene contacto directa o indirectamente. El ganar un partido muchas veces nos hace sentir orgullosos, pero es al final del camino donde el mayor trofeo que alguien puede ganar es a través del respeto merecido por la formación personal y el trabajo en equipo. En los deportes se gana y se pierde.

Como ha sido su trayectoria en esta área?

Es cierto que se gana y se pierde pero muchas veces cuando se pierde es cuando uno recibe las mejores lecciones y nos beneficiamos de el aprendizaje. En los momentos de perder, es cuando se evalúan los motivos y se busca como modificar o hacer los cambios necesarios para no caer en el mismo error. En el fútbol, es muy importante ser humilde y aunque ganares la mayor satisfacción que se siente, también puedo decir que yo he aprendido mucho de las perdidas.

En los periódicos hemos sabido que su equipo este año llegó hasta los cuartos de final del Campeonato Estatal representando la Región III de New York en la clase C. También, recibió usted un reconocimiento como Entrenador del Año de la Liga en la Sección III y Entrenador del Año del Estado de Nueva York de los colegios Privados y Parroquiales. Queremos escuchar de su parte cómo le hace sentir este reconocimiento?

Primero que todo hay que entender que uno es tan buen entrenador como lo hacen a uno los jugadores. Si el trabajo se hace bien en la práctica donde se cubren todas las áreas técnicas, en el partido disputado se sabe como dirigir al jugador en la cancha. Estos reconocimientos son el resultado del trabajo de los jugadores quienes han aceptado lo mucho o poco que se les puede enseñar e inculcar durante la temporada. También pienso que hay que dar crédito a los entrenadores de otros equipos que en la rivalidad deportiva le motivan a uno y a los jugadores a mejorar el juego y es así que muchas veces se termina ganando. Respondiendo a la pregunta de como me hace sentir este reconocimiento puedo decir que: Me hace sentir humilde pero orgulloso de ser el primer Latino en la Región III en recibir este reconocimiento por tercera vez en mi carrera como entrenador. Para mi es gratificante el tener la oportunidad de ser entrenador y que se me permita el pasar no solo el conocimiento del fútbol sino la pasión que siento por este deporte es el mejor premio. El desempeño en este deporte y en el equipo puede ser para muchos el camino al éxito en su carrera universitaria y en el futuro lejano.

Como entrenador, cuales la mejor lección que usted cree dejar a sus jugadores?

En los últimos quince años, los jugadores de Bishop Ludden, han participado en un servicio a la comunidad que para mi es parte integral de la formación de ellos. El servicio a la comunidades para mi lo mejor que un deportista puede dar de si mismo. Por intermedio del programa Big Brothers Big Sisters de PEACE Inc. y del cual soy Director Administrativo, los jugadores durante el año escolar son asignados como mentores de un grupo de niños de escuelas elementales. En este año los jugadores semanalmente se reúnen con los niños de la escuela Most Holy Rosary por una hora y media todos los Lunes. Durante estas visitas de los niños que son transportados a Bishop Ludden, los Big Brothers (Hermanos Mayores) ayudan a los chicos con sus tareas, y forman vínculos amistosos que duran por mucho tiempo. Esta es una forma para los jugadores envolverse en un servicio comunitario y ayuda a la formación personal de ambos grupos.

Que beneficios han resultado de este tipo de proyecto de mentores para los jugadores y los niños de las escuelas participantes?

La oportunidad de servir como mentor / hermano mayor / amigo en donde se comparte la experiencia personal con un niño permite el desarrollo personal de ambos. En el renacer de una amistad, los participantes tienen la oportunidad de servir. Es en el diario vivir donde las destrezas desarrolladas en estos intercambios son lecciones de vida. Los mentores se enorgullecen de ser un ejemplo para un niño que les mira con admiración y ello les lleva a ser y dar lo mejor de si mismos. Para los pequeños es un estímulo y el principio de la formación de un sueño de lo que desean proyectar cuando sean grandes. Después de verlos resultados de esta experiencia, Big Brothers Big Sisters tuvo la oportunidad de replicar el Proyecto, iniciando con el Distrito Escolar de la Ciudad de Syracuse SCSD, llevando el programa a siete escuelas elementales y con los mentores de las escuelas secundarias. Hoy en día el programa de Big Brothers Big Sisters con base en las escuelas se extiende a los distritos escolares de Central Square y North Syracuse.

Que planes tiene con su equipo para el futuro?

El numero de jóvenes que he visto crecer se multiplica por los años que llevo envuelto en esta pasión que es mi vida. He visto crecer mis jugadores llegando hoy en día a tener en el equipo hijos de mis primeros pupilos. También he visto como los jugadores han crecido en el deporte y hoy en día son entrenadores en otros colegios y donde yo espero que ellos apliquen las normas que de mi aprendieron y se adhieran a la filosofía que siempre he predicado Sportsmanship and Fair Play (Buena conducta y Juego Limpio)

En cuánto al equipo?

Mientras mi Dios lo permita, deseo entrenar y disfrutar un ratito mas.

Comments are closed.